No importa qué tan bien cuides a tu reptil mascota, se puede romper o fracturar un hueso. Estos huesos fracturados o rotos pueden aparecer en cualquier parte de su cuerpo, incluida la pelvis, el cuello, las piernas, la columna vertebral o la cola.

 

Causas

Incluso cuando las fracturas en el hueso están directamente relacionadas con un accidente, será necesario evaluar la causa subyacente de la debilidad en el hueso. A menudo, la debilidad ósea se debe a una enfermedad ósea metabólica. La dieta, el estado nutricional y el entorno de vida de su reptil son las consideraciones más importantes para evaluar la salud ósea.

La enfermedad ósea metabólica, también conocida como MBD, es una enfermedad extremadamente grave y a menudo mortal para los reptiles. Es causada por la falta de calcio en la dieta del reptil o la exposición inadecuada a la luz UVB.

 

Síntomas y tipos

Las lesiones de la columna vertebral a menudo pueden no ser amenazantes, pero una lesión ubicada entre el cráneo y la cola puede causar problemas en el sistema nervioso y la función muscular, incluidos los músculos de las paredes intestinales. El estreñimiento debido a la pérdida de movilidad intestinal hará que el reptil no pueda expulsar las sales de ácido úrico de su cuerpo.

Las roturas en las extremidades, es decir, fracturas de huesos largos, a menudo serán evidentes, ya que el reptil afectado favorecerá la pierna lesionada cuando se mueva.

Las lesiones pélvicas y espinales pueden dejar a los reptiles paralizados en la parte inferior del cuerpo.

 

 

Diagnóstico

Además de hacer un diagnóstico presuntivo basado en la observación, cualquier hueso roto o fractura en su reptil deberá ser confirmado a través de rayos X tomados por un veterinario especializado en reptiles.

 

Tratamiento

Las fracturas de huesos largos pueden repararse con ayuda o mediante cirugía. La forma más sencilla de soportar una lesión de este tipo es colocar una férula en la pata fracturada del reptil hasta que se haya curado. En algunos casos, para fracturas de huesos largos, el hueso roto deberá repararse quirúrgicamente, como con placas y alfileres, pero este tratamiento se limita principalmente a reptiles más grandes (con huesos más grandes) y siempre está determinado por el estado nutricional del reptil. y qué tan fuerte es su salud ósea.

En algunos casos, como cuando se producen rupturas graves o cuando se ha establecido una infección, será necesario amputar la extremidad afectada. La mayoría de los reptiles se adaptarán a sus cuerpos cambiados y vivirán el resto de sus vidas de otra manera normalmente.

Las fracturas óseas en reptiles necesitan tiempo para sanar, mucho más tiempo que con los mamíferos de sangre caliente. Dependiendo de la gravedad de la ruptura y el estado nutricional de tu reptil, el hueso puede tardar desde unos meses hasta más de un año en sanar por completo. Debido a esto, los reptiles que sufren lesiones óseas o espinales deben recibir un cuidado especial. Una de las formas en que esto se logra es cambiando el hábitat de su reptil, generalmente proporcionando ramas bajas y platos de aguas poco profundas para facilitar el movimiento. También es posible que desees limitar el contacto del reptil lesionado con otros reptiles para protegerlo de demasiada actividad. No hace falta decir que el descanso en la jaula es imprescindible mientras su reptil se está rehabilitando.

 

Cuidado y prevención en el hogar

Las fracturas ocurren con mayor frecuencia como resultado de enfermedades metabólicas óseas. Mejorar la dieta con vitaminas y suplementos minerales (por ejemplo, calcio en polvo), así como proporcionar la cantidad esencial de luz UVB puede ayudar a evitar enfermedades óseas en tu reptil.

La luz solar, o precisamente, la luz UVB, es una fuente primaria de vitamina D3. Es decir, los rayos UVB en la luz solar directa hacen que el cuerpo sintetice colesterol en el cuerpo, creando vitamina D3, que tiene un impacto directo en el metabolismo y el equilibrio de calcio. El calcio es extremadamente importante para la salud ósea. Prevenga el desequilibrio de calcio espolvoreando un poco de calcio en polvo sobre la comida de tu reptil dos o tres veces por semana.

Siempre proporciona exposición a la luz solar y / o luz UVB. Esto se puede lograr fácilmente con una luz de reptil colocada sobre el hábitat de su reptil. Coloca la luz de modo que esté lo suficientemente lejos como para no quemar a tu reptil, pero sin nada en el medio para bloquear los rayos; Las longitudes de onda UVB no pueden pasar a través de vidrio, plexiglás o plástico transparente. Si ves síntomas de enfermedad metabólica ósea (MBD) en tu reptil, consulta a tu veterinario de herpatología o animales exóticos de inmediato.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.