Tratar con un perrito que es mitad perro y mitad piraña es una parte desafiante de la nueva paternidad de mascotas. Las mordeduras sin fin con dientes de aguja pueden hacer que te preguntes si el comportamiento de tu cachorro es normal, pero lidiar con un cachorro con boca alocada es un rito de iniciación muy típico . Mediante el uso de técnicas suaves de entrenamiento para cachorros, puedes superar esta etapa sin sacrificar tus dedos por tu peludo mejor amigo.

 

perro muerde

 

Mordedura de cachorro: una etapa importante

Los cachorros exploran el mundo con la boca y esto incluye sus interacciones con sus compañeros de camada. Durante el juego, si un cachorro pellizca demasiado fuerte, el otro perro señalará su malestar con un chillido agudo y se retirará del juego. Esta respuesta clara ayuda al cachorro a comenzar a medir la fuerza de sus mordidas y comprenderá cuándo han cruzado la línea de la diversión al dolor.

Mientras que muchos padres de mascotas piensan que un cachorro nunca debería ponerle dientes a la piel humana, es importante permitir que los cachorros jóvenes investiguen suavemente la piel con la boca. Este paso permite a los cachorros aprender la «inhibición de la mordida», o la capacidad de ajustar la fuerza de la mordida del cachorro, mientras que al mismo tiempo descubren cuán delicada es nuestra piel humana. Cuando la boca de exploración de un cachorro pasa de suave a dolorosa, podemos usar comentarios similares de «señal y retroceso» para enseñarle lo que es aceptable. Luego, con el tiempo, puede ayudar a tu cachorro a comprender que ponerle los dientes a la gente no es una opción.

 

Cómo evitar que un cachorro muerda

Cuando tu cachorro te muerda, marca el comportamiento diciendo «ouch» e ignora a tu cachorro durante unos diez segundos (no emitas sonidos agudos fuertes directamente a tu cachorro ni lo hagas sonar demasiado estridente, ya que algunos cachorros lo consideran una invitación para jugar). Comienza a interactuar con tu cachorro nuevamente, y si él le dice «ouch» para marcarlo, entonces aléjate. Dejar a tu perro solo por unos momentos es un castigo suave y efectivo, porque nuestros cachorros siempre quieren estar cerca de nosotros.

Tomará sesiones repetidas y oportunas de «retírese» antes de que tu cachorro comprenda que su mordedura es su razón para irse. Si eres coherente y haces el «ouch» en el momento exacto en que tu cachorro te agarra, pronto se dará cuenta de que morder demasiado hace que su persona favorita se vaya.

 

perro

 

El enfoque equivocado

Las técnicas de entrenamiento desactualizadas sugieren usar fuerza o dolor para abordar la pronunciación de los cachorros, pero estos métodos pueden dañar el vínculo creciente que tienes con tu cachorro. No importa cuán duro puedan lastimarse esos pequeños dientes, nunca use los siguientes enfoques:

  • Empujando los dedos en la boca de su cachorro cuando muerde.
  • Manteniendo la boca de tu cachorro cerrada.
  • Golpear la nariz o el mentón de tu cachorro cuando muerde.
  • Poniendo a tu cachorro en el suelo.

Finalmente, no se te olvide tener a mano un suministro de juguetes para masticar  especialmente diseñado para ellos y carnaza para mantener ocupadas las  mandíbulas de tu cachorro. Si notas que tu perro se desliza en el modo de compresión, ofrécele un juguete de peluche duro relleno que puede roer en lugar de los dedos. Esta etapa la deben vivir ofrecele recursos para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *