Recuerdo haber tenido un breve curso de invierno en la escuela de veterinaria titulado «Relaciones entre humanos y animales» y haber aprendido sobre la multitud de formas en que las personas interactúan con los animales, ya sean mascotas, vida silvestre, animales de prueba de laboratorio o animales de granja. Recuerdo haber explorado con mis compañeros de clase los matices de las Cinco Libertades, las diferencias entre los derechos de los animales y el bienestar de los animales, y las formas muy complejas en las que hemos llegado a pensar en los animales con los que compartimos este planeta.

Al leer “Algunos amamos, otros odiamos, otros comemos”, un libro de Hal Herzog, me transporté de inmediato a la sala de conferencias de Tufts, en la que comencé a pensar más en profundidad sobre cómo me relaciono con los animales. Herzog, profesor de psicología y pensador líder en el campo interdisciplinario de la antrozoología (el estudio de los seres humanos que interactúan con seres no humanos), tiene una forma de hacer que el lector considere diferentes perspectivas sobre los temas.

 

 

Ejemplo

Por ejemplo, profundiza en gran detalle sobre la industria alimentaria y las implicaciones morales de criar pollos de engorde en condiciones opresivas antes de su sacrificio a las siete semanas de edad, así como las peleas de gallos, una práctica que está prohibida en los 50 estados a partir de 2008. Aunque A menudo un resultado sangriento y fatal, las personas que crían gallos de pelea afirman que los aman, les dan de comer alimentos saludables y les dan suficiente espacio para deambular y perseguir gallinas afuera durante dos años antes de que mueran en la batalla. Parece una vida más feliz que en una planta de pollos abarrotada, pero ¿quién soy yo para decirlo?

Yo y, me imagino, muchos de mis colegas y clientes aquí en la ciudad de Nueva York no pasamos la mayor parte del día pensando de dónde viene nuestra comida (ni en las peleas de gallos), pero nos deleitamos con el deleite que nos brindan nuestros perros y gatos. No son tanto mascotas como miembros de nuestra familia. El vínculo humano-animal es increíblemente complejo y ha sido interesante volver a todos los temas candentes.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.