La enfermedad del parvovirus canino (CPV) es actualmente el trastorno infeccioso más común de los perros.

‘Parvo’ es una enfermedad altamente contagiosa caracterizada por diarrea que a menudo es sangrienta. Antes de 1980, la mayoría del parvovirus canino que causaba la enfermedad era del tipo 2 (CPV-2). Después de 1980, CPV-2 fue reemplazado por CPV-2a se hizo más común y en 1986 apareció otra variación llamada CPV-2b. En los últimos años, se ha detectado una nueva cepa, CPV-2c. Hoy en día, el CPV-2b ha reemplazado en gran medida a las cepas anteriores como el parvovirus más común que causa la enfermedad en el perro. Actualmente se está discutiendo que puede haber otras cepas que están comenzando a surgir y aún no se han identificado formalmente. Las vacunas actuales han ayudado a controlar la propagación de esta enfermedad, pero a pesar de estar vacunados, algunos perros aún se contraen y mueren por parvo.

Hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus o la mejor manera de controlar la enfermedad, pero estamos aprendiendo nueva información diariamente. La desinformación sobre la enfermedad, su propagación y la vacunación es generalizada. Esperamos que con una mejor comprensión de la enfermedad, los dueños de mascotas puedan tomar buenas decisiones de salud para sus perros que ayudarán a prevenir y reducir la propagación de esta enfermedad.

 

¿Cómo se propaga el parvovirus?

El parvovirus se transmite a través del contacto con las heces que contienen el virus. Se sabe que el virus sobrevive en el medio ambiente y en objetos inanimados, como ropa, sartenes para alimentos y pisos de jaulas hasta por 2 años en las condiciones adecuadas. Los insectos y roedores también pueden servir como vectores que juegan un papel importante en la transmisión de la enfermedad. Esto significa que cualquier material fecal o vómito debe eliminarse con un detergente antes de usar la solución de cloro. La solución de lejía (cloro) debe usarse en la ropa de cama, los platos, los pisos de las perreras y otros materiales impermeables que pueden estar contaminados.

El período de incubación normal (el tiempo desde la exposición al virus hasta el momento en que aparecen los signos de la enfermedad) es de 7-14 días. El virus se puede encontrar en las heces varios días antes de que aparezcan los signos clínicos de la enfermedad y puede durar de una a dos semanas después del inicio de la enfermedad.

 

 

¿Cuáles son los síntomas de la infección por parvovirus?

Existe una amplia gama en la gravedad de los síntomas que muestran los perros que están infectados con parvovirus. Muchos perros adultos expuestos al virus muestran muy pocos síntomas, si es que presentan alguno. La mayoría de los casos de enfermedad se observan en perros de menos de 6 meses de edad y los casos más graves se observan en cachorros de menos de 12 semanas de edad. También hay diferencias significativas en la respuesta a las infecciones por parvovirus y las vacunas entre diferentes razas de perros, con Rottweilers, Doberman Pinschers y Labrador Retrievers que son más susceptibles que otras razas.

La forma más común de la enfermedad es la forma intestinal conocida como enteritis. La enteritis por parvovirus se caracteriza por vómitos (a menudo graves), diarrea, deshidratación, heces oscuras o con sangre y, en casos graves, fiebre y disminución del recuento de glóbulos blancos. La enteritis aguda por parvovirus se puede observar en perros de cualquier raza, sexo o edad. La enfermedad progresará muy rápidamente y la muerte puede ocurrir tan pronto como dos días después del inicio de la enfermedad. La presencia de bacterias gramnegativas, parásitos u otros virus puede empeorar la gravedad de la enfermedad y retardar la recuperación.

Una forma menos común de la enfermedad causa miocarditis (inflamación del corazón).

 

¿Cómo se diagnostica la infección por parvovirus?

No todos los casos de diarrea sanguinolenta con o sin vómitos son causados ​​por el parvovirus y muchos cachorros enfermos son diagnosticados erróneamente como «parvo». La única forma de saber si un perro tiene parvovirus es a través de una prueba diagnóstica positiva. Además de las pruebas tradicionales de sangre para los títulos, que requieren más tiempo y más costosas, en la mayoría de las clínicas veterinarias también se encuentra disponible una prueba más simple de las heces con una prueba de antígeno de ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), comúnmente llamada prueba CITE. La prueba de todos los casos sospechosos de parvo es la única forma de diagnosticar y tratar correctamente esta enfermedad. Un examen físico completo y pruebas de laboratorio adicionales, como un CBC y un panel de química, ayudan a determinar la gravedad de la enfermedad.

 

¿Cómo se trata la enfermedad del parvovirus?

El tratamiento de parvo en perros y parvo en cachorros es bastante sencillo y está dirigido a terapia de apoyo. Reemplazar los líquidos perdidos por vómitos y diarrea es probablemente el tratamiento más importante. Se prefiere la administración intravenosa de una solución electrolítica balanceada, pero en casos menos graves, se pueden usar fluidos subcutáneos u orales. En casos severos, las transfusiones de sangre pueden ser necesarias. La terapia con antibióticos generalmente se administra para ayudar a controlar las infecciones bacterianas secundarias.

En aquellos perros que tienen síntomas severos, se puede administrar antisuero contra las endotoxinas. Se pueden administrar corticosteroides si el animal está en shock. En casos de vómitos severos, también se pueden usar medicamentos para disminuir el vómito. Después de que los síntomas intestinales comienzan a disminuir, a menudo se usa un agente de desparasitación de amplio espectro.

Emprender el tratamiento de perros y cachorros afectados sin atención veterinaria profesional es muy difícil. Incluso con la mejor atención disponible, la mortalidad de animales gravemente infectados es alta. Sin la cantidad correcta de líquidos intravenosos adecuadamente equilibrados, la probabilidad de recuperación en un animal gravemente afectado es muy pequeña.

Todos los parvovirus son extremadamente estables y resistentes a influencias ambientales adversas, como pH bajo y calor elevado. La exposición a la luz ultravioleta y al hipoclorito de sodio (una dilución 1:32 de lejía doméstica – taza de lejía (cloro) en 1 galón (3.84 l.) de agua) puede desactivar el parvovirus. La solución de lejía puede verse afectada por la materia orgánica y necesita tener un tiempo de exposición adecuado y concentraciones adecuadas para funcionar de manera efectiva.

 

 

Inmunidad y vacunación.

Si un cachorro se recupera de la infección por parvovirus, es inmune a la reinfección durante al menos veinte meses y posiblemente de por vida. Además, después de la recuperación, el virus no se elimina en las heces. Hay muchas vacunas CPV-2 vivas atenuadas (modificadas) preparadas comercialmente disponibles. Las vacunas actuales protegen contra todas las cepas del parvovirus canino, incluida la cepa relativamente nueva parvovirus-2c. Aunque algunas personas han expresado su preocupación por la posibilidad de que las vacunas vivas modificadas vuelvan a ser una cepa virulenta después de administrarse y luego causen la enfermedad, los estudios han demostrado repetidamente que esto no ocurre. Las vacunas preparadas comercialmente son seguras y no causan enfermedades.

La causa principal del fracaso de las vacunas contra el parvovirus canino es un nivel de interferencia del anticuerpo materno contra el parvovirus canino. Los anticuerpos maternos son los anticuerpos presentes en la leche materna durante las primeras 24 horas después del nacimiento del cachorro. La edad en que los cachorros pueden inmunizarse efectivamente es proporcional al la madre y la efectividad de la transferencia del anticuerpo materno dentro de esas primeras 24 horas. Los altos niveles de anticuerpos maternos presentes en el torrente sanguíneo de los cachorros bloquearán la efectividad de una vacuna.

Cuando los anticuerpos maternos caen a un nivel suficientemente bajo en el cachorro, la inmunización con una vacuna comercial funcionará. El factor de complicación es que hay un período de tiempo de varios días a varias semanas en el que los anticuerpos maternos son demasiado bajos para brindar protección contra la enfermedad. pero demasiado alto para permitir que la vacuna funcione. Este período se llama la ventana de la susceptibilidad. Este es el momento en el que, a pesar de estar vacunado, un cachorro aún puede contraer parvovirus. La longitud y el tiempo de la ventana de susceptibilidad es diferente en cada cachorro en cada camada.

 

Estudio

En un estudio de una sección transversal de diferentes cachorros, la edad a la que pudieron responder a una vacuna y desarrollar una protección cubrió un período de tiempo amplio. A las seis semanas de edad, el 25% de los cachorros podrían ser inmunizados. A las 9 semanas de edad, el 40% de los cachorros pudieron responder a la vacuna. El número aumentó a 60% a las 16 semanas, y a las 18 semanas de edad, el 95% de los cachorros pudieron inmunizarse.

Cuando examinamos toda la información sobre los anticuerpos derivados de la madre, las ventanas de susceptibilidad, las susceptibilidades de raza, la posibilidad de cepas no identificadas y la efectividad de diferentes vacunas, comenzamos a ver por qué hay tantos protocolos de vacunación diferentes y por qué algunos animales vacunados aún desarrollar la enfermedad.

Se han desarrollado protocolos de vacunación que ayudarán a proteger a la mayor variedad de perros. Al utilizar estos protocolos, entendemos que vamos a vacunar a algunos perros que no son capaces de responder y que vamos a revacunar a algunos perros que ya respondieron y desarrollaron un título alto. Pero sin hacer una prueba individual en cada cachorro, es imposible determinar dónde se encuentra el cachorro en su estado inmunológico. También nos damos cuenta de que debido a la ventana de susceptibilidad, algunas camadas contraen parvovirus a pesar de ser vacunadas. Al utilizar vacunas de calidad y un protocolo de vacunación agresivo, podemos hacer que esta ventana de susceptibilidad sea lo más pequeña posible. El protocolo generalmente recomendado es vacunar a los cachorros contra el parvovirus a partir de las 6-8 semanas de edad y revacunarse cada 3 semanas hasta que el cachorro tenga entre 16 y 20 semanas de edad.

 

Conclusión

En resumen, el parvovirus es un problema muy común que mata a los cachorros. Debido a su capacidad para transmitirse a través de las manos, la ropa y, lo más probable, roedores e insectos, es prácticamente imposible tener una perrera que finalmente no esté expuesta a la enfermedad. Las vacunas vivas modificadas son seguras y efectivas, pero a pesar del mejor protocolo de vacunación, todos los cachorros tendrán una ventana de susceptibilidad de al menos varios días donde estarán en riesgo. Además, la nueva cepa CPV-2c presenta nuevos desafíos, ya que es menos detectable en las pruebas de laboratorio y las vacunas actuales pueden no ser tan efectivas para brindar protección contra ella. El tratamiento rápido por parte de un veterinario aumentará la capacidad de supervivencia en cachorros infectados y es importante trabajar con tu veterinario en un programa de vacunación que sea mejor para tu cachorro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *