RESUMEN 

La enfermedad dental en perros es una de las enfermedades más comunes en perros adultos y se trata mejor con un cuidado preventivo completo.

GRAVEDAD:

La gravedad es de leve a grave


  • Requiere un diagnóstico por un veterinario.
  • Esta es una afección crónica que requiere atención preventiva continua, pero los problemas principales se pueden remediar.
  • Tratable por un veterinario, por el padre de la mascota.
  • La transmisión no es posible entre animales y personas, pero se sospecha un componente genético
  • El diagnóstico requiere un examen físico (despierto y sedado), radiografías dentales

MUY COMÚN EN

Todos los perros de mediana edad a mayores. Las razas pequeñas y medianas tienden a desarrollar enfermedades significativas.

Síntomas y Signos

Los signos clínicos más comunes en perros con enfermedades dentales incluyen mal aliento (halitosis), sarro visible (cálculos) y dientes flojos. Los perros con dolor oral significativo también pueden exhibir babeo excesivo, patear o frotarse la boca, recoger comida y dejarla caer, y renuencia a comer o masticar juguetes.

Diagnóstico

El diagnóstico inicial de la enfermedad periodontal se puede hacer visualmente durante un examen físico normal en un paciente que coopera. Sin embargo, un examen oral mientras un perro está consciente no es tan completo como el examen oral realizado bajo anestesia general, y muchos problemas pueden pasarse por alto sin darse cuenta. Mientras está anestesiado, se pueden medir las áreas debajo de la encía (bolsas periodontales), se puede evaluar el grado de sarro, se pueden identificar los dientes flojos y se pueden realizar radiografías dentales (para evaluar el grado de pérdida ósea). Estos procedimientos determinarán el grado de enfermedad periodontal, para que se puedan tomar las medidas adecuadas.

Causalidad

Se encuentra algún grado de enfermedad periodontal en la gran mayoría de los perros mayores de 6 años. Esto ocurre como resultado de que las bacterias normales dentro de la boca se adhieren a las proteínas de la saliva, que se adhieren a la superficie de un diente para formar placa. Durante 24 a 48 horas, esta placa se endurece o mineraliza en la superficie de un diente formando sarro (cálculo dental). A medida que pasa el tiempo, el sarro cargado de bacterias se acumula, lo que hace que las bacterias inicialmente causen inflamación en la superficie de la encía (línea de las encías). 

Eventualmente, la inflamación continúa debajo de la encía, causando una gingivitis más significativa (inflamación de la línea de las encías), que puede provocar sangrado cuando se sondea la encía. Con una mayor progresión de la enfermedad periodontal, los perros pueden desarrollar mal aliento (halitosis), pérdida de hueso alrededor de las raíces de los dientes que causa dientes flojos, pérdida de dientes y dolor oral significativo.

La enfermedad periodontal se divide comúnmente en 4 etapas (siendo 1 la más leve y 4 bastante grave) según el grado de gingivitis, la cantidad de espacio debajo de la encía (bolsas periodontales) y el grado de pérdida ósea. Afortunadamente, la enfermedad periodontal se puede prevenir con el cuidado adecuado tanto por parte del veterinario como del dueño de la mascota. Hay un componente genético que puede conducir a una enfermedad dental más significativa en algunos perros que en otros, al igual que en los humanos.

En los seres humanos, los estudios han demostrado que las enfermedades periodontales significativas permiten que las bacterias ingresen al torrente sanguíneo a través de bolsas periodontales profundas. Esta presencia de bacterias sistémicas puede estar relacionada con una serie de problemas en todo el cuerpo, incluido un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y parto prematuro, así como vínculos con la obesidad, la artritis y la aterosclerosis. Los estudios veterinarios han mostrado algunas asociaciones entre la enfermedad periodontal y los cambios en los riñones, el corazón y el hígado, pero se están realizando más estudios.

Tratos

  • CUIDADO EN EL HOGAR

    La parte más importante del manejo de la enfermedad periodontal es la prevención en el hogar. El mejor método de cuidado dental preventivo es el cepillado de dientes en el hogar. Muchos perros son más tolerantes a que les cepillen los dientes de lo que esperan los dueños. El objetivo ideal es cepillar las superficies externas de los dientes de un perro dos veces al día (una vez al día como mínimo) con un cepillo de dientes húmedo (usar un cepillo de dientes de cabeza o de dedo del tamaño de un niño puede ser útil en perros más pequeños). 

    Después de cepillarse con un cepillo de dientes húmedo, unte una cantidad de pasta de dientes para mascotas del tamaño de un guisante sobre las superficies exteriores de los dientes con un dedo o una toallita. Algunos perros o dueños de mascotas son reacios a agregar el cepillado de dientes a la rutina diaria, que es donde los enjuagues antisépticos orales, los aditivos antisépticos para el agua o los masticables dentales pueden ser beneficiosos. 

    Se ha demostrado que los alimentos secos y las golosinas son más beneficiosos para la salud dental general que los alimentos enlatados y las golosinas blandas.

  • CUIDADOS DE APOYO

    La mejor atención de apoyo después de una limpieza dental con anestesia o procedimientos quirúrgicos se realiza en el hogar a través del cepillado de dientes regular, enjuagues bucales antisépticos, aditivos antisépticos para el agua y masticables dentales o dietas.

  • MEDICAMENTOS

    En casos severos de dolor oral e infección, se pueden necesitar antibióticos y analgésicos.

  • PROCEDIMIENTOS MÉDICOS

    Ninguna

  • DISPOSITIVOS

    Ninguna

  • CIRUGÍA

    La mayoría de los perros deben someterse a limpiezas dentales profilácticas anestesiadas cada 1 o 2 años. Esta frecuencia aumenta en perros con una predisposición genética aparente a una enfermedad periodontal más significativa, y puede ser necesaria cada 6 a 12 meses. Bajo anestesia general, se debe realizar un examen oral completo y radiografías dentales. A partir de ahí, los dientes se limpian con raspadores portátiles y ultrasónicos, seguidos de un pulido dental. Si se observa una pérdida ósea significativa o si un diente está flojo, será necesaria la extracción para mejorar el dolor y la salud bucal en general. Las extracciones dentales de boca completa pueden ser necesarias en casos graves de enfermedad periodontal.

  • ESPECIALISTAS

    Los médicos generales pueden realizar la mayoría de las limpiezas dentales, radiografías y extracciones. Los casos graves de enfermedad periodontal o aquellos con factores de complicación (es decir, mayor riesgo anestésico o necesidad de una endodoncia) pueden requerir una junta veterinaria especializada certificada en odontología o anestesia.

Costo del tratamiento

Una profilaxis dental completa (limpieza) bajo anestesia e incluyendo radiografías dentales puede oscilar entre $500 y $1200 dependiendo del tamaño del perro y la gravedad de la enfermedad periodontal existente. Las extracciones, si están indicadas, aumentarán el costo total en varios cientos de dólares dependiendo de la cantidad de dientes extraídos y de dientes específicos. Algunos dientes requieren mucho más tiempo y esfuerzo para extraerlos.

Recuperación

No existe una recuperación definitiva de la enfermedad dental en los perros. Esta condición requiere prácticas preventivas continuas de buena atención domiciliaria y limpiezas veterinarias profesionales periódicas.

Supervisión

Durante los exámenes anuales o semestrales, un veterinario puede realizar exámenes orales visuales en perros cooperativos para rastrear cualquier progresión de la enfermedad periodontal.

Prevención

El cuidado adecuado en el hogar, incluido el cepillado diario de los dientes (como se describió anteriormente), los enjuagues antisépticos orales, los aditivos antisépticos para el agua y los masticables dentales pueden prevenir una cantidad significativa de enfermedad periodontal. También se necesitan limpiezas dentales profesionales regulares bajo anestesia general para controlar la enfermedad dental existente y prevenir más problemas antes de que comiencen.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.