La sedación es un proceso comúnmente utilizado en medicina veterinaria, donde los perros reciben medicamentos para facilitar un nivel de relajación. Obtenga más información sobre los muchos usos y tipos de sedación en perros.

¿Qué es la sedación?

El proceso de sedación consiste en administrar medicamentos a un perro para lograr el nivel deseado de relajación. Dependiendo del propósito de la sedación, pueden ser necesarios diferentes niveles de relajación. El nivel de sedación se refiere a qué tan somnoliento y relajado se vuelve un perro. En algunos casos, se administra suficiente sedación para aliviar la ansiedad, pero en otros casos, se administra suficiente sedación al perro para que se duerma profundamente.

La sedación no es lo mismo que la anestesia general , ya que los perros a menudo aún pueden responder, aunque con lentitud, a estímulos, como ruidos fuertes repentinos. La intubación se realiza para procedimientos bajo anestesia general, pero este tubo de respiración no es necesario con sedación.

Usos para la sedación

Si bien las personas pueden seguir instrucciones para quedarse quietas, moverse de cierta manera o tolerar exámenes incómodos, los perros a menudo no pueden hacerlo. Al administrar sedantes, un veterinario puede realizar procedimientos que pueden ser estresantes o incómodos físicamente, como exámenes ortopédicos u orales. Además, los veterinarios suelen recomendar sedar a los perros agresivos para los exámenes de bienestar con el fin de mantener a todos a salvo.

Minimizar el estrés y la ansiedad es otro objetivo principal al utilizar la sedación. En muchos casos, es beneficioso tomar radiografías con sedación tanto desde la perspectiva de causar menos estrés al perro como para capturar imágenes más precisas y bien alineadas. Incluso las heridas o abscesos menores a menudo se pueden tratar con sedación en lugar de anestesia general. El estrés y la ansiedad asociados con las tormentas eléctricas, los fuegos artificiales o los cortes de uñas son razones comunes por las que los dueños de perros solicitan sedantes para usar en casa.

Tipos de sedación

Al igual que con la multitud de usos de la sedación, existen varias vías a través de las cuales se pueden administrar medicamentos sedantes. Los medicamentos orales son posiblemente la forma más común de sedación. Los medicamentos de uso común incluyen trazodona , gabapentina y acepromacina . Si bien estos medicamentos son los más fáciles de administrar y se pueden administrar en el hogar, tardan más en ser efectivos y tienen una mayor variabilidad en su eficacia. La mayoría de los sedantes orales deben administrarse una o dos horas antes de que se necesiten sus efectos y, a veces, hay un poco de prueba y error para determinar la dosis más efectiva para un perro individual.

La sedación inyectable se administra en un entorno veterinario y estas inyecciones se pueden administrar por vía intramuscular (IM; en el músculo) o por vía intravenosa (IV; en una vena). Si bien estos sedantes inyectables funcionan de manera bastante rápida y confiable, generalmente en 5 a 30 minutos, la administración real es un poco más invasiva y levemente incómoda. En algunos casos, la administración de medicamentos intravenosos también requiere la colocación de un catéter intravenoso en la vena. Otro beneficio de usar sedantes inyectables es que se pueden agregar analgésicos a la inyección con los sedantes, si es necesario.

Riesgos y efectos adversos

Ningún medicamento o procedimiento está completamente libre de riesgos y la sedación no es una excepción. Si bien los diferentes medicamentos vienen con sus propios riesgos y efectos adversos, en términos generales, los perros deben ser examinados y encontrarse saludables antes de administrarles sedantes, tanto orales como inyectables.

Si bien los perros mayores tienen más probabilidades de tener problemas de salud, la edad no es una enfermedad. Las enfermedades cardíacas y respiratorias subyacentes representan los mayores riesgos, ya que muchos medicamentos sedantes disminuyen la frecuencia cardíaca y respiratoria, y algunos pueden causar caídas temporales en la presión arterial. Dicho esto, surgen situaciones emergentes en las que el beneficio de sedar a un perro que no está perfectamente sano supera los riesgos. Asimismo, a menudo es imposible examinar con seguridad a un perro agresivo antes de administrarle sedantes.

La sedación tiene multitud de usos en perros. Es extremadamente beneficioso tanto para controlar el estrés o los eventos llenos de ansiedad, como para mantener a los perros tranquilos y quietos para diversos procedimientos médicos.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.