Existen varios tipos de cáncer con los que se puede diagnosticar a las mascotas. Como padre responsable de mascotas, es esencial que vigile de cerca los cambios en el comportamiento y cualquier signo de enfermedad, ya que el reconocimiento temprano de la enfermedad y el cáncer puede desempeñar un papel clave en la prolongación de la vida de su mascota. Estos son los signos y síntomas de advertencia más comunes de cáncer en perros y gatos:

 

Bultos y protuberancias

Es importante observar cualquier nuevo crecimiento o masa que aparezca en el cuerpo de tu mascota. Evaluar a tu mascota con frecuencia para detectar bultos o protuberancias y alertar a su veterinario sobre estos cambios puede ayudar con el reconocimiento temprano de ciertos tipos de cáncer. Algunos padres de mascotas pueden sentir bultos agrandados en la región de los ganglios linfáticos de su mascota, lo que puede ser una indicación de infección o cáncer. Tu veterinario puede realizar una aspiración con aguja fina o una biopsia, lo que significa que puede tomar una muestra de la masa y evaluarla para detectar células cancerosas específicas.

 

Pérdida de peso

Vigilar de cerca el peso de tu mascota es otro aspecto importante del seguimiento de la salud general. Si tu querida mascota está perdiendo peso, pero sigue comiendo y haciendo ejercicio normalmente, entonces debe investigar más a fondo por cualquier razón médica subyacente para la pérdida de peso inexplicable. Además, la pérdida repentina de interés en la dieta normal de su mascota también sería un motivo de alarma que requiere una visita al veterinario.

 

 

Cambios en la respiración

Existen varios tipos de cáncer que se originan en los pulmones o eventualmente se extienden a los pulmones. Es por eso que observar los cambios en el esfuerzo respiratorio o los patrones de respiración puede indicar una enfermedad grave, incluido el cáncer. Si tu mascota tiene dificultad para respirar, tos, sibilancias o cansancio después del ejercicio, entonces debe buscar una evaluación veterinaria lo antes posible. También es importante evaluar las encías y la lengua de su mascota para detectar cualquier cambio de color, incluido un rosa pálido, blanco o azul, lo que significaría que su mascota no está recibiendo una cantidad adecuada de oxígeno en todo el cuerpo.

 

Vómitos y diarrea

Los cánceres pueden hacer que tu mascota se sienta extremadamente enferma y provocar vómitos y diarrea. Los vómitos y la diarrea crónicos también pueden provocar deshidratación grave y desequilibrios electrolíticos. En estas situaciones, debe buscar atención veterinaria inmediata para evaluación y tratamiento.

 

Cambios de comportamiento

Un cambio notable en la personalidad de su mascota puede ser un signo temprano de una enfermedad subyacente. Esto es generalmente más fácil de identificar en perros; Si tu querido canino o gatuno está acostado más de lo normal y muestra menos interés en las actividades normales, como jugar con juguetes o salir a caminar, entonces debe discutir sus preocupaciones con tu veterinario. Además, si tu mascota tiene dificultades para caminar o comienza a cojear, esto podría indicar un cáncer óseo. Tu veterinario puede realizar ciertas pruebas, como análisis de sangre, radiografías o ultrasonido para descartar cualquier afección subyacente grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *