Estabas ocupándote de alguna cosa cuando lo viste: un animal salvaje triste, huérfano, herido y que pedía ser rescatado. Tu instinto es salvarlo, ser el héroe. Pero antes de que te pongas la capa, debes saber que podrías empeorar las cosas.

No importa cuán buenas sean tus intenciones, hay algunas cosas que nunca debes hacer cuando ves a un animal herido en la naturaleza.

 

pajaros

 

1. No hagas nada antes de llamar a las autoridades de vida silvestre.

¿Conoces la expresión «déjalo a los profesionales»? Esta es una oportunidad maravillosa para tomar ese consejo. Tu corazón amante de los animales puede romperse mientras ves sufrir a un animal, pero a menos que seas un veterinario o un rehabilitador de vida silvestre, lo más probable es que no sepas cuál es la mejor manera de evaluar y manejar la situación. A menos que el animal se encuentre en peligro inminente, como ser atropellado, por ejemplo, busca el teléfono y llama a  rescate de vida silvestre local .

 

2. No asumas que un animal esta huérfano.

A veces, un animalito puede verse como si estuviera solo en la naturaleza, pero su padre o madre podría haber ido a cazar durante unos minutos con la intención de regresar. Al mover al bebé, podrías separar involuntariamente a una familia. En otros casos, los adultos simplemente les están dando espacio a sus bebés pero están mirando desde las cercanías. A una madre oso no le importará que quisieras cuidar a sus cachorros un poco, y ella podría atacarte. La mejor opción es mirarlos  desde la distancia y ver si sus padres regresan o si son huérfanos.

 

3. No toques al animal.

No solo algunas especies, como los conejos, estarán extremadamente estresadas hasta el punto de morir, sino que otras pueden morder. Ser manejado por un ser humano también puede llevar a un desenlace trágico por parte de la manada de animales, ellos pueden incluso temer tanto por su vida que pueden sufrir diferentes situaciones trágicas. Por ejemplo las estrellas de mar cuando son sacadas incluso un segundo fuera del océano se estresan tanto al punto que lamentablemente mueren. Tambien el olor humano puede ser que provoque el rechazo de la manada o los padres. La regla de oro no los toques.

 

4. No tengas animales silvestres de mascotas.

Todos hemos visto las historias en línea: un mapache bebé rescatado que piensa que es un perro , una ardilla adoptada que duerme bajo las sábanas o un zorro rescatado convertido en el mejor amigo del hombre . Si bien eso suena como el material mágico de las películas de Disney, las probabilidades de ese cuento de hadas realmente son escasas. No solo es ilegal tener animales salvajes como mascotas en algunos estados, sino que ademas es inseguro. Los animales salvajes pertenecen a la naturaleza y podrían atacarte a ti y a tus mascotas si son domesticados.

 

armadillo

 

5. No alimentes a animales silvestres.

Dependiendo de la lesión del animal, alimentarlo u obligarlo a beber podría ser fatal . Dar al animal algo que no puede procesar adecuadamente, como la leche o el pan, también puede causar problemas de estómago y digestión. Ademas que si notas que esta hambriento y le arrojas comida podrías estar ocasionando un problema mayor ya que como desconoces su alimentación ,  podrían iniciarse enfermedades diversas, contagiando incluso a la manada.

 

6. No le hables camino al veterinario.

Si bien es posible que tengas la tentación de tranquilizar al animal miles de veces para asegurarte de que están bien, resiste el impulso mientras lo transportas a un centro de rescate de vida silvestre. El animal desorientado no te conoce a ti ni a tu voz, por lo que la conversación probablemente solo los estrese y los atemorice aún más. Apague la radio y mantén la conversación nula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *