Recorrido por los dientes

La salud dental de tu mascota pequeña es mucho más importante de lo que muchas personas creen. De hecho, los pequeños dientes de tu mascota son realmente la clave para desbloquear todo lo que nuestro gran mundo tiene para ofrecer. Todos sabemos que los dientes se usan para deshacer los alimentos al comienzo del ciclo digestivo. En ese sentido, los dientes son la puerta de entrada a la buena salud. Pero mucha gente olvida que los animales pequeños también usan la boca y los dientes de otras formas especializadas, como explorar sus alrededores, llevar alimentos y materiales de anidación, y defenderse a sí mismos y a sus territorios. Como tal, los dientes de tu pequeña mascota están estrechamente relacionados con su salud, su felicidad y su supervivencia en general.

 

 

Dado que los dientes de tu pequeña mascota se utilizan como herramientas digestivas, explorativas y defensivas, es esencial mantener los dientes saludables. En la mayoría de los casos, un problema dental u oral puede causar una variedad de complicaciones que podrían prevenirse, ya sea malnutrición, infección o incluso una pérdida prematura de tu mascota. Pero más allá de eso, el dolor en la boca también podría obstaculizar las tareas instintivas, como anidar, criar y roer simplemente. A su vez, la incapacidad de satisfacer estos instintos podría crear problemas de comportamiento. Para agregar más al dilema, no puede decirte cuándo sus dientes están causando dolor, obstruyendo la alimentación o creciendo anormalmente. En cambio, depende de ti asegurarte de que los dientes estén sanos y cuidados.

 

Dificultades

Tratar un problema después de que haya echado raíces en la boca suele ser difícil. Pero trabajando activamente para mantener la salud dental, puede disuadir fácilmente cualquier posible problema dental antes de que lo afecte. Como con la mayoría de los problemas de salud, las medidas preventivas simples son el mejor curso de acción.

La anatomía dental de todas las mascotas pequeñas no es idéntica, aunque existen algunas similitudes. De hecho, el diseño de los dientes y la boca es para maximizar su dieta específica y natural. Por ejemplo, las plantas deben ser masticadas de manera diferente a la carne para obtener el máximo valor nutricional. Como tal, la ubicación, estructura, función e incluso la cantidad de dientes en la boca de una mascota varían, dependiendo de si es un herbívoro (que come plantas), omnívoro (que come plantas y carne) o carnívoro (que come carne). Por lo tanto, simplemente entendiendo y cumpliendo con la dieta natural, ya estás en camino de promover la buena salud dental.

 

 

Dieta y dentadura

Sin embargo, la dieta puede desglosarse aún más para explicar la anatomía dental específica. Los conejos (que son lagomorfos) y los verdaderos roedores herbívoros (como las chinchillas y los conejillos de indias) se alimentan de la vegetación fibrosa y resistente en sus entornos naturales. Esta vegetación tiende a ser baja en contenido de energía; por lo tanto, es necesario consumir grandes cantidades de esta vegetación para mantener la nutrición y los niveles de energía de su mascota. Esto significa que estas mascotas están masticando constantemente para triturar y digerir este tipo de vegetación. A su vez, los grandes dientes de afilado en la parte posterior de la boca (conocidos como dientes de las mejillas) experimentan un desgaste constante y rápido. Para compensar este desgaste, los dientes de las mejillas han evolucionado para crecer continuamente a lo largo de la vida del animal.

Sin embargo, los dientes de las mejillas de otros roedores, como hámsters, jerbos, ratas y ratones, no crecen continuamente. Estos animales se alimentan principalmente de granos, semillas y tubérculos, que son la parte carnosa y subterránea de una planta, como una papa. Debido a que esta dieta tiende a ser muy alta en contenido de energía, se necesitan menos cantidades para mantener la nutrición y los niveles de energía. Dado que estos animales están masticando menos comida, los dientes de las mejillas se desgastan menos, lo que significa que los dientes de las mejillas no necesitan crecer continuamente.

Tanto en los lagomorfos como en todos los roedores, los incisivos, que son los dientes frontales alargados diseñados para cortar a través de los alimentos, crecen continuamente durante toda la vida. Los incisivos experimentan un desgaste constante debido a la acción de corte y desgarre necesaria para separar la planta y los productos vegetales de la estructura de la planta. Estas acciones de masticación hacen que los incisivos se afilen unos contra otros durante el uso también. Sin embargo, una diferencia notable entre los lagomorfos y los roedores es que los conejos tienen dos pares de incisivos superiores (el segundo par, ubicado inmediatamente detrás de los incisivos más grandes, son pequeños y tienen forma de clavija y a menudo se los llama «dientes de clavija»). Los roedores, por otro lado, tienen un solo par de incisivos superiores.

En comparación, los dientes de otras mascotas pequeñas exóticas no crecen a lo largo de su vida. En cambio, estos dientes están diseñados para obtener y maximizar la dieta específica de estos animales. Los erizos, por ejemplo, que comen predominantemente insectos y bichos, tienen dientes especializados para crujir los exoesqueletos (cáscara externa y dura) de su presa. Los planeadores del azúcar tienen dientes que les permiten arrancar la corteza de los árboles para consumir jugos, néctares, pólenes e insectos de sus dietas.

 

 

Atención constante

Prevenir problemas dentales y orales es la forma más sencilla de cuidar sus dientes. Tiene sentido, entonces, que ofrecer una dieta rica en alimentos naturales sea la medida preventiva más importante. Después de todo, si su pequeña mascota viviera en la naturaleza, se comerían sus alimentos naturales, que naturalmente desgastarían, o no usarían, los dientes necesarios para mantener una buena salud bucal. Sin embargo, existen otros problemas dentales potenciales que debe tener en cuenta para mantenerla sana y feliz.

Al igual que los humanos, los dientes superiores e inferiores deben alinearse correctamente cuando se cierra la mandíbula. Cuando la alineación está desactivada, se conoce como «maloclusión». Existen varias causas para la maloclusión, que incluyen la genética, el traumatismo de los dientes, el crecimiento anormal, la picadura de tijera inversa y lo más comúnmente posible, la dieta inadecuada. La maloclusión puede ocurrir tanto en las mejillas como en los incisivos, lo que resulta en un desgaste desigual de los dientes, lo que a menudo permite el crecimiento excesivo de los dientes.

 

Dientes grandes

Los dientes demasiado crecidos pueden causar estragos en su salud. En algunas especies, el crecimiento excesivo de los dientes de las mejillas puede llevar a la elongación de la raíz. Cuando esto ocurre, la raíz del diente continúa creciendo a través de los tejidos orales, causando hinchazón. Si la elongación de la raíz se produce en la mandíbula superior, la raíz puede crecer hasta el punto de afectar a los ojos, dando como resultado el riego, la protuberancia o la inflamación. En los hámsters, un diente demasiado crecido podría causar que la comida impacte (encajada con firmeza) en las bolsas de las mejillas, apareciendo como una hinchazón grande y persistente de la mejilla. En los lagomorfos y roedores verdaderamente herbívoros, los dientes de las mejillas demasiado crecidos pueden causar dolor bucal severo, que resulta en una salivación excesiva, renuencia a masticar, incapacidad para cerrar la boca y reducción de la ingesta de alimentos.

Cada uno de estos casos, la situación se deteriora a medida que los dientes continúan creciendo y si no se trata, se producirá una malnutrición grave. Afortunadamente, si se produce un crecimiento excesivo y se atrapa a tiempo, un veterinario puede recortar los dientes para evitar más problemas. Una solución preventiva aún mejor para cada uno de estos problemas es ofrecer a tu mascota una dieta rica en su tipo natural de alimentos (por ejemplo, fibra alta, como el heno timothy, para conejos y roedores verdaderamente herbívoros). Para mascotas pequeñas con dientes en continuo crecimiento, complementa la dieta con una variedad de juguetes para masticar. Además, los dientes de tu mascota deben examinarse de forma rutinaria para detectar anomalías. Si observas un crecimiento anormal o si tu mascota babea, tiene dificultad para masticar, está comiendo menos o muestra dolor al tocarla alrededor de la boca o la cabeza, comunícate con tu veterinario inmediatamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *