En teoría, entrenar a un perro más viejo se hace exactamente de la misma manera que entrenar a un perro o cachorro joven, con muchas recompensas y motivación positiva. Sin embargo, debes considerar algunas cosas cuando te enfrentes al desafío de entrenar a un perro más viejo.

 

perro

 

¿La comida es su motivadora? 

La obesidad es un problema creciente en perros, particularmente en perros mayores. Si eliges trabajar con alimentos, debes encontrar golosinas para las que tu perro dará saltos y no agregará toneladas de calorías a su dieta.

 

Pérdida de audición y visión . 

Como las personas, los perros más viejos a menudo no ven ni oyen tan bien como sus contrapartes más jóvenes, así que considera agregar señales de mano a su entrenamiento, si tienes alguna duda sobre la capacidad de tu perro para escuchar. A los perros ciegos se les pueden enseñar pautas de comportamiento para ayudarlos a navegar en su entorno y mientras salen de excursión.

 

La Disfunción Cognitiva Canina (CCD) 

Esta puede limitar la capacidad de un perro para aprender nuevos comportamientos y hacer que olvide comportamientos previamente aprendidos. Otros síntomas pueden incluir desorientación, ser menos receptivo, tener «accidentes» en el interior y cambios de personalidad. CCD no afecta a todos los perros, pero es bastante común en perros mayores. Si tu perro muestra síntomas, habla con tu veterinario sobre la atención y los medicamentos que le ayudarán a controlar el CCD.

 

Entrenamiento

Ajusta la intensidad del entrenamiento para cumplir con su edad y condición física. Por ejemplo, si tu perro está loco por la bola pero tiene algunos problemas en las articulaciones, no arrojes la pelota 30 veces. Su corazón puede estar en ello, pero no quieres que se lastime a sí misma. Considera también la temperatura: los perros más viejos normalmente no manejan el calor y la humedad tan bien como lo hacían en sus años más jóvenes.

Cuando se intenta cambiar el comportamiento y los hábitos adquiridos durante largo tiempo, se necesitará más tiempo y paciencia que entrenar con nuevos «trucos». Si solo quieres cambiar la forma en que tu perro realiza un comportamiento, considera utilizar un indicio diferente. Para el perro, es como aprender algo nuevo.

Incluso si tu perro más viejo no necesita «entrenamiento», considera trabajar con el todos los días . Enséñale algunos trucos, intenta rompecabezas o agrega otras cosas divertidas a su rutina. La estimulación mental es tan importante para los perros más viejos como para los cachorros.

Por todo ello podemos concluir que muchas técnicas servirán en casos particulares para los pequeños caninos solo hay que amoldarlas a nuestras mascotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *