Sí, pero…

La vaselina es un ungüento tópico e impermeable que forma una barrera protectora para sellar la humedad natural de la piel. Está indicado para pieles secas, con picazón o agrietadas, para tratar rasguños, cortes y quemaduras leves, para proteger la piel de grietas y quemaduras de viento, y para pieles secas asociadas con eczema leve.

En la medicina veterinaria, la vaselina o vaselina, es el ingrediente principal en muchos tratamientos con bolas de pelo, como laxatona. Para los animales como los gatos, que se peinan a diario e ingieren grandes cantidades de cabello, productos como Laxatone lubrican esos trocitos peludos y los mueven a través del tracto gastrointestinal. El resultado final: no hay montones de vómitos peludos en la bonita alfombra de la sala.

 

Si bien Laxatone y otros productos similares, como PetroMalt, son esencialmente vaselina aromatizada, no se recomienda alimentar a tu mascota con vaselina para ayudar con las bolas de pelo. En primer lugar, tu mascota puede encontrar que la vaselina está bastante por debajo de su paladar muy exigente y puede que no la coma. En segundo lugar, debes asegurarte de que estás usando vaselina, o incluso Laxatone, por los motivos correctos.

¿Tu mascota realmente sufre de bolas de pelo, o está pasando algo más? Si tu gato vomita varias veces a la semana, incluso si solo son bolas de pelo, es hora de ver a tu veterinario para descartar otros problemas subyacentes. Y ten en cuenta que los perros también tienen bolas de pelo.

 

 

Uso tópico

La vaselina se puede usar tópicamente en animales como se pretendía originalmente. Es particularmente útil para la hidratación y la cicatrización de las almohadillas secas y agrietadas y la hiperqueratitis nasal (engrosamiento y formación de costras en la piel alrededor de la nariz). La vaselina también puede ser calmante y ayudar a proteger la piel de la orina o la escaldadura fecal, como puede resultar de la incontinencia o la diarrea. Algunos veterinarios prescriben la vaselina como un tratamiento complementario para enfermedades graves de la piel mediadas por el sistema inmunitario, como el lupus o el pénfigo.

En general, la vaselina es muy segura de usar y no tóxica si se ingiere. Siempre usa vaselina simple cuando se administre tópicamente; nunca utilices productos con sabor o productos que contengan mentol. No apliques vaselina a heridas profundas o infectadas o quemaduras graves. Si se produce irritación, deja de usarlo y consulta a tu veterinario inmediatamente.

 

Entonces, ¿puedo darle a mi perro o gato vaselina?

La respuesta es sí. Cuando se usa apropiadamente, la vaselina puede ser útil para tratar enfermedades menores de la piel y como el ingrediente principal en algunos remedios de bola de pelo, como Laxatone o PetroMalt, también puede proporcionar un alivio agradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *