Sí, te explicamos…

Cuando la casa se llena con el olor a eglefino frito, puedes apostar que no hay nadie más atento a los acontecimientos en la cocina que tu fiel amigo peludo. Hay algo en el pescado que atrae a los perros (y algunos gatos). Y dado que el pescado se ha convertido en un plato familiar tanto en los restaurantes como en los hogares, la oportunidad de probar un poco de pargo es una realidad significativa.

Pero, ¿deberías alimentar a tu perro con pescado? En general, los perros pueden tolerar una pequeña cantidad de pescado cocido en su dieta. Muchas dietas comerciales y recetadas ahora contienen pescado como una nueva fuente de proteínas para mascotas con alergias alimentarias , y el pescado se puede encontrar más a menudo que nunca en golosinas y suplementos.

Debido a que muchos pescados tienen un alto contenido de ácidos grasos omega, proteínas y ciertas vitaminas y minerales, sirven como un sustituto magro de otras carnes y brindan una serie de beneficios adicionales. Los ácidos grasos tienen propiedades antiinflamatorias naturales que ayudan a estimular el sistema inmunológico, protegen el corazón y ayudan en el tratamiento complementario de algunas afecciones de la piel y musculoesqueléticas.

En general, algunos bocados de pescado simple (sin condimentos, salsas, rebozado o mantequilla) 2 o 3 veces por semana son razonables para su perro. ¿Un filete entero de salmón? Demasiado.

Todos los pescados deben cocinarse completamente sin piel ni espinas antes de servir. Nunca alimente a su mascota con pescado crudo, ya que el consumo de alimentos crudos o poco cocidos puede provocar infecciones gastrointestinales e infestaciones parasitarias. Quédese con el pescado blanco o el salmón, pero no se exceda.

Debido al contenido de aceite y grasa en algunos pescados, grandes cantidades pueden provocar malestar gastrointestinal, como vómitos, diarrea y deshidratación. Además, cantidades masivas de grasa y aceite pueden sobrecargar el páncreas y provocar una condición dolorosa y peligrosa conocida como pancreatitis , que puede llevar a su mascota al hospital.

Los animales mayores con función renal disminuida o comprometida deben evitar dietas altas en proteínas y fósforo que contengan pescado. Consulte a su veterinario acerca de las recomendaciones dietéticas para mascotas mayores.

Entonces, ¿puedo darle pescado a mi perro? Si.

En pequeñas cantidades bien preparadas, el pescado está bien para la mayoría de los perros. Si su perro es mayor o tiene algún problema de salud subyacente, consulte a su veterinario antes de alimentarlo con golosinas de mesa. De lo contrario, un pequeño bocado de trucha está bien para compartir de vez en cuando.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.