Sabes que es importante cepillarte los dientes. Nosotros, los humanos, tenemos una variedad aparentemente interminable de herramientas para mantener nuestras sonrisas brillantes y saludables, desde cepillos eléctricos hasta pastas dentales especializadas y blanqueadores.

Pero ¿qué pasa con los dientes de tu gato?. Los gatos, al igual que los humanos, también sufren problemas dentales, y si bien es posible que no tengan que hacer un presupuesto para los aparatos ortopédicos, es necesario realizar algunos cuidados orales en el hogar.

 

Afecciones dentales

La afección dental más común con la que se trata el gato es la reabsorción dental felina . La reabsorción felina de los dientes es un ataque del cuerpo a los dientes. Básicamente se derriten los agujeros en los dientes. Estadísticamente, alrededor del 70 por ciento de los gatos tendrán uno o más dientes afectados en la boca a lo largo de sus vidas .

No se conoce la causa exacta de este problema, pero se cree que algunos gatos probablemente tienen una predisposición genética. Se cree que la placa y las bacterias que viven en los dientes son, al menos parcialmente, culpables.

 

 

Además de la reabsorción dental felina, la enfermedad periodontal (más comúnmente conocida como enfermedad de las encías) también es bastante común en los gatos, especialmente en los gatos jóvenes. Como la biopelícula bacteriana, o placa, se asienta en los dientes y debajo de la línea de las encías, estará presente la gingivitis. Esta inflamación progresará con el tiempo y conducirá a la pérdida ósea o enfermedad periodontal.

La mejor manera de prevenir tanto la reabsorción de los dientes como la enfermedad de las encías es una rutina diaria de cepillado en el hogar que comience a una edad temprana. Debido a que los dientes de los gatos crecen completamente alrededor de los seis meses de edad, hay que  comenzar desde entonces.

Antes de cepillar los dientes de tu gato por primera vez, pídele a tu veterinario que haga un examen. Cualquier problema debe ser abordado antes de comenzar una rutina de cuidado oral.

Si un gato tiene reabsorción dental y tratas de cepillarlo dolerá bastante. Un veterinario sabrá si necesitan cuidado en un diente. Si no lo necesitan, puedes intentar cepillarlos en casa. Si lo necesitan, espera un par de semanas. Luego, después de que se curen de la extracción o tratamiento, puedes comenzar una rutina.

 

 

Formas de cepillar

Deje que tu gato pruebe la pasta de dientes antes de introducir un cepillo. Pon un poco en tu dedo y deja que tu gato huela y lama. Luego, puedes intentar ponerlo en sus dientes y frotar el dedo de un lado a otro.

Cualquier pasta de dientes que uses con tu gato debe ser enzimática y adecuada para mascotas. Esto significa que no hay flúor y lejías, como se encuentra en la pasta de dientes humana. Es importante recordar que nuestras mascotas no escupen, por lo que la pasta de dientes debe ser segura para tragar.

Una vez que estés listo para un cepillo de dientes, usa un cepillo de dientes de cerdas blandas pediátrico humano. Mientras que algunos cepillos diseñados específicamente para mascotas son buenos, nada supera la calidad de un cepillo humano. Pon tu dedo índice en la parte posterior del cepillo. No lo sostengas como lo harías por ti mismo. Esto te da la capacidad de saber realmente lo que estás haciendo allí.

Solo es importante cepillar el exterior (lado de la mejilla) de los dientes de un gato, ya que la lengua es capaz de mantener el interior de los dientes relativamente libre de placa.

Cada paso debe repetirse unas cuantas veces antes de avanzar al siguiente paso. Recompensa generosamente los comportamientos positivos con las golosinas favoritas de tu gato.

 

 

Errores comunes

Tan pronto como empiezas a sostener al animal para que lo cepille, estás cometiendo un error. Tienen que permanecer allí tácitamente y dejar que lo hagas. Puede tomar dos semanas o más para que tu gato se calme lo suficiente,  pero no debes comenzar a cepillarse hasta que esté listo.

No importa cuán lentamente tomes las cosas, algunos gatos simplemente no te permitirán acercarte a sus dientes. Para estos gatos, hay productos sin cepillado diseñados para ayudar a mantener los dientes saludables. Hay dietas dentales de prescripción que puedes hablar con tu veterinario. Estos productos tienen prevención de placa y sarro. También hay geles y aditivos para el agua que evitan la acumulación de placa cuando se usan según las indicaciones.

Consulta con tu veterinario antes de probar cualquier producto nuevo. Y no importa cuánto cepillado tu gato te permita hacer, programa un examen anual de salud bucal para asegurarte de que sus dientes y encías estén sanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *