Muchos padres mascotas se preocupan cuando ven a su canino favorito mordisqueando pasto en el patio.

Aunque generalmente no es un asunto que ponga en peligro la vida, el consumo de hierba a menudo produce vómitos y molestias, debido a la irritación del estómago y el tracto gastrointestinal.

Además, si tu césped contiene productos químicos, como pesticidas y herbicidas, los riesgos podrían ser mayores.

Aquí están las razones principales por las que los perros comen pasto, junto con sus soluciones:

 

 

Aburrimiento

Los perros que no reciben el ejercicio adecuado pueden aburrirse y buscar actividades para ocupar su tiempo y entretenerse.

Por extraño que parezca, estas actividades pueden incluir mordisquear el pasto. Por lo tanto, un buen punto de partida es evaluar la cantidad de ejercicio que tu perro realiza diariamente y considerar la posibilidad de introducir más paseos u otras actividades divertidas, como jugar a buscar o tirar de la fuerza.

 

Cuestiones nutricionales

Históricamente hablando, los perros son considerados omnívoros, lo que significa que consumen carne y alimentos de origen vegetal.

Hay algunos indicios de que los perros con una dieta baja en fibra pueden optar por recoger la hierba para satisfacer esta deficiencia nutricional. Estos perros también pueden encontrar que el pasto tiene un sabor y consistencia atractivos.

Si crees que esta puede ser la razón por la que tu querido canino consume pasto, considera analizar con tu veterinario las formas de incorporar más fibra en la dieta de su perro.

 

Malestar estomacal

Existe la creencia de que los perros con malestar estomacal o gaseoso se automedicarán consumiendo pasto, ya que los vómitos a menudo siguen esta actividad de comer pasto, eliminando el contenido del estómago o cambiando la distensión del gas dentro del tracto gastrointestinal.

Sin embargo, la verdad es que no hay mucha evidencia científica que respalde esta teoría. Si sospechas que hay demasiado ácido gástrico en el estómago de tu perro o cualquier otro problema médico subyacente que pueda estar causando este comportamiento, debes consultar a tu veterinario de inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *