Mientras que nuestros compañeros caninos sufren de insolación con más frecuencia que sus homólogos felinos, los gatos definitivamente también pueden sufrir de insolación o golpes de calor. E incluso con el tratamiento adecuado, los resultados para los gatos suelen ser bastante deficientes, por lo que debes hacer todo lo posible para evitar que este problema ocurra.

¡Sigue leyendo para aprender todo lo que necesitas saber sobre la insolación en los gatos y descubre qué puedes hacer para mantener a tu gato fresco en todo momento!

 

Golpe de calor  

La insolación ocurre cuando la temperatura corporal mide 106 grados Fahrenheit o más (41 C). Mientras que otros procesos pueden producir una temperatura de esta magnitud, la distinción importante es que el golpe de calor ocurre cuando el calor ambiental excede la capacidad del cuerpo para disiparlo. Si la temperatura corporal se mantiene a este nivel sin un enfriamiento adecuado, pueden producirse fallos múltiples de órganos y la muerte.

 

La desventaja felina.

Cuando los humanos transpiran, la humedad en la piel se evapora, y el resultado es una disminución de la temperatura en la superficie de la piel. En otras palabras, se produce enfriamiento. Los gatos pueden sudar, sin embargo, dado que la mayor parte de su piel está cubierta de pelo, resulta ser un mecanismo de enfriamiento mucho menos efectivo para ellos.

Dato curioso: los gatos también transpiran a través de las almohadillas de sus patas cuando están estresados. Si tu veterinario usa una mesa de exploración de metal, es posible que notes huellas sudorosas cuando tu gato camina allí.

 

¿Qué pasa con el jadeo, que permite a los perros evaporar la humedad de sus lenguas y refrescarse?

Resulta que en los gatos, jadear es menos una forma de indicar que un gato está caliente y más una indicación de dificultades para respirar. El mensaje es que jadear en los gatos nunca es normal, y siempre debe provocar una visita expedita al veterinario, para determinar si hay problemas cardíacos o respiratorios.

 

 

Afeitar el pelo largo

Los gatos de pelo largo tienen significativamente más pelo que sus contrapartes de pelo corto, así que considera un afeitado profesional cuando el clima se calienta. Busca un peluquero que se sienta cómodo manejando gatos y que pueda hacerlo de una manera que produzca un mínimo de estrés para tu hijo de pelo. Un corte popular para los gatos de pelo largo es el corte de león en el que el pelo del cuerpo se afeita casi hasta la piel, pero se deja casi intacta en la cabeza, las patas y el extremo de la cola.

 

Mantenga a su gato un espacio interior bien ventilado

Hay muchas buenas razones para mantener a tu gato dentro de la casa, y el calor es solo una de ellas. Obviamente, la probabilidad de que tu gato se sobrecaliente es casi nula si se mantiene en un espacio interior fresco y bien ventilado. Si tienes aire acondicionado, déjalo a una temperatura agradable 75 grados  F o menos (23 C), incluso cuando estés lejos, para asegurarte de que tu gato esté cómodo. Mantener a tu gato dentro de la casa también reduce las posibilidades de ejercicio agotador y estresante, como ser perseguido por un perro, lo que podría contribuir al desarrollo de un golpe de calor en un caluroso día.

Si tu gato debe pasar tiempo al aire libre, asegúrate de que haya suficiente sombra disponible, así como al menos dos fuentes de agua dulce que se cambien a diario. Compra una cama que se eleva un par de pulgadas del suelo para estimular la circulación de aire y el enfriamiento. También puedes enchufar un ventilador cerca de los caminos principales de tu gato. Solo asegúrate de que estés construido con jaulas adecuadas alrededor de la cuchilla para evitar que los gatos curiosos se lesionen.

 

Anticipar y mitigar los peligros.

La insolación en gatos puede ocurrir incluso en ausencia de temperaturas elevadas. Minimiza el riesgo de insolación examinando su entorno para detectar posibles peligros que podrían exponer a tu gato a temperaturas elevadas sin posibilidad de escape. Asegúrate de que el garaje esté fuera del alcance de tu gato, y si tienes un gato al aire libre que va y viene de un área tal que (sin fuentes externas de enfriamiento) asegúrate de que haya una ruta de escape, como la puerta de un perro. Manten la puerta de la secadora cerrada cuando no esté en uso. Y nunca dejes a tu gato en su automóvil, ya que pueden ocurrir rápidamente elevaciones peligrosas de temperatura en el interior del automóvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *