La rana cornuda malaya (Megophrys nasuta) es una increíble maravilla de la evolución. Con características y hábitos físicos únicos que hacen que sea prácticamente imposible de detectar visualmente entre la hojarasca, este habitante de las selvas tropicales del sureste de Asia es uno de los anfibios más crípticos de la naturaleza. Aunque este maestro del camuflaje tiene una existencia sigilosa en su hábitat nativo, esta interesante especie está habitualmente disponible para el aficionado, pero solo ocasionalmente es criada en cautividad.

 

¿Qué hace que la rana cornuda malaya sea tan críptica?

Con un cuerno triangular o proyecciones en forma de hoja que se extienden sobre cada ojo y su nariz (en realidad, el nombre científico es ‘nasuta’ se refiere a la proyección triangular larga de la piel en la punta de su hocico), la rana podría confundirse fácilmente con una hoja muerta en el suelo del bosque. Dos pliegues estrechos de piel que se extienden a lo largo de su espalda le dan al dorso de este anfibio fornido un aspecto bastante angular, muy parecido a un bombardero furtivo, pero también una calidad que le da una sorprendente similitud con una hoja. Finalmente, una superficie de color marrón oscuro con manchas irregulares y marcas en la parte superior de un cuerpo de color marrón rojizo  facilita que se mezcle con el fondo del bosque.

La rana cornuda malaya se encuentra en el bosque pluvial desde el sur de Tailandia hasta Sumatra y Borneo. De hábitos terrestres, esta rana parece ser observada con mayor frecuencia cerca de las orillas de los ríos y otros cuerpos de agua. Se ha encontrado que los juveniles generalmente se retiran bajo las hojas muertas durante el día, mientras que los adultos tienden a esconderse debajo de grandes troncos y rocas. Muchos investigadores han comentado la dificultad de localizar esta especie durante las horas del día, pero ten en cuenta que todo lo contrario es cierto durante la noche. ¿Por qué? Parece que si bien la rana cornuda malaya es extremadamente camuflada durante el día, la luz de las linternas se refleja fácilmente en los ojos de la rana durante la noche, revelando instantáneamente su ubicación. Otro regalo a la posición de esta rana sigilosa, especialmente durante la temporada reproductiva.

Sus cabezas grandes y sus bocas anchas les permiten tomar presas relativamente grandes. Un informe encontró que se pueden comer caracoles de hasta dos pulgadas (5 cm) de ancho, así como alimentos potencialmente problemáticos como los ciempiés y los escorpiones. Otros alimentos, como insectos, gusanos, babosas, otrsa ranas y pequeños mamíferos, completan su variado menú en la naturaleza. Pero espera, eso no es todo! ¡La especulación de un biólogo sugiere que la rana cornuda malaya es probablemente caníbal también!

 

Reloj cautivo de la salud

La rana cornuda malaya ha sido un elemento básico en el comercio de herpes durante más de 50 años. Desafortunadamente, los especímenes capturados en el medio silvestre todavía se importan con frecuencia, ya que esta rana ha demostrado ser bastante difícil de reproducir en cautiverio con cierta regularidad. Las razones de esto son probablemente muchas, una de las cuales es obtener animales sanos. El largo y arduo viaje involucrado en el proceso real de captura y transporte produce una cantidad considerable de problemas de salud.

 

 

Esta especie es bastante delicada en cautiverio, y las preocupaciones de salud deben abordarse de inmediato al momento de la adquisición. El estrés parece ser la causa más común que puede afectar su salud. Los parámetros ambientales inadecuados, así como el proceso de recolección, envío y mantenimiento, parecen afectar a estas ranas sensibles, por lo que el mejor consejo es adquirir muestras de un distribuidor de confianza inmediatamente después de la importación, si no puedes obtener una que sea criada en cautividad.

 

Afecciones

Al igual que con muchos anfibios capturados en la naturaleza, estos individuos tienden a tener una gran cantidad de parásitos. Algunas fuentes sugieren que el tratamiento profiláctico de los parásitos puede estar en orden, pero de cualquier manera, se recomiendan los exámenes fecales de un veterinario. El fenbendazol se ha utilizado con éxito aparente con esta especie para nematodos, al igual que la ivermectina administrada por inyección o por vía tópica.

Las ulceraciones bacterianas y las infecciones son otro problema con esta especie. Las áreas rojas en la parte inferior de los especímenes recién adquiridos, así como las lesiones traumáticas alrededor de la cabeza deben ser motivo de preocupación. Los antibióticos, como Baytril (enrofloxacina), se han utilizado con éxito en el tratamiento de algunos de estos problemas, pero las áreas enrojecidas también pueden ser un signo de hongo quitrídico, un problema potencialmente devastador que ha afectado a especies de anfibios en todo el mundo. Esto trae consigo una acción importante a tener en cuenta al adquirir esta o cualquier otra herp para esa materia. Todas las adquisiciones recientes, independientemente de la especie, deben ponerse en cuarentena en una habitación separada, lejos del resto de tu colección (siempre que tengas otros animales), durante 60 a 90 días. Las adquisiciones recientes de anfibios solo deben ser atendidas después de cuidar su colección principal y no al revés. Los procedimientos estrictos de higiene no deben ser descuidados.

 

Cuidados

Después de los problemas de salud, el alojamiento adecuado, la temperatura y la humedad son los factores más importantes para el mantenimiento exitoso de esta especie. A pesar de que la rana cornuda malaya es terrestre, la altura de la jaula es extremadamente importante al elegir un recinto para adultos debido a su capacidad para saltar y lesionarse en el techo de la jaula. Una jaula con un techo de 16 pulgadas (acuario de 20 galones o 80 litros) parece funcionar bien con los adultos. Como mínimo, un adulto o dos pueden alojarse temporalmente en un recinto de este tipo, pero se recomienda encarecidamente alojamientos más grandes.

 

 

El diseño de la jaula puede ser variable, pero la cobertura adecuada es importante para reducir los niveles de estrés en esta especie. Algunas autoridades sugieren que la mitad del área disponible del recinto debería usarse como una sección de agua, pero se ha descubierto que los adultos pueden mantenerse adecuadamente simplemente suministrando un recipiente de agua de 4 pulgadas (10 cm) de diámetro dentro del recinto. Las plantas en macetas vivas, como Pothos, Philodendron o Spathiphyllum, funcionan bien y ayudan a proporcionar cobertura y humedad. Los trozos de corteza de corcho también son excelentes artículos de tapa. Los sustratos son una cuestión de elección; las toallas de papel, la goma espuma, el césped artificial, así como los elementos naturales, como la grava, el musgo laminado o el musgo sphagnum, han funcionado bien. Es importante recordar que la rana cornuda malaya es una comedora muy entusiasta.

 

Temperatura

Las temperaturas deben estar ligeramente del lado más frío para el mantenimiento de esta especie. La rana cornuda malaya se desempeña bien a temperaturas que van desde la mitad de los 60 a los 70 grados Fahrenheit (15 a 21 C). La humedad debe mantenerse bastante alta en alrededor de 60 a 80 por ciento. Esto puede lograrse reduciendo (pero no eliminando) la ventilación, así como la nebulización diaria con agua. A estos tipos les gusta la humedad, pero el interior de la jaula debe estar dispuesto de tal manera que haya áreas húmedas y algo más secas.

 

Alimentación

La rana cornuda malaya parece ser un alimentador tan oportunista en cautiverio como lo es en la naturaleza. Han aceptado varios alimentos, entre los que se incluyen grillos, lombrices de tierra, babosas, gusanos de cera, cucarachas y ratones rosados. El movimiento del objeto de presa es esencial para provocar una respuesta de alimentación en especímenes sanos. Las ranas cornudas cautivas deben ser alimentadas entre dos y cuatro veces a la semana. La suplementación con vitaminas y minerales cada dos o tres alimentaciones, así como los insectos que alimentan los intestinos, también deben formar parte del régimen de alimentación.

 

Cría de la rana cornuda malaya

Aunque la rana cornuda malaya se ha reproducido en cautiverio varias veces, parece que no ha habido un esfuerzo concertado para establecer una población cautiva, en parte debido al precio relativamente barato de las importaciones. Esto, junto con el mantenimiento de especímenes saludables a largo plazo, ha obstaculizado el éxito reproductivo continuo en esta especie.

 

 

Las hembras adultas, que son sexualmente dimorfas, generalmente se pueden diferenciar rápidamente de los machos solo por su tamaño, con frecuencia las hembras son dos o tres veces más grandes que sus contrapartes. Otras características sexualmente dimorfas incluyen una longitud de la pata más larga (tibia) en los machos, así como ligeras variaciones de color en especímenes de ciertas regiones geográficas. Se ha observado que los machos de Borneo, por ejemplo, tienen una garganta sólida de color marrón-negro, donde las hembras tienden a tener una franja mediana oscura longitudinal en sus gargantas. También se ha informado que los machos tienen color marrón oscuro en los dos primeros dedos y una proyección nasal algo más larga. Algunos sugieren que las hembras tienen cabezas más anchas (en relación con el tamaño), pero esta sugerencia también ha sido refutada por otros.

 

Proceso de cría 

El procedimiento para la cría de esta especie no es diferente al de otras especies de ranas. Los adultos bien aclimatados deben instalarse en un recinto grande para inducir la reproducción. Se debe proporcionar un área de agua suficientemente grande a una profundidad de 2 a 3 pulgadas (5 a 7.5 cm). El área de tierra debe ser lo suficientemente grande y estar dispuesta con suficiente cobertura para permitir que las ranas adultas retiren las áreas si lo desea. Manten esta especie en el lado seco (40 a 60 por ciento de humedad) y ligeramente más fría (de media a alta a 60 grados Fahrenheit (15 C)) durante tres a cuatro meses y luego aumente la humedad al llover sobre ellas. Este período debe coincidir con los meses de invierno en América del Norte para aprovechar los cambios naturales de temperatura, humedad y fotoperíodo.

Para llover sobre las ranas, un anillo de aspersión que se sujeta al tubo del acuario y se coloca en la parte superior apantallada de un recinto funcionará bien. Al funcionar con un filtro de alimentación de bote o simplemente con un cabezal de potencia, se puede lograr un rociado continuo de agua con el agua recirculada por el tubo de admisión colocado estratégicamente debajo de la superficie del agua en el recinto (del mismo modo, el recinto puede ser rígido desde el fondo). Las ranas macho comenzarán a vocalizar tan pronto como comience la lluvia. Los intervalos de lluvia deben durar varias horas para comenzar, aumentando gradualmente en el tiempo (hasta ocho u 10 horas) y esto hay que seguirlo hasta que se produce la puesta de huevos.

Es importante vigilar las ranas en la cámara de lluvia, ya que generalmente se volverán de color oscuro tan pronto como empiece a llover. Evita los períodos de lluvia excesivamente prolongados o la lluvia demasiado fuerte. Como esto podría producir estrés en las ranas. Por lo general, el amplexus se produce con bastante rapidez, en aproximadamente un día, pero la deposición real del huevo puede tomar de varios días a una semana después de que comience la lluvia intermitente. Habiendo dicho todo eso, debería retroceder unos pasos porque incluso hay hembras que ponen huevos en recipientes de agua  en pequeñas jaulas de contención sin lluvia. Imagínate.

 

 

Los huevos se ponen en la superficie del agua y debajo de ella. Las hembras pueden ser bastante prolíficas con masas de huevos que van desde unos pocos cientos hasta unos pocos miles de huevos por nidada. Los huevos de 2 milímetros de color blanquecino se desarrollan rápidamente y eclosionan en aproximadamente 12 días. Los renacuajos de 12 a 20 milímetros de largo se dispersan rápidamente en la grava, donde absorben su yema. Dentro de una semana, generalmente se pueden observar alimentándose en la superficie del agua. Con bocas en forma de paraguas, los renacuajos crean efectivamente una succión que permite que las partículas de alimentos fluyan hacia sus cavidades orales. Una variedad de comida pulverizada ha sido aceptada por renacuajos, Incluyendo los alimentos de pescado más comúnmente disponibles. La comida debe ofrecerse varias veces al día.

 

Renacuajos 

Las extremidades posteriores comienzan a aparecer en aproximadamente dos meses y medio, con metamorfosis que se produce en cualquier lugar de tres a siete meses a temperaturas que varían de 70 a 80 grados (21 a 26 C). En general, los renacuajos han funcionado mejor en tanques más grandes con grava y han establecido filtración biológica debajo de la grava que en tanques más pequeños sin filtración en los que se cambiaba el agua cada pocos días. Los recintos también deben configurarse de manera que se proporcione un área de tierra para los jóvenes recientemente transformados.

Las ranas recién transformadas son extremadamente reservadas y deben contar con un amplio refugio donde esconderse. También se debe proporcionar acceso a las zonas de aguas poco profundas. Es importante agrupar las ranas recientemente transformadas según el tamaño, ya que se ha observado el canibalismo entre los jóvenes. Los niveles de humedad se deben mantener bastante altos mediante la restricción parcial de la ventilación y la nebulización diaria. Generalmente, restrinja la ventilación cubriendo parte de la cubierta de la pantalla del recinto o abriéndolo con una envoltura plástica de grado alimenticio o con láminas acrílicas transparentes. Descubrí que los juveniles aceptan una variedad de alimentos pequeños, como grillos con cabeza de alfiler, gusanos mosca de la fruta, gusanos blancos y gusanos pequeños de cera. La madurez se puede alcanzar en el primer año.

 

Una rana fresca

Sin lugar a dudas, la rana cornuda malaya es en realidad una de las ranas más hermosas de la escena Herp. Si bien es una especie desafiante para aclimatarse y reproducirse, es extremadamente gratificante poder realmente transformar tus primeros renacuajos. Con un esfuerzo concertado, las poblaciones cautivas pueden y deben establecerse, de modo que haya menos estrés en las poblaciones silvestres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *