Las intoxicaciones de mascotas no tienen por qué implicar verdaderos venenos. Las mascotas también pueden enfermarse gravemente por ingerir medicamentos, alimentos y plantas también. ¿Sabe qué hacer si tu mascota come algo que no debería?. Las intoxicaciones de mascotas, incluyen medicamentos recetados y de venta libre, alimentos, artículos para el hogar (como limpiadores), insecticidas y rodenticidas, plantas y productos de jardinería como fertilizantes en la lista de venenos comunes.

El tiempo es esencial cuando sospechas que tu mascota ha ingerido algo peligroso, por lo que es imperativo entender cómo actuar mejor. Sigue leyendo para saber qué hacer y qué no hacer si sospechas que tu mascota ha sido envenenada.

 

La verdad sobre gatos y perros

Perros: Los perros se han ganado legítimamente la distinción de «comedores indiscriminados» debido a su propensión a comer casi todo lo que tienen frente, en su mente, todo es una posibilidad de ser alimento. Por suerte, podemos hacer muchas cosas potencialmente peligrosas, asumiendo que es seguro hacerlo, y podemos intervenir a tiempo.

Gatos: Los gatos son una historia diferente. Resulta que es un poco difícil hacer que un gato vomite, y no responden a las mismas drogas causantes de emesis (vomito) que le hacen a los perros. Por suerte para nosotros (y para los gatos), no parece que estén tan interesados ​​en comer sustancias aleatorias y potencialmente peligrosas, pero cuando lo hacen, es fundamental que reciban ayuda veterinaria lo antes posible.

 

El vómito no siempre es correcto

Todos hemos leído las advertencias dirigidas a tratar con la exposición humana a sustancias químicas y venenos que advierten, «no induzca el vómito si se ingiere». ¿Pero sabes por qué esto es?

En el mundo humano, la preocupación suele ser que la sustancia es cáustica y, si bien es probable que ya haya causado algún daño en el esófago y el estómago, causará más daño si vuelve a aparecer. Lo mismo ocurre con los venenos consumidos por las mascotas. Las sustancias como la lejía, y el limpiador de hornos pueden ser extremadamente cáusticos, y el paciente nunca debe vomitar después de la ingestión.

Además, se debe considerar el estado clínico del paciente al decidir si inducir el vómito, ya que una mascota que ya tiene convulsiones o está extremadamente sedada puede aspirar fácilmente el vómito, lo que puede complicar las cosas al causar neumonía. Además, ciertas razas (como Bulldogs) pueden ser más propensas a la aspiración debido a su anatomía, y los animales con enfermedades preexistentes como el megaesófago ya pueden tener una función esofágica anormal. En resumen: deja esta decisión a tu veterinario, quien puede evaluar completamente la situación y tomar la mejor decisión.

 

Obtén tantos detalles como sea posible

Los eventos de envenenamiento de mascotas se dividen en dos categorías. Lo primero y lo más deseable (si tal cosa es posible) es cuando el padre de la mascota vio que se produjo el consumo, o se encontró con una escena que sugería fuertemente que el consumo había ocurrido. En este caso, puede aumentar en gran medida los esfuerzos de tu veterinario para ayudar a tu mascota al traer la mayor cantidad de información posible contigo: botellas de relleno, envases de venenos y botellas de líquidos de limpieza u otros productos químicos.

Desafortunadamente, sin embargo, con demasiada frecuencia sospechamos envenenamiento, basado en síntomas que pueden ser tan diversos como las convulsiones a la insuficiencia renal. Aún puede ser una fuente importante de información útil al considerar cuidadosamente todos los productos de limpieza, pesticidas y otras sustancias químicas posibles que haya estado utilizando recientemente. Si tu mascota ha estado fuera de tu patio recientemente, llama a tus vecinos, quienes pueden dejar sustancias peligrosas sin asegurar.

 

 

Carbón Activado

Existe la idea que el carbón absorbe la sustancia dañina, y es cierto ya que contiene micro poros, en el mundo veterinario existen pastillas de carbón que venden para intoxicaciones, no son dañinas  son muy económicas y fáciles de dar a la mascota como un  primer auxilio pueden servir de manera fenomenal, pero igual debes de asegurarte de varias cuestiones. La primera es que sea carbón activado especial para consumo, no puedes usar cualquier carbón que encuentres ya que si tu mascota se encuentra intoxicada, posiblemente estés causando un daño mayor. Segundo no lo tomes como un tratamiento universal, te recomendamos que vallas con un veterinario inmediatamente e informes sobre el uso de carbón y la dosis (lleva la caja) y así podrán darle seguimiento al tratamiento.

Ten especial precaución si el envenenamiento es por ácido o derivados del petróleo, el carbón no te ayudara, incluso puede empeorar la situación. Tampoco debe administrarse si la mascota está inconsciente o está vomitando, porque podrían obstruirse sus vías respiratorias y ser fatal.

 

Ten cuidado con la sal

En algún momento, se corrió la voz de que alimentar a tu mascota con sal lo hará vomitar, por lo que algunas personas pensaron que tal vez era una forma de tratar (en casa) a una mascota que había ingerido una sustancia venenosa.

Es probable que algunos perros o gatos vomiten cuando se los alimenta con sal, pero es poco probable que se deba a la sal en sí misma y, lo que es más importante, la sal es una toxina por sí sola. Alimentar en grandes cantidades puede provocar una hipernatremia grave (niveles excesivos de sodio), que puede provocar un aumento de la presión sobre el cerebro y la muerte. Y mientras lo haces, evita probar otros remedios de Internet para inducir el vómito, como la leche, el aceite y la mantequilla de maní.

Si crees que tu mascota ha sido envenenada acude a un veterinario de inmediato, antes de empeorar la situación.

 

Sé honesto con tu veterinario

Los estados que han legalizado la marihuana para uso médico y recreativo han visto un gran aumento en el número de casos de toxicosis por marihuana en animales. Y como los perros (especialmente) a menudo comen grandes cantidades de comestibles con marihuana, pueden envenenarse seriamente, incluso hasta el punto de ser comatosos y morir en algunos casos.

Si tu veterinario te pregunta si existe la posibilidad de que tu mascota haya consumido drogas con un estatus legal cuestionable, se directo con él. Díle la verdad, ya que puede salvar la vida de tu mascota, y es poco probable que tu veterinario tenga tiempo para preocuparse por verte en la cárcel por violaciones de drogas o inmiscuirse con ello.

 

Siendo así que siempre recurre a todos estos consejos, y acude con un veterinario de forma inmediata, ten siempre un teléfono a la mano para poder preguntar dudas y en caso de emergencia actuar de forma rápida con ayuda de un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *