Para los humanos, las fresas pueden ser una gran fuente de vitamina C, fibra y potasio, pero la pregunta sigue siendo: ¿los gatos pueden comer fresas? La respuesta corta es sí, los gatos pueden comer fresas, pero eso no significa que deban hacerlo.

Los gatos son carnívoros; sus sistemas digestivos están diseñados para absorber los nutrientes proporcionados por las proteínas y sus tractos gastrointestinales no han evolucionado para digerir los carbohidratos. Si bien los alimentos para gatos disponibles en el mercado contienen algunos carbohidratos, las frutas y verduras se componen en gran parte de carbohidratos y, en general, no se recomiendan como parte de una dieta felina carnívora. Al igual que otras frutas, las fresas contienen una gran cantidad de azúcar natural, lo que puede afectar negativamente el bienestar de tu gato.

Antes de permitir que su gato pruebe una fresa, querrá considerar algunas cosas. Por ejemplo, si su gato tiene un problema de salud particular, como diabetes, las fresas no son apropiadas para que las pruebe. Y recuerda, la mayoría de las calorías de tu gato deben provenir de alimentos balanceados para mascotas que les proporcionen los nutrientes que necesitan. Los alimentos humanos como las fresas solo deben administrarse esporádicamente en cantidades muy pequeñas, si es que se administran.

Debido a que las fresas y otras frutas o verduras no forman parte de una dieta carnívora, es muy probable que tu gatito ni siquiera quiera probar las fresas si se las ofrecen. Sin embargo, los gatos son conocidos por su curiosidad, y es posible que tu gato quiera probar cualquier alimento que te vea comer. Afortunadamente, si su gato se come una rodaja de fresa que encuentra en el suelo o logra escabullirse de su plato, por lo general estará bien.

Si tiene alguna inquietud acerca de los gatos y las fresas, asegúrese de consultar a su veterinario.

Cómo alimentar a tu gato con fresas

Antes de dejar que sus gatos prueben una fresa, lave bien la baya, quite las hojas y proporcione solo una pequeña rebanada para que su gato la pruebe.

¿Qué pasa si le doy una fresa a un gato?

Si quitó las hojas y cortó un pequeño trozo de la baya, es probable que no suceda nada.

¿Pueden los gatos comer fresas enteras con las hojas adheridas?

No, si tu gato come una fresa entera con hojas, existe la posibilidad de que se atragante o experimente malestar estomacal al tratar de digerir trozos grandes de fresa.

Además, siempre debe consultar a su veterinario antes de alimentar a su mascota con alimentos nuevos. Algunos gatos y las fresas no se llevan bien, ya que algunas mascotas tienen sensibilidad a los alimentos y pueden experimentar una reacción alérgica.

¿Las fresas lastimarán a mi gato?

En general, las fresas no se consideran dañinas para su gato, si prepara las bayas correctamente lavándolas a fondo y cortando un trozo del tamaño de un bocado para que su gato las pruebe.

¿Qué frutas son tóxicas para mi gato?

Solo porque la respuesta a «¿Pueden los gatos comer fresas?» es «sí, con algunas salvedades», eso no significa que todas las frutas y bayas sean inofensivas para los felinos. Muchas frutas son buenas y saludables para que tu gato las pruebe en un trozo pequeño, pero varias pueden ser muy tóxicas para los gatos. A continuación se muestra una lista de las frutas que debe mantener alejadas de su felino.

  • Cerezas Los huesos  de cereza contienen una pequeña cantidad de cianuro que puede ser mortal para su gato
  • Uvas y pasas  Las uvas pueden provocarle a su gatito serios problemas digestivos, como diarrea, vómitos y letargo, y, en casos extremos, incluso pueden causar insuficiencia renal
  • Tomates verdes  Si bien los tomates rojos maduros generalmente se consideran inofensivos para las mascotas que prueban un trozo pequeño, las vides, las hojas y los tomates verdes contienen toxinas que pueden alterar el estómago de su gato, incluso en pequeñas cantidades
  • Fruta  con hueso La pulpa de las frutas con hueso, como caquis, ciruelas y melocotones, no suele ser dañina para los gatos en cantidades muy pequeñas en muy raras ocasiones, pero las semillas y los huesos contienen cianuro, que puede ser fatal para su mascota si se consume

Si bien no son tóxicos para las mascotas, las frutas cítricas, como las naranjas, las toronjas y los limones, contienen altos niveles de ácido cítrico que pueden causar malestar gastrointestinal grave e incluso deprimir el sistema nervioso de su gato.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.