Sí, los gatos pueden comer queso, con algunas excepciones muy importantes. Si desea darle queso a su gato como un regalo especial, asegúrese de controlar la cantidad y el tipo de queso para garantizar la salud y seguridad de su mascota. Siempre consulte a su veterinario antes de agregar un nuevo alimento a la dieta de su gato para asegurarse de que sea un refrigerio apropiado para su mascota.

El queso generalmente es seguro para alimentar a su gato en pequeñas cantidades y puede ser una golosina sabrosa, pero también puede causar problemas, según el tipo de queso que alimenta a su gato y sus propias condiciones de salud preexistentes.

Los beneficios para la salud del queso para gatos

Si bien el queso generalmente se considera seguro para que lo coman los gatos, hay algunas cosas importantes a tener en cuenta. 

Los gatos son un tipo de animal carnívoro llamado carnívoro obligado. Esto significa que obtienen la mayor parte de sus necesidades nutricionales comiendo carne, y su sistema digestivo es especialmente adecuado para este tipo de dieta. Proporcionar a su gato comida para gatos de alta calidad es la mejor manera de asegurarse de que obtenga todos los nutrientes que necesita y coma una dieta saludable.

Por esta razón, alimentar a su gato con queso tiene poco o ningún beneficio para la salud. Los nutrientes que necesitan están más fácilmente disponibles en alimentos para gatos de alta calidad y golosinas diseñadas específicamente para felinos.

Si bien los beneficios para la salud de alimentar a su gato con queso son mínimos, la lista de riesgos para la salud es bastante significativa. Cada gato es diferente, y lo que su sistema digestivo puede tolerar variará de un gato a otro. Mientras que un gato puede comer queso sin problemas, otro gato puede desarrollar molestias digestivas a causa del queso. 

Los gatos pueden ser intolerantes a la lactosa y desarrollar problemas digestivos por el queso, como diarrea, estreñimiento y vómitos. Si alguna vez has notado que tu gato experimenta problemas digestivos después de beber leche, es mejor evitar darle de comer queso. 

También es importante tener en cuenta que mientras que los quesos duros como el cheddar y el suizo tienen menos lactosa y pueden ser menos problemáticos para que los coma tu gato, los quesos blandos como el brie, la mozzarella y el requesón contienen cantidades más altas de lactosa y potencialmente pueden causar más molestias gastrointestinales en tu gato.

También es importante no alimentar a su gato con quesos con elementos o saborizantes adicionales, como cebolla, ajo y cebollín, por nombrar algunos. Todos estos son tóxicos.

El queso mohoso también debe evitarse para los gatos. Esto incluye tanto el queso que ha estado demasiado tiempo en el refrigerador como el queso que tiene moho intencionalmente, como el queso azul. El moho del queso azul es comestible para los humanos, pero se forma a partir de Penicillium, un tipo de hongo que crece en los alimentos envejecidos y puede ser tóxico para las mascotas. 

Por último, si su gato tiene una condición de salud, como una enfermedad cardíaca o renal, que generalmente requiere que lo alimente con una dieta baja en sodio, también debe evitar darle queso. 

Cómo darle queso a tu gato

Los alimentos para humanos como el queso solo se deben dar a los gatos ocasionalmente y en pequeñas cantidades. La mayoría de las calorías de su gato deben provenir de alimentos especialmente formulados para brindarle los nutrientes que necesita, como la comida para gatos disponible comercialmente. Asegúrese de consultar a su veterinario antes de agregar nuevos alimentos a la dieta de su mascota.

El queso debe considerarse una golosina y no un aspecto regular de la dieta de su mascota. El total de todas las golosinas proporcionadas a lo largo del día nunca debe exceder el 10 % de la ingesta calórica diaria de su gato, y el queso es muy alto en calorías.

Para alimentar a su gato con queso, córtelo en trozos lo suficientemente pequeños para que su gato pueda morderlo y masticarlo con facilidad. Además de que su sistema digestivo no es especialmente adecuado para el queso, sus dientes tampoco están construidos para masticar ese tipo de alimentos. Si le das a tu gato un pedazo que es demasiado grande, podría tragárselo entero y potencialmente ahogarse.

Comience con solo un pequeño trozo de queso y controle a su mascota de cerca para asegurarse de que no haya ningún problema. Si su gato muestra signos de malestar gastrointestinal, como vómitos o diarrea, comuníquese con su veterinario para obtener orientación sobre el cuidado y deje de alimentarlo con queso de inmediato.

¿Qué pasa si los gatos comen queso?

Si su gato come una pequeña cantidad de queso, es probable que no haya efectos negativos. El queso generalmente se considera un regalo aceptable para los gatos, con algunas excepciones notables. El queso mohoso o “apestoso”, como el queso azul, puede ser tóxico para su gato, y si sospecha que su gato ha comido queso azul, llame a su veterinario de inmediato.

Para la mayoría de los otros tipos de quesos, la complicación más probable es el malestar gastrointestinal, que puede incluir vómitos, diarrea o estreñimiento. Si su gato parece estar experimentando estos síntomas, llame a su veterinario para recibir orientación sobre el cuidado; si se desarrollan síntomas más graves o no se resuelven de manera oportuna, llévalos a la clínica veterinaria de inmediato para recibir tratamiento.

¿Por qué a los gatos les encanta el queso?

Los gatos se consideran carnívoros obligados, lo que significa que su dieta preferida es la carne y otros productos animales. Pueden sentirse atraídos por el alto contenido de grasa del queso.

Los gatos también son animales únicos. No es raro que adopten todo tipo de gustos extraños y quisquillosos, incluido el queso. Si a tu gato parece gustarle especialmente el queso, está bien que le permitas comer trozos pequeños y solo de vez en cuando. Nunca deje que las golosinas, que incluyen, entre otros, el queso, representen más del 10% de su ingesta calórica diaria o una ocurrencia diaria.

¿Qué tipos de queso pueden comer los gatos?

La mayoría de las variedades de quesos duros se consideran seguras para que los gatos las coman. Por lo general, los gatos pueden tolerar pequeñas cantidades de queso añejo, duro o bajo en lactosa, como cheddar, muenster, suizo, provolone, colby jack, parmesano, gouda, queso crema, mozzarella, queso feta, queso en hebras y queso de cabra. Los quesos blandos como el brie y el requesón también pueden ser una golosina aceptable, pero tenga en cuenta que, por lo general, tienen un alto contenido de lactosa y pueden causar más complicaciones a un gato intolerante a la lactosa. Además, si tu gato tiene problemas de salud, como problemas cardíacos, renales o diabetes, el queso puede ser poco saludable y nunca se le debe ofrecer para comer.

El queso generalmente se considera seguro para que los gatos lo coman en pequeñas cantidades, siendo los quesos duros los que tienen menos probabilidades de causar complicaciones. Dicho esto, el queso tiene muy pocos beneficios nutricionales para los gatos y solo se les debe dar en pequeñas cantidades y en raras ocasiones. Si decides darle queso a tu gato, debe considerarse una golosina, y las golosinas nunca deben representar más del 10 % de las calorías diarias de tu gato.

¿El queso es venenoso para los gatos?

En términos generales, el queso no es venenoso para los gatos, pero con una serie de excepciones notables: los quesos mohosos, como el queso azul y los quesos “apestosos”, contienen elementos que pueden ser altamente tóxicos para los gatos. Y si el queso contiene aditivos que son tóxicos para los gatos, como chocolate, uvas o pasas, el queso también será tóxico.

¿Cuánto queso pueden comer los gatos?

El queso tiene muy pocos beneficios nutricionales para los gatos, por lo que es cuestionable si los gatos deben comer queso. Si decides darle queso a tu gato, debe considerarse una golosina, y las golosinas nunca deben representar más del 10 % de las calorías diarias de tu gato.

¿Pueden los gatos comer requesón?

Los quesos blandos generalmente se consideran seguros para que los gatos los coman, pero debes controlar de cerca la reacción de tu gato. Estos quesos contienen más lactosa que las variedades duras y potencialmente pueden causar más complicaciones para un gato intolerante a la lactosa. La complicación más probable es el malestar gastrointestinal, que puede provocar vómitos, diarrea o estreñimiento. Además, si su gato tiene problemas de salud, como una afección cardíaca, renal o diabetes, el queso puede ser poco saludable para ellos.

¿Los gatos pueden comer queso azul?

Los quesos mohosos, como el queso azul y los quesos “apestosos”, contienen elementos que pueden ser tóxicos para los gatos. En el caso del queso azul, el moho sabroso es de Penicillium, un tipo de hongo que puede ser tóxico para las mascotas. Si sospecha que su gato ha comido queso azul, llame a su veterinario de inmediato.

¿Pueden los gatos comer queso nacho?

El queso para nachos generalmente incluye ingredientes como cebollas, ajo y otros condimentos que no son seguros para los gatos. Es mejor no permitir que su gato coma queso para nachos.

¿Los gatos pueden comer queso americano?

El queso americano contiene niveles extra altos de sodio, grasa y otros ingredientes químicos que pueden dañar el sistema de tu gato. Es mejor evitar el queso americano para tu gato.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.