Hay muchas razones por las cuales tus mascotas en el hogar experimentan dolor, incluido un hueso roto, una lesión en el músculo o el ligamento, un dolor de muelas, un problema gastrointestinal subyacente o incluso cáncer.

Dado que nuestros compañeros peludos no pueden decirnos exactamente qué los hace sentir dolorosos, debemos usar otras pistas para determinar el origen de este dolor y si está indicada una visita al veterinario.

Estos son los signos más comunes de dolor en perros y gatos:

 

1. Cojeando

Si observas que tu perro o gato cojea repentinamente, esta nueva dolencia podría ser un indicio de dolor. Una cojera puede ser causada por un hueso roto, una distensión muscular, un cáncer óseo, un desgarro del ligamento (el más común en los perros es el ligamento cruzado craneal que es equivalente al ligamento cruzado anterior en humanos), ciertas enfermedades transmitidas por garrapatas o incluso una espina entre los dedos de los pies.

Si la cojera persiste en el transcurso de 24 horas, se recomienda una visita veterinaria. Un veterinario puede realizar un examen físico para determinar la fuente del dolor y puede recomendar radiografías para evaluar los huesos y las estructuras de tejidos blandos del cuerpo de su mascota.

 

 

2. Vocalizante

Un animal con dolor a menudo vocalizará para indicar incomodidad. Esto podría ser ladridos, maullidos o gemidos excesivos. Muchos animales con mucho dolor reaccionarán y gritarán de dolor cuando se manipula un área específica del cuerpo. Por ejemplo, si tu mascota ha experimentado una tensión muscular en el hombro, a menudo llorará de dolor cuando toque o extienda el brazo delantero.

Un malestar estomacal también puede causar mucho dolor y los dueños de mascotas encontrarán que al recoger a su perro o gato, la reacción resultante será la vocalización. Presta mucha atención a estas señales verbales y, si persisten o causan alarma, consulte a tu veterinario.

 

3. Disminucion del apetito

Muchos animales que experimentan dolor perderán interés en comer. Si encuentras que tu mascota es reacia a ir al plato de comida o está dejando atrás una buena porción de su desayuno o cena normal, esto podría indicar que tu mascota está experimentando molestias o tiene un problema médico subyacente.

Una infección dental o enfermedad dental grave puede ser extremadamente dolorosa y provocar una disminución del apetito. Se recomienda que programe una visita veterinaria para investigar más a fondo los cambios en el apetito.

4. Ocultación

En la naturaleza, se teoriza comúnmente que los animales heridos se esconderán de los depredadores para aumentar sus posibilidades de supervivencia. Estos instintos todavía se pueden observar en algunos animales domesticados. Las mascotas enfermas o dolorosas pueden intentar esconderse para evitar llamar la atención sobre su enfermedad.

Los dueños de mascotas a menudo observarán a sus perros o gatos escondidos debajo de un nuevo mueble en el que normalmente no se esconden, o que deseen pasar más tiempo al aire libre. Vigila de cerca a tu mascota por estos cambios de comportamiento específicos, ya que pueden ser el signo de una afección subyacente.

5. Letargo

Un cambio en los niveles de energía o una falta de interés en las actividades normales podría ser una indicación de dolor subyacente. El letargo puede indicarse por más tiempo que pasa durmiendo o acostado, más lento para levantarse y desinterés en las actividades normales, como jugar con juguetes, ir a la caja de arena o caminar.

Los dueños de mascotas son los mejores jueces del nivel de energía normal de su propia mascota, por lo que si observas un cambio en el comportamiento, es mejor que un veterinario realice un examen y considera realizar análisis de sangre de rutina para descartar un problema médico subyacente.

Dado que nuestras queridas mascotas no pueden decirnos específicamente cuándo tienen dolor, debemos usar nuestras habilidades de investigación para comprender mejor cuándo no se sienten bien. Podemos utilizar ciertas señales de comportamiento para saber cuándo es el momento de buscar asesoramiento y evaluación veterinaria. Cuanto antes reconozcamos signos de dolor o enfermedad, generalmente tendrá un mejor pronóstico para tratar a nuestras mascotas.

 

En este articulo encontraras señales de gatos con dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *