Muchas personas citan el «hecho» de que los reptiles no pueden ser manejados como  mascotas. La verdad es que muchos reptiles pueden ser manejados y muchos pueden ser domados hasta cierto punto. Sin embargo, es importante que siempre los maneje de forma  correcta, tanto para su seguridad y la tuya.

Primer contacto.

Como con cualquier mascota, no puedes traer simplemente a tu hogar cualquier  reptil y esperar manejarlo ese mismo día. Debes permitir que tu reptil tenga algún tiempo para aclimatarse a su nuevo hogar y esto puede tomar desde unos días a unas pocas semanas. Durante el período de tiempo inicial, sólo debe acercarse al hábitat para limpiarlo o para darle alimento o agua.

 

Segundo contacto

Una vez que tu reptil está acostumbrado a verte cerca del hábitat, puede comenzar a acostumbrarse a ser manejado levantándolo suavemente dentro del recinto. Coloca tu mano debajo de el  para recogerlo y permitir que escale por tu mano si lo desea. Sólo prueba esto por un par de minutos tres o cuatro veces al día. Después de que tu reptil esté acostumbrado a ser retenido de esta manera, puedes intentar mantenerlo y suavemente refrenarlo fuera del recinto.

 

Tercer contacto

Tomando su tiempo durante este proceso será menos estresante para su reptil, y ayudará a facilitar el proceso de domesticación. Siempre quedate atento a los comportamientos de tu reptil y no lo fuerce a interactuar contigo o manejarlo extensivamente antes de que se construya un nivel de confianza. Hacer eso sólo hará que no le guste ser manipulado.

 

Manejo seguro de reptiles

Métodos de manejo adecuados.

El manejo adecuado de tu reptil es importante para mantenerlo seguro e ileso. Los siguientes consejos te enseñarán los métodos correctos para su manejo:

  • Apoya siempre la longitud y el peso del cuerpo completamente. Para los reptiles más grandes, esto puede tomar dos personas.
  • Asegúrate de que sus movimientos sean lentos y tranquilos. Movimientos suaves y un comportamiento confiado hará que tu reptil se sienta más seguro.
  • Movimientos rápidos, sacudidas y nerviosismo haránn que tu reptil reaccione negativamente a su manejo.
  • Siempre ten en cuenta las posibles fuentes de estrés para tu reptil y siempre observe atentamente su entorno. Incluso los reptiles domesticados pueden reaccionar mal a los ruidos fuertes, grupos de personas, o cualquier otra cosa que puedan encontrar molesto.
  • Pasa tiempo con con el para aprender lo que significa su comportamiento.
  • Conocer las señales de advertencia de tu reptil cuando se sienta estresado o molesto te ayudará a interactuar de una manera positiva y evitar lesiones a ambos.
  • Nunca menee sus dedos frente a un reptil omnívoro o carnívoro. Los reptiles no son animales domesticados como perros y gatos, y pueden ver sus dedos en movimiento como presa moviéndose alrededor de ellos.

 

Métodos de manejo inadecuados.

Manejo inadecuado que pueden resultar en lesiones tuyas o de tu mascota:

  • Si no lo soporta o solo usa unos dedos para sostenerlo
  • Permitir que cuelgue libremente en el aire
  • Poniéndolo al revés o en otras posiciones no naturales donde no es seguro o cómodo
  • Oler como presa , que puede resultar en que tu reptil te muerda
  • Algunas especies, tales como dragones barbudos, iguanas, especies americanas de tortugas de caja, y un número de serpientes, son bien conocidos como reptiles que les gusta ser manipulados. Sin embargo, como con cualquier otra mascota, cada reptil tendrá su propio temperamento, y sólo porque la mayoría de los miembros de una especie son manejados no significa que todos ellos lo harán. El manejo puede ser estresante, y algunos reptiles nunca se ajustarán a él lo suficiente como para eliminar ese estrés. Con estos reptiles, limita el manejo tanto como sea posible.

 

Señales de que no lo estás haciendo bien.

Si sabes leer el comportamiento de tu reptil, sabrás cuando te está diciendo que no quiere ser manejado o lo estás haciendo mal. Algunos signos que su reptil puede darle incluyen:

  • Respiración fuerte con un montón de movimiento de la caja torácica
  • Retorcijones, agitación y repetidos intentos de escapar 
  • Rascarse en ti
  • Moverse rápidamente
  • Envolviendo alrededor de una parte de tu cuerpo (serpiente)
  • Patas en el aire (tortuga)
  • Silbido
  • Apertura de la boca 

Si tu reptil hace estas cosas, está enojado, incómodo, agitado o con dolor y te recomendamos que lo pongas de nuevo en su recinto inmediatamente. Si no reconoces las señales de advertencia, puedes causar lesiones al reptil o ti.

Niños y Reptiles.

Los  niños pueden interactuar con reptiles, pero un adulto siempre debe supervisar de cerca la interacción. Antes de pensar en entregar el reptil al niño, debes instruir al niño sobre los métodos de manejo adecuados y demostrarlos. Haz que el niño se siente primero y nunca entregue un reptil a un niño que obviamente tiene miedo de él. No sólo comunicará este miedo al reptil, poniéndolo nervioso, sino que significa que el niño será más propenso a gritar o dejar caer al reptil o asustarlo de otro modo. No poder preparar adecuadamente a un niño para sostener un reptil puede ser estresante y peligroso para ambos.

 

¿Conseguiré algo?.

Es muy probable que sí, en algún momento como propietario de un reptil, tu serás mordido por tu reptil. Si sucede, no grites o trates de lanzar a tu mascota. Reacciona con calma y silencio si es posible, ponlo en el recinto. En muchos casos esto será suficiente para hacer que el reptil se suelte. Si no lo hace, intenta gotear una pequeña cantidad de alcohol (para beber) en su boca.

Tu puedes minimizar sus posibilidades de morderte haciendo las cosas siguientes:

  • No asustes al reptil.
  • No trate de manejarlo cuando se esté preparando para comer.
  • Reconoce las señales de advertencia de que tu reptil se está poniendo nervioso o agitado y ponlo de nuevo en su recinto.
  • No manejes a tu reptil cuando tus manos huelan como presa (por ejemplo, después de manejar gusanos de harina, grillos, ratones u otra presa posible).
  • Evita las zonas ruidosas cuando estés manejandolo.

El peligro de Salmonella.

Todos los reptiles pueden infectar a los seres humanos con salmonella. Esto se debe a que la salmonella es parte de la flora normal en su tracto intestinal, y siempre está siendo vertida en sus heces.

Si  agarras al reptil, limpias su jaula, o manejas cualquiera de sus accesorios, tu puedes estar recibiendo salmonella en tus manos. No lavarse las manos después de manipular significa que te estás exponiendo a la salmonella y si tocas tu boca puedes estar contagiandote con ella. Generalmente es bastante tratable, pero puede ser una infección muy seria para los ancianos,  bebés y para las personas con sistemas inmunes comprometidos.

 

Consejos para evitar la salmonella.

Para asegurarte de que no te estas exponiendo a sí mismo o a tu familia a la salmonella cada vez que maneje sus reptiles, asegúrate de hacer lo siguiente: 

 

  • Lávese bien las manos con agua caliente y jabón antes e inmediatamente después de manejar a tu reptil o cualquier cosa en su hábitat.
  • No comas, bebas, ni fumes mientras lo manejas.
  • Nunca beses a tu reptil.
  • Nunca prepare el alimento después de manejar los reptiles sin antes lavarte las manos.
  • Siempre supervise a los niños que manejan reptiles y asegúrate de que se laven las manos inmediatamente.

 

¿Todos los reptiles pueden ser domados?.

La respuesta a eso es un rotundo no. Los reptiles no son criados por sus temperamentos serenos y cariñosos,  hay muchos que no quieren ser tocados. Otros sólo comen comida de su mano sin permitir que tu los sostenga y hay algunos que realmente disfrutarán de ser sostenidos y acariciado. Sólo recuerda tomarlo con lentitud, usar métodos apropiados de manipulación, respetar las inclinaciones naturales de tu reptil y estar siempre alerta tanto a los comportamientos de el, como al ambiente que le rodea mientras lo maneja.

 

Manejo seguro de reptiles

Consejos para manejar cada tipo de reptil.

Cada tipo de reptil tendrá que ser manejado de manera diferente. Algunos pueden ser manejados extensamente y algunos sólo deben ser manejados cuando sea necesario, como cuando es necesario moverlos para limpiar su hábitat.

 

Serpientes:

Las serpientes más pequeñas deben ser apoyadas en tu mano o alrededor de tu brazo. Las  más grandes requerirán que  utilices tu torso o un ayudante para apoyar el peso de su cuerpo. Las mas largas de más de 2 metros de largo requerirán dos personas para sostenerlas. Si estás poniendo la serpiente sobre tus hombros, coloque el centro del cuerpo, inclinado ligeramente hacia abajo por lo que no estará bien si esta alrededor de tu cuello. Esto equilibrará el peso y hará que sea menos probable que la serpiente se apriete alrededor tuyo. Cuando estás sosteniendo una serpiente en tus manos, permite que se mueva a través de ellas libremente en lugar de agarrarla y sujetarla firmemente.

Lagartos:

Los lagartos se sentirán amenazados si los tomas de arriba y los recoges, así que utiliza siempre la palma de tu mano para recogerlos de debajo. Pon tus dedos hacia la cabeza del lagarto con su dedo índice entre sus patas delanteras, y usa la palma de tu mano, muñeca y brazo para apoyar su parte trasera. Si el lagarto es grande, usa dos manos, una mano para apoyar la parte delantera del cuerpo, y la otra mano para apoyar la parte baja del abdomen, las caderas y la base de la cola. Si tiene una cola que se agita, sostenlo a lo largo de tu brazo, y suavemente pon la cola entre el brazo y la caja torácica, si comienza a golpear y girar alrededor, no lo sostengas firmemente o puedes resultar herirlo. En su lugar, permite que se balancee en tus manos o colócalo nuevamente en su recinto.

 

Tortugas:

Las tortugas  se pueden manejar, pero le recomendamos que no las maneje extensamente. A ellas les gusta tener las patas en el suelo y aunque tolerarán que las mantengan arriba, es estresante. Cuando ves una tortuga dando vueltas, o «nadando», en el aire, es una señal de que la tortuga está buscando frenéticamente terreno sólido. Cuando las recojas, sosténlas firmemente con las dos manos y siempre asegúrate de que haya alguna superficie bajo sus pies, incluso si es sólo su mano. Nunca las sostengas por el borde del caparazón. Pueden caerse fácilmente si se mueven demasiado y una caída puede lesionar o matarlos.

 

Ranas y anfibios:

La mayoría de las ranas y los anfibios deben ser manejados sólo cuando sea necesario. Muchos tienen toxinas en su piel que pueden causar reacciones en los seres humanos y también tenemos toxinas que pueden ser peligrosas para ellos. El exceso de manipulación también puede secar su piel. Cuando los manejes, asegúrate de lavarte las manos muy a fondo de antemano y usar guantes de látex o asegúrate de que tus manos estén húmedas. Limita el manejo para moverlos dentro y fuera de la jaula solo para la limpieza o para llevarlos a otros recintos para comer.

 

En conclusión

A diferencia de los gatos y perros, los reptiles no son animales domesticados. Deben ser considerados animales salvajes, y al considerar sus acciones y comportamientos, debes interpretarlos como tales. Sin embargo, esto no significa que no puedas interactuar con un reptil. Simplemente significa que tienes que usar tu sentido común. Cuanto más tiempo pases con tu reptil, más cómodo estará contigo, y más tiempo podrás manejarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *