Las infecciones por Babesia ocurren en perros y otras especies y se transmiten principalmente por garrapatas. La gravedad de la enfermedad varía considerablemente dependiendo de la especie de Babesia involucrada, así como la respuesta inmune del perro infectado. El resultado primario de una infección por Babesia es la anemia ya que el sistema inmunológico destruye los glóbulos rojos infectados, pero Babesia también puede tener otros efectos en todo el cuerpo.

 

¿Qué es Babesia?

Babesia es un tipo de parásito protozoario que infecta los glóbulos rojos, causando una enfermedad llamada babesiosis. Existen muchas cepas de Babesia que infectan a una gran variedad de animales, pero solo hay unas pocas cepas que afectan a los perros. Dado que la comprensión de Babesia sigue mejorando, el diagnóstico y el tratamiento de las infecciones por Babesia siguen siendo un desafío.

 

Signos y síntomas de Babesia en perros

Las infecciones de Babesia tienen una gran variedad de gravedad: pueden ser muy leves o muy graves, a veces incluso fatales. La gravedad depende principalmente de la tensión de Babesia involucrada, pero también del sistema inmunológico del perro. El curso de la enfermedad puede ser cíclico, con períodos de síntomas salpicados por momentos en los que los síntomas están ausentes. Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Fiebre
  • Debilidad
  • Letargo
  • Encías pálidas y lengua
  • Orina roja o naranja
  • Ictericia (tinte amarillo en la piel, las encías y el blanco de los ojos)
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Bazo agrandado

En casos severos, los sistemas de múltiples órganos también pueden verse afectados, incluyendo los pulmones, el tracto gastrointestinal, los riñones y el sistema nervioso. A veces los perros sufren una forma muy aguda de babesiosis y de repente entran en shock y colapsan.

 

Causas de Babesia

La mayoría de las infecciones de Babesia se adquieren a través de garrapatas. Debido a que se propaga por garrapatas, Babesia es más común en climas más cálidos cuando las garrapatas son más numerosas. Las infecciones también son posibles a través de transfusiones de sangre, y en el caso de una cepa de Babesia ( Babesia gibsoni ), se cree que la transmisión de perro a perro a través de heridas por mordedura es un modo de transmisión. Las madres también pueden pasar Babesia a sus crías antes del nacimiento. Si bien cualquier perro puede infectarse, los perros jóvenes tienden a sufrir enfermedades más graves. Galgos, pit bull terriers y American Staffordshire terriers parecen ser los más susceptibles a la infección.

 

 

Diagnosticando babesia

Puede ser difícil confirmar un diagnóstico de babesiosis. Los análisis de sangre pueden mostrar una disminución en la cantidad de glóbulos rojos y plaquetas (trombocitopenia), pero esto no es específico de Babesia. Los frotis de sangre se pueden examinar para detectar la presencia de los organismos de Babesia. Si están presentes, el diagnóstico puede confirmarse, pero es posible que no siempre aparezcan en una prueba. Extraer sangre de un corte en la punta de la oreja o de una uña puede mejorar las probabilidades de encontrar los parásitos.

La sangre también se puede analizar para detectar anticuerpos contra Babesia, aunque esto a veces puede producir resultados engañosos. Las pruebas especializadas pueden verificar el material genético de Babesia, y aunque esta es la prueba más sensible, no está ampliamente disponible y también tiene algunas limitaciones. Generalmente, se utiliza una combinación de pruebas de laboratorio junto con los signos clínicos y la historia clínica para hacer un diagnóstico. El diagnóstico se complica aún más por el hecho de que los perros infectados con Babesia también pueden infectarse con otras enfermedades transmitidas por garrapatas, como Ehrlichia, la enfermedad de Lyme o la fiebre manchada de las montañas rocosas.

 

Tratamiento

Una variedad de medicamentos se han utilizado para tratar Babesia, con éxito variado. El dipropionato de imidocarb se usa más comúnmente en los Estados Unidos; El aceturato de diminazeno no está disponible en los EE. UU., pero se usa como una opción de tratamiento en otros lugares. Ambos tienen una variedad de efectos secundarios que pueden ser bastante graves. Una combinación más nueva de medicamentos que incluyen azitromicina y atovacuona es prometedora, aunque costosa. En casos severos, las transfusiones de sangre pueden ser necesarias.

El tratamiento alivia los síntomas de la babesiosis, pero parece que, en muchos casos, no elimina completamente el parásito del cuerpo. Los perros pueden permanecer infectados a un nivel bajo y Babesia puede estallar nuevamente en momentos de estrés o de reducción de la función inmunológica. Los perros que han sido diagnosticados con Babesia no deben ser criados o utilizados como donantes de sangre (para prevenir la propagación de enfermedades).

 

Cómo prevenir Babesia

Prevenir la exposición a las garrapatas que transmiten Babesia es el mejor medio para prevenir la babesiosis. Revisadiariamente a tu perro para ver si tiene garrapatas y retíralas lo antes posible (las garrapatas deben alimentarse durante al menos 24 a 48 horas para propagar Babesia). Esto es especialmente importante en la temporada alta de garrapatas o si tu perro pasa tiempo en el bosque o en pasto alto (considera evitar estas áreas en la temporada de garrapatas).

Se pueden usar productos que previenen las garrapatas, como los preventivos mensuales de parásitos (por ejemplo, Frontline, Revolution ) o collares de garrapatas (por ejemplo, Preventic); Asegúrate de seguir los consejos de tu veterinario cuando utilices estos productos. Manten la hierba recortados en tu jardín. En las áreas donde las garrapatas son un problema grave, también puedes considerar tratar el área del patio y la perrera para las garrapatas. Hay una vacuna disponible en Europa, pero solo es efectiva contra determinadas cepas de Babesia, y aun así no es 100% efectiva.

Si sospechas que tu mascota está enferma, llama a tu veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulta a tu veterinario, ya que han examinado a tu mascota, conocen el historial de salud de la mascota y pueden hacer las mejores recomendaciones para tu mascota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *