Los perros se llevarán casi cualquier cosa a la boca y pueden ver algo tan simple como un portador de pastillas semanal como un juguete de plástico para masticar. Desafortunadamente, esto significa que son propensos a tragar todo tipo de materiales venenosos, la mayoría causan efectos secundarios desagradables, pero algunos pueden ser fatales sin tratamiento.

En caso de duda, haz una prueba de mascotas en tu hogar y evite la autoadministración de medicamentos de venta libre sin consultar primero a su veterinario. Y si crees que tu mascota puede haber ingerido algo venenoso, ¡llama a tu veterinario o a la línea de ayuda para envenenamiento de mascotas de inmediato!

 

Qué mirar

Los signos clínicos variarán según el tipo de veneno ingerido. Pueden ser tan leves como el letargo generalizado, el malestar y la debilidad a los signos gastrointestinales como vómitos, diarrea, babeo y náuseas. Los signos más graves pueden incluir agitación, sedación excesiva, temblores, espasmos, convulsiones o incluso coma. Debido a que los síntomas varían, siempre llame a tu veterinario para obtener ayuda.

 

Causa primaria

La mayoría de los venenos se ingieren por accidente, cuando un perro inquisitivo encuentra sustancias no seguras por ahí. A veces, los propietarios pueden automedicarse a su mascota, solo para descubrir días después, cuando tu mascota es sintomática, que el medicamento es venenoso para las mascotas debido a su capacidad alterada para metabolizar ciertos medicamentos.

 

 

Cuidado inmediato

  • Si tu mascota ha ingerido accidentalmente algo venenoso, retíralo inmediatamente de la fuente de veneno. Sin embargo, primero debes determinar si es seguro hacerlo. Algunas sustancias requieren un equipo de seguridad especial para su manipulación (es decir, guantes de goma, máscaras, etc.).
  • Si es posible, identifica el veneno y tenga los contenidos disponibles para que tu veterinario los evalúe. Tener las etiquetas y / o contenedores del material o medicamento también es extremadamente útil.
  • Si el perro ha vomitado, reúna una muestra en una bolsa de plástico y guárdela para tu veterinario. Puede usarse para pruebas y análisis. Sin embargo, nunca induzca el vómito sin consultar primero con tu veterinario, especialmente si está inconsciente. Ciertos tipos de venenos pueden empeorar cuando se induce el vómito.
  • Pónte en contacto con el veterinario o la clínica de emergencia. Puede ayudarte a transmitir información importante a los médicos.

 

Envenenamiento con productos domésticos:

Algunos tipos comunes de productos para el hogar incluyen ácidos, álcalis o hidrocarburos derivados del petróleo, tales como:

  • Limpiador de cañerías
  • Limpiador de hornos
  • Limpiador de baños
  • Lavavajillas gránulos / tabletas
  • Jabones / detergentes para la ropa
  • Queroseno
  • Gasolina
  • Diluyente de pintura
  • Decapante / removedor de pintura
  • Lejía o Cloro
  • Cera para muebles
  • Pulido de piso
  • Lustra zapatos
  • Conservante de madera
  • Soda caustica

Si tu mascota está expuesta a alguno de estos productos:

  • ¡Mantén la calma!
    Pónte en contacto con un veterinario inmediatamente y díle que está en camino; Esto les permitirá prepararse para su llegada.
  • Mueve a tu mascota a un área segura (lejos del veneno), si es posible.
  • Verifica si tu perro está respirando. Si no, realiza RCP
    en el animal
  • Si tu mascota comienza a temblar o convulsionarse, muévala a un área segura donde no se lastime (lejos de las escaleras o los muebles).
  • Siempre lleva al perro al veterinario lo antes posible, ya que su veterinario puede necesitar bombear el estómago del perro (llamado » lavado gástrico «) o administra carbón activado para retener cualquier toxina en el estómago.

 

Instrucciones para envenenamiento con ácidos, álcalis y productos derivados del petróleo:

  • Si tu mascota tragó algo cáustico (es decir, ácidos o álcalis), no administres remedios caseros. La neutralización de la ingestión química puede, en sí misma, causar una reacción química, que puede agravar aún más las lesiones del perro.
  • En su lugar, enjuaga la boca de tu mascota con agua tibia durante 15 a 20 minutos usando un rociador de ducha o manguera de fregadero. Sin embargo, trate de no apuntar la manguera hacia la parte posterior de la boca. El agua puede ir a los pulmones, lo que puede complicar la situación. Es mejor limpiar la boca desde diferentes ángulos.
  • Nunca induzcas el vómito sin consultar primero a un veterinario, ya que a veces puede empeorar a tu mascota induciendo el vómito.
  • Las quemaduras en la boca a menudo tardan horas en aparecer. ¡Solo porque no veas ninguna lesión, no significa que no esté ocurriendo! Además, las quemaduras solo pueden aparecer en el esófago o el estómago, donde no puede visualizarlas.
  • Si tu mascota está inconsciente, ¡busca atención veterinaria de inmediato!
  • Si tu mascota tragó un producto de petróleo, no induzcas el vómito. Esto puede empeorar a su mascota, y estas sustancias son fáciles de aspirar a los pulmones, lo que hace que su mascota desarrolle una neumonía por aspiración potencialmente grave.

 

Otros puntos importantes a considerar:

  • Si tu veterinario recomienda inducir el vómito, usa peróxido de hidrógeno fresco (agua oxigenada), no caducado y burbujeante, según las indicaciones de tu veterinario. Ya no se recomienda usar jarabe de ipecacuana, sal o cualquier remedio casero, ya que esto puede empeorar a tu mascota.
  • No administres productos de carbón activado que tenga en tu casa; estos no son tan efectivos como lo que tu veterinario puede darle. Siempre puedes tener unas pastillas especiales son muy economicas.

Prevención

Trata a tu perro como lo haría con un niño pequeño e inquisitivo:

  • Entrena a tu perro en una jaula: ¡esta es la mejor manera de prevenir toxicidades accidentales!
  • Haz una prueba adecuada de tu casa con mascotas, asegurándote de que todas las sustancias peligrosas (es decir, medicamentos, productos químicos, productos para el hogar) se almacenen en armarios o armarios seguros, fuera del alcance de las patas y narices curiosas.
  • No permitas que tu perro juegue en áreas donde se almacenan productos químicos.
  • Manten el piso del garaje o el espacio de estacionamiento libre de aceite, anticongelante y productos derivados del petróleo, incluso derrames menores. El anticongelante es especialmente tóxico y atractivo para los perros debido a su sabor dulce, y debe almacenarse de forma segura.
  • Almacene tu medicamento en un área separada de los medicamentos de sus mascotas. Esto ayudará a evitar que le dé sus propios medicamentos a su mascota por accidente.
  • Lee atentamente la etiqueta del vial de prescripción para asegurarse de que está administrando el medicamento correcto a su mascota.
  • Si mantienes las píldoras en un porta píldoras semanal, asegúrate de colocar esto en un gabinete elevado, en lugar de en el mostrador de la cocina. Los perros los ven como juguetes de plástico para masticar (¡incluso traquetean dentro con todas esas píldoras!), Y pueden masticar fácilmente esto.
  • No guardes las píldoras en una bolsa de plástico (es decir, Ziploc), ya que pueden masticarse fácilmente y exponer a su perro a muchos medicamentos a la vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *