¿Qué harías si tu caballo se rompiera una pata? ¿Llamarías inmediatamente a tu veterinario equino si tu pony desarrollaba una fiebre leve? ¿Es motivo de preocupación para tu yegua la falta de apetito?

Los propietarios de caballos se hacen estas y otras preguntas similares a lo largo de la vida de su caballo. Pero, ¿sabes qué heridas, enfermedades y lesiones constituyen una emergencia? Es cierto, cada situación es diferente. Pero hay algunas pautas básicas para ayudarlo a determinar cuándo buscar atención veterinaria para tu caballo.

 

caballo

Conoce los signos vitales de su caballo

Es importante conocer la temperatura, el pulso y la respiración normales de tu caballo. Los signos vitales  son la primera pista de una enfermedad, lesión u otra anomalía. Toma su temperatura y mide las frecuencias cardíaca y respiratoria en diferentes momentos durante unos pocos días para determinar qué es lo normal. Los rangos normales son:

Temperatura – 99 ° F a 101 ° F, aunque la temperatura puede aumentar hasta 3 grados dependiendo de la temperatura ambiente, el nivel de ejercicio y el grado de deshidratación. La temperatura se toma rectalmente, usando un termómetro digital.

Frecuencia cardíaca / pulso : 32-48 latidos por minuto, aunque la edad, la temperatura ambiente, la humedad, el ejercicio y la excitación pueden afectar el ritmo cardíaco. Verifica su frecuencia cardíaca con un estetoscopio colocado sobre sus costillas, justo detrás de las patas delanteras. O toma su pulso en el interior de la mandíbula o en el «tobillo».

Frecuencia respiratoria : 12-16 respiraciones por minuto, aunque la temperatura ambiente, la humedad, el ejercicio y la excitación pueden afectar la frecuencia respiratoria. Mira las fosas nasales o los flancos y cuenta la cantidad de veces que respira.

Además, siempre revisa a tu caballo por heridas, dolor o lesiones mientras lo acicala.

 

Las tres etapas de las emergencias equinas

Básicamente, todas las heridas y enfermedades de los caballos se dividen en tres categorías: críticas, urgentes y menores. Una emergencia crítica requiere atención inmediata por parte de tu veterinario equino. En el otro extremo del espectro, a menudo se puede observar una emergencia electiva hasta su próxima visita al veterinario. Por supuesto, en caso de duda contacta a tu veterinario.

Antes de llamar Independientemente del tipo de emergencia que haya sufrido tu caballo, hay cierta información que tu veterinario necesitará para evaluar inmediatamente la situación. Reúne la siguiente información antes de llamarlo:

  • Temperatura, pulso / frecuencia cardíaca y frecuencia respiratoria
  • Ubicación y gravedad de cualquier lesión, herida o cojera
  • El comportamiento de tu caballo, incluyendo depresión o agitación
  • Ubicación de cualquier hinchazón y si hay algo de calor presente

 

Etapa 1: Emergencias críticas

Comunícate con tu veterinario de inmediato Las siguientes son solo algunas de las situaciones que son graves y potencialmente mortales.

  • Fracturas óseas o cojera severa en las que tu caballo no puede soportar su peso
  • Respiración anormal, que incluye respiración acelerada y angustiada o vías aéreas bloqueadas
  • Sangrado profuso de cualquier lesión o herida, especialmente si la sangre es de color rojo brillante
  • Disfunción neurológica (escalonamiento, falta de coordinación o cambio de comportamiento)
  • Lesión o trauma en los ojos, especialmente si tu caballo no está dispuesto a abrir sus párpados
  • Lesión a cualquier estructura vital (ojos, genitales, articulaciones, etc.) o heridas que requieren puntos de sutura
  • Signos de cólico severo, incluyendo pérdida de apetito y producción fecal reducida
  • Signos vitales anormales, que incluyen: Temperatura superior a 102 ° F Pulso superior a 80 latidos por minuto
  • Respiración elevada mientras está en reposo
  • Laminitis aguda, convulsiones, insolación, cólicos intensos o persistentes o diarrea acuosa
  • Cualquier yegua que tarde más de 30 minutos en liberar a su potro
  • Ingestión sospechada o conocida de un veneno o toxina
  • Heridas punzantes

 

caballo

 

Etapa 2: Emergencias urgentes

Comunícate con tu veterinario ese mismo día o al día siguiente Las siguientes situaciones requieren atención inmediata; sin embargo, cada uno generalmente se puede administrar con ciertas medidas de primeros auxilios. Ponte en contacto con su veterinario para programar una cita tan pronto como sea posible

  • Inicio repentino de cojera en la que tu caballo puede soportar su peso
  • Traumatismo superficial o lesión lejos de los ojos, genitales, articulaciones, etc.
  • Laminitis crónica o brotes de la enfermedad respiratoria inflamatoria crónica
  • Temperatura, respiración o frecuencia cardíaca levemente elevadas

 

Etapa 3: emergencias menores

Programa una cita con tu veterinario Las siguientes situaciones generalmente pueden esperar una cita programada. Sin embargo, debes monitorear continuamente a tu caballo y contactar a tu veterinario inmediatamente si empeora una emergencia menor. Observa a tu caballo de cerca y haz una nota para hablar con tu veterinario si tu caballo exhibe:

  • Ligera cojera
  • Erupciones cutáneas, etc.
  • Leve descarga ocular sin dolor o pérdida de la visión
  • Apetito ligeramente reducido pero por lo demás saludable
  • Ligera dificultad para masticar
  • Leve secreción nasal sin fiebre o respiración pesada

 

Formas simples de ayudar a prevenir emergencias equinas

En algunos aspectos, las enfermedades, lesiones y heridas son inevitables para la mayoría de los caballos. Sin embargo, hay ciertas cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir muchas enfermedades y frenar algunas lesiones antes de que ocurran. La clave es mantener a tu caballo en la mejor salud posible.

Además, debes analizar la atención de emergencia con cualquier persona que atienda a tu caballo. Esto es especialmente importante si abordas a tu caballo o si alguien lo está cuidando mientras estás de vacaciones. De hecho, cualquier persona que esté en contacto con tu caballo debe tener la información de contacto de tu veterinario. También debe presentar una exención por escrito con tu veterinario equino que autorice a su (s) cuidador (es) elegido (s) a coordinar la atención veterinaria mientras estés fuera.

Las emergencias equinas siempre son un momento aterrador. Sin embargo, al evaluar la situación teniendo en cuenta las pautas anteriores, puedes ayudar a garantizar que tu caballo se encuentre rápidamente en el camino hacia la recuperación.

 

caballo

 

Para mantener a su caballo saludable, siempre:

  • Programa exámenes físicos regulares
  • Inmuniza a tu caballo con las vacunas correctas
  • Controla los parásitos internos con antiparasitarios apropiados
  • Controla los insectos con repelentes apropiados, hojas de moscas y trampas
  • Programa exámenes dentales regulares y visitas a herradores

Ante cualquier duda siempre te aconsejamos acudir de forma inmediata a tu veterinario. Siempre ten los números de emergencia a la mano, así como un pequeño botiquín de primeros auxilios.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.