Introducción

La técnica de la inseminación artificial es una herramienta que permite el uso de semen de machos que presenten características zootécnicas superiores, con la consecuente producción de mayores cantidades de hijos de los mejores toros; por ello, la inseminación artificial como práctica zootécnica, acelera el mejoramiento de nuestra ganadería.

Para el establecimiento de un programa de inseminación artificial en las fincas, es necesario que el ganadero tome conciencia de su importancia y de las alternativas que existen actualmente para establecer con éxito un buen programa de inseminación artificial. Para garantizar buenos resultados en el desarrollo de los programas de inseminación artificial, debemos formar un práctico inseminador capaz de realizar con responsabilidad sus funciones dentro de la finca.

 

 

Los cursos

Para prácticos inseminadores tienen por objetivo suministrar los conocimientos teórico-prácticos indispensables para que puedan ejecutar con éxito la técnica de inseminación artificial. Durante la ejecución del curso se cubrirán aspectos referentes a la historia y desarrollo de la inseminación artificial en Venezuela y en el mundo, ventajas y desventajas de la técnica para el mejoramiento de la ganadería, conocimientos básicos de la anatomía y funcionamiento del tracto genital de la vaca, la detección del celo y el momento óptimo de la inseminación, requisitos previos para la inseminación artificial: sistema de registros, instalaciones, materiales y equipos adecuados, semen de calidad, etc, bajo la estricta supervisión del médico veterinario.

Las sesiones prácticas del curso ofrecen la oportunidad de desarrollar las destrezas necesarias en el manejo y deposición del semen en pajuelas en el tracto genital de la vaca. También se dará importancia al manejo e interpretación de registros reproductivos.

El práctico inseminador debe saber aplicar sus conocimientos, pero no sobrestimar sus habilidades, pues es peligroso creerse un experto en el amplio campo de la reproducción animal y de todos los problemas que afectan a la vaca.

 

Definición

La inseminación artificial (IA) en el ganado bovino se define como una técnica para la reproducción, que consiste en colocar semen procesado, procedente de un toro sano, en los genitales de una vaca sana en celo, mediante los instrumentos diseñados para tal fin.

Naturalmente, si un toro eyacula en la vagina de la vaca, se puede obtener una preñez y posiblemente un becerro. Si ese eyaculado es recolectado, procesado y congelado adecuadamente, se pueden obtener entre 140 y 210 dosis de inseminación, con las que se pueden preñar aproximadamente 100 vacas y obtener cerca de 90 becerros, con un sólo eyaculado.

Usando mejores toros, obtendremos mayor cantidad de hijos de superior calidad gen ética, lo que se expresa en más kilos de carne, más litros de leche, mejor conformación fenotípica, mejor conversión de alimentos, camadas más numerosas, y en general, mejores características productivas, siempre y cuando se garanticen adecuadas condiciones sanitarias y alimenticias para que se pueda expresar el potencial gen ético del animal.

 

Historia de la IA

El origen de la IA se remonta a la época de los Jeques de Arabia, donde una tribu obtuvo semen de un caballo semental de una tribu rival y con el mismo inseminaron y preñaron una yegua. Sin embargo, en 1780 se empiezan a realizar trabajos serios sobre este tópico por el italiano Lázaro Spallanzani, preñando una perra artificialmente con semen fresco (recién recolectado). Más tarde (1889-1930), el ruso Ivanoff la empleó a gran escala en yeguas, vacas, ovejas, aves, insectos y otras especies. Ya para el año 1938, después de la primera guerra mundial, se habían inseminado en Rusia 120.000 yeguas, 1.200.000 vacas y 15 millones de ovejas. En Dinamarca, para 1958, casi 100% de las vacas eran inseminadas artificial mente. En USA, la IA en bovinos se inicia en 1938, cubriendo casi 10 millones de vacas lecheras en la actualidad y es el mayor exportador mundial de semen congelado.

En 1949 se congela por primera vez semen bovino y de allí en adelante la técnica de la IA toma gran auge, encontrándose en muchos países, especialmente de Europa, donde inseminan hasta 90% del ganado.

En México la Inseminación Artificial se inicia en los años 50´s, a partir de entonces la técnica se ha implementado en el ganado lechero, de carne y el doble propósito. Muchos han sido los hatos ganaderos que realizan la I.A. mejorando sensiblemente la calidad de los hatos en nuestro país, sin embargo el desconocimiento de la Técnica, de los beneficios que esta trae y del pobre manejo del hato que se tiene en explotaciones tradicionales, no ha permitido que se haga extensiva su aplicación en la mayor parte de las explotaciones ganaderas.

Ventajas

  1. Mejoramiento genético (ventaja genética) Al emplearse semen de toros «probados», cuya calidad gen ética sea conocida por medio de pruebas de progenie o descendencia, se espera un mejoramiento de tipo y mayor producción de leche y carne. Toros utilizados en monta natural dejan unas 300 crías durante su vida reproductiva, pero si se usan en IA, su descendencia puede llegar a ser cientos de veces mayor. Además, si el toro muere se cuenta con el semen que se tiene congelado almacenado (200.000 crías de 1 toro probado), lo que permite la prueba de toros.
  2. Prevención de enfermedades genitales (ventaja sanitaria) Al evitar el contacto directo entre la hembra y el macho se previene el contagio e introducción de enfermedades como tricomoniasis genital, vibriosis, leptospirosis, entre otras.
  3. Innecesaria importación de toros (ventaja económica) Al traer reproductores se corren algunos riesgos, entre ellos el peligro de aclimatación e introducción de enfermedades y el mantenimiento de estos toros en la finca, en cambio la importación o compra de semen nacional es más barato y fácil de realizar.
  4. Mayor control reproductivo (ventaja económica) La utilización de IA conlleva el chequeo genital periódico de los animales y al tratamiento o eliminación de aquellos que presentan infecciones uterinas. También se hacen correcciones de deficiencias nutricionales, especialmente en el campo del fósforo y otros minerales. Los toros se controlan mediante el análisis continuo del semen.
  5. Mayor número de sementales disponibles (ventaja económica) En monta natural, generalmente se tiene un toro para 25 o 30 vacas. Por IA se puede mantener en el termo de nitrógeno líquido una cantidad considerable de semen de varios toros, de acuerdo con el tipo de vacas y con el propósito que se fije.
  6. Mayor rendimiento económico (ventaja económica) Al emplear semen de toros probados, estos transmiten una alta producción lechera o de carne o de doble propósito y buenas características fenotípicas, lo cual redundará en un mayor beneficio económico; además los costos de capital, el sostenimiento y riesgos que implica el cuidado de los toros, desaparecen con la IA.
  7. La IA estimula al ganadero a mejorar la alimentación del rebaño, su manejo y supervisión.

 

Desventajas y limitaciones de la IA

La inseminación artificial como técnica para el manejo y reproducción del ganado no tiene ninguna desventaja. Su única limitación consiste en requerir un personal debidamente capacitado y responsable para aplicar la técnica de manera cabal.

 

Requisitos para el éxito en la IA

  1. Tener la explotación definida
    Se debe definir exactamente si la finca o explotación se va a dedicar a la producción de leche, carne o doble propósito.
  2. Alimentación balanceada
    Aunque los animales tengan un buen estado de carnes, pueden tener una deficiencia nutricional. La carencia de un mineral o vitamina pueden influir negativamente en el aspecto reproductivo. Inseminar una vaca o novilla con una marcada deficiencia de fósforo, por ejemplo, llevaría a perder la inseminación. Por ello se debe vigilar que el rebaño a inseminar tenga una alimentación balanceada.
  3. Elaboración de registros
    Los registros deben servir para analizar el estado de la finca en todo momento y poner en práctica nuevas técnicas. Por medio de los registros se detecta rápidamente si el aspecto reproductivo marcha correctamente o no. Sin un registro de control de IA, celos, chequeo de órganos genitales, etc., no se puede llevar con éxito un programa de IA.
  4. Evaluación del ganado
    El ganadero y el técnico deben estudiar los aspectos zootécnicos para definir las características deseables e indeseables y las posibilidades de heredabilidad.
  5. Selección de toros
    La evaluación anterior indicará los toros a emplear en la explotación, nunca se debe inseminar por inseminar, comprando semen de toros desconocidos o que no transmitan los aspectos evaluados.
  6. Método de palpación
    Una palpación transrectal, que detecta el estado de los órganos genitales, es más importante que afirmar si la vaca está o no en gestación. Encontrar un problema que disminuya el porcentaje de preñez, indica si la vaca debe ser tratada o descartada.
  7. Manejo adecuado
    Aunque la palabra manejo implica varios conceptos, aquí se toma como sinónimo de trato. Un manejo inadecuado afectará la ovulación, impidiéndola o retardándola. Una preñez a temprana edad reducirá el crecimiento, el desarrollo de la madre y la segunda preñez puede retardarse.
  8. Compra del equipo
    Es conveniente comprar el equipo más adecuado, para evitar que en pocos años éste sea considerado obsoleto.
  9. Calidad del semen
    De nada sirve tener semen de un toro excelente, si su calidad está afectada por algún problema. Del manejo de éste depende en gran parte la efectividad de la inseminación.
  10. Inseminador capacitado
    Un inseminador con una capacidad deficiente, puede causar daños graves en los órganos reproductivos de la hembra, por esto es importante un curso de entrenamiento adecuado y una práctica permanente con periodos de reentrenamiento continuos, dado que el inseminador es la clave del proceso.
  11. Animales no aptos
    Deben ser descartados los animales que:
  12. -No se ajustan a los fines de la explotación.
    -No son aprobados por el evaluador .
    -Cuando se tienen problemas graves en los órganos reproductivos.
    -Por enfermedades congénitas o adquiridas, sin lugar a tratamiento.
    -Por trastornos hormonales.
    -Por afecciones nutricionales irreversibles.
    -Repetidoras de servicio.
    -Por no contar con características productivas aceptables.
    -Repetidoras de celos.

 

Requisitos: Tipos e importancia

El uso de la técnica de la inseminación artificial debe ir precedido de un sistema de identificación individual, de organización de registros, de personal capacitado y de una definición de objetivos en el programa. La identificación individual de los animales puede lograrse por diferentes métodos (aretes, collares, hierro, tatuajes), dependiendo del tipo de explotación. El objetivo principal es realizar un seguimiento del animal a través de su vida productiva en el rebaño. El uso de identificación también puede significar el mantenimiento de registros en la finca.

Las características de un buen registro son: fácil de entender y mantener al día, ofrecer información completa, útil, actualizada y confiable. Es importante disponer de la información de los padres del animal, fecha de nacimiento, edad al primer celo y primer servicio, diagnóstico de gestación, edad al primer parto, evolución del parto y puerperio, condición corporal al parto, historia de patologías genitales (abortos, retención de membranas fetales, quistes ováricos, etc), tratamientos administrados. Generalmente toda esta información se pierde en las fincas. Por ello es importante que el inseminador cuente con una libreta de bolsillo, donde debe anotar todos los eventos del día, para que al final del día pase toda esta información a los registros respectivos.

Los registros del rebaño deben ser: tabla de celos, control de servicios, inventario de semen y nitrógeno líquido, ficha individual de los animales. Actualmente el uso de computadoras en las explotaciones ganaderas es más frecuente, ya que es de gran ayuda para mantener los registros actualizados, aunque se requiere un personal dedicado a ello pues una información atrasada o incierta es peor que no contar con registros.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.