Icono del sitio Visión Animal

Recuperación para la eliminación de cálculos en la vejiga en perros

Los cálculos en la vejiga de los perros son densidades minerales que se forman dentro de la vejiga. Pueden formar uno a la vez o en cientos.

La formación de cálculos en la vejiga de los perros suele estar relacionada con un cambio en el pH de la orina. Este cambio en el pH puede ser ácido o alcalino, lo que afectará el tipo de piedra que finalmente se forma. La dieta es un factor que puede afectar el pH de la orina.

La concentración de orina también puede afectar la formación de cálculos en la vejiga: cuanto más concentrada es la orina de un perro, más probable es que se formen cálculos. La cantidad de agua que bebe un perro puede afectar la concentración de su orina. 

Una infección del tracto urinario

También puede ser un factor en el desarrollo de cálculos en la vejiga. En estos casos, los cálculos suelen ser cálculos de estruvita (frente al oxalato de calcio, que es el otro tipo común de cálculo en la vejiga en perros y gatos). 

Si su perro tiene cálculos en la vejiga, su veterinario podría recomendar la extirpación quirúrgica, ya que los cálculos en la vejiga pueden causar dolor, dificultad para orinar, sangre en la orina y, en el peor de los casos, una obstrucción urinaria (bloqueo). 

Este procedimiento se llama cistotomía y consiste en abrir la vejiga urinaria para extraer los cálculos. Luego, las incisiones se cierran con puntos y/o grapas. 

Recuperación de una cistostomía en perros (eliminación de cálculos en la vejiga)

Si su perro parece letárgico, rechaza la comida y el agua, o tiene la barriga hinchada, consulte a su veterinario de inmediato. 

Restricción de actividad 

Permita que su perro descanse después de la cirugía para que la incisión en la vejiga y el vientre cicatrice. Correr, saltar o jugar bruscamente puede hacer que los puntos se aflojen o incluso se salgan. Esto puede conducir a una complicación potencialmente mortal llamada uroabdomen, donde la orina se filtra hacia la cavidad abdominal (vientre) en lugar de salir del cuerpo a través de la uretra. 

Por lo general, su veterinario recomendará la restricción de actividad durante dos o más semanas. Durante este período, se le pedirá que pasee a su perro con correa para que pueda controlar de cerca sus hábitos urinarios. 

Monitoreo de la producción de orina 

Su perro puede esforzarse para orinar o puede orinar con más frecuencia al principio, pero debe poder producir orina y debe parecer cómodo después. La orina de su perro puede estar ligeramente teñida de sangre durante unos días después de la cirugía, pero esto debería mejorar gradualmente. 

Si no está seguro de si el color de la orina de su perro es normal o si ve sangre o coágulos de sangre continuos, consulte con su veterinario.

Analgésico 

Es probable que tengas que administrar analgésicos durante la primera semana cuando tu perro regrese a casa. En algunos casos, también se administrarán antibióticos, ya que algunos perros con cálculos en la vejiga también pueden tener infecciones del tracto urinario. 

Dieta especial 

Su veterinario puede recetarle una dieta especial que puede ayudar a modificar el pH de la orina de su perro y evitar que se vuelvan a formar ciertos tipos de cálculos en la vejiga. Esto dependerá del tipo de piedras que tenía tu perro en primer lugar. Algunos perros comerán una dieta urinaria especial de por vida. 

Hidratación 

Durante el período de recuperación, controle la ingesta de agua de su perro y ayúdelo a mantenerse hidratado. Puedes animar a tu perro a beber teniendo cuencos de agua fresca cerca e incluso dándole cubitos de hielo como golosinas. 

Cuidado de la incisión

Su perro deberá usar un collar electrónico hasta que le quiten los puntos. Controle su sitio quirúrgico diariamente para detectar cualquier dolor, enrojecimiento o inflamación. Llame a su veterinario si ve estos signos de posible infección.

Salir de la versión móvil