A pesar de nuestros mejores esfuerzos para, la mayoría de nosotros todavía conseguimos una quemadura solar ocasional. El sol de verano puede ser fuerte, e incluso tu caballo es susceptible a las quemaduras solares. No es raro ver caballos con nariz rosada y pelada durante los meses de verano. Las quemaduras por el sol en la espalda de un caballo pueden significar que tendrá que esperar para cabalgar hasta que la quemadura se cure. No querrás poner una silla encima de una quemadura dolorosa.

Lo más común es que los caballos como los grises o pintos con nariz blanca o rosada se quemen con el sol. La piel se vuelve más rosada o roja y la piel se ampollará y pelará, igual que la tuya cuando te quemas. Los caballos que tienen una capa fina o una piel rosada pueden sufrir quemaduras solares en la espalda. Los caballos también pueden sufrir quemaduras solares a lo largo de las áreas sobresalientes de la cara, las puntas de las orejas y las áreas blancas de las piernas, al igual que nuestras narices, orejas, hombros y huesos del cuello se queman.

 

Fotosensibilidad: no solo el sol

Si bien la exposición al sol durante las horas más calurosas del día puede ser suficiente para causar una quemadura solar en tu caballo, hay cosas que pueden comer y cosas que ponemos en su piel que también podrían contribuir al problema. Hay una serie de plantas que pueden causar fotosensibilidad en los caballos. La hierba de San Juan es una planta que puede causar fotosensibilidad tanto en caballos como en ganado.

Alsike trébol puede causar fotosensibilidad, así como insuficiencia hepática, trastornos gástricos y neurológicos. La intoxicación por rocío es el nombre que se le da a la quemadura solar que se produce en la nariz y la parte inferior de las patas del caballo, ya que se roza a través de parches de trébol mojado. Otras plantas que pueden causar fotosensibilidad son el trigo sarraceno y el anciano molido (algunos jardineros pueden conocerlo como nieve en la montaña) .

A veces, los aerosoles para el aseo personal o los aerosoles para moscas pueden exacerbar una quemadura solar. La fotosensibilidad también puede ser causada por algunos medicamentos.

 

 

Prevención de quemaduras solares en caballos

La prevención de las quemaduras solares con mayor frecuencia significa mantenerlos fuera del sol cuando está en su punto más fuerte. Es importante proporcionar un lugar sombreado, como una hilera de árboles o un refugio sin cobertura. Algunas personas optan por mantener a sus caballos en el establo durante el día y salen a pastar por la noche. Esta es una estrategia que se utiliza para evitar que los caballos de exhibición tengan abrigos blanqueados por el sol.

La fórmula solar para bebés se puede usar para proteger las áreas vulnerables de tu caballo. Debido a que tu caballo tendrá que bajar para pastar, el producto se limpiará rápidamente, por lo que tendrás que volver a aplicarlo con frecuencia. Los productos hechos específicamente para caballos son de colores brillantes, para que puedas ver cuándo se han desgastado. Sin embargo, esta podría no ser la mejor idea si te diriges al show. La pasta de óxido de zinc económica es útil como protector solar y para ayudar a curar cualquier piel previamente irritada.

Las sábanas y las máscaras pueden ayudar a prevenir las quemaduras solares en tu caballo. Una máscara completa como el Absorbine Fly Shield cubre a tu caballo desde la parte superior de la nariz hasta las puntas de las orejas. Sin embargo, debido a que estas láminas están hechas con malla, no deben considerarse una protección total, ya que algunos rayos del sol lo atraviesan. Asegúrate de que las hojas encajen bien. Una sábana mal ajustada puede ser irritante, especialmente sobre los hombros y la cruz.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.