Lo que hace que una tortuga sea diferente de todos los demás animales es su caparazón. Las conchas de tortuga han fascinado a niños y científicos durante siglos. Este artículo proporcionará información básica sobre la anatomía, el crecimiento y las enfermedades de las conchas de tortuga.

 

Anatomía

Partes de una concha

Hay dos partes en la concha de una tortuga: la parte superior se llama «caparazón» y la mitad inferior se llama «plastrón». Ambas conchas están hechas de muchos huesos fusionados. El caparazón es la fusión de unos 50 huesos, las costillas y las vértebras. El plastrón es la fusión de los huesos incluyendo las clavículas (huesos del cuello), los huesos entre las clavículas y las porciones de las costillas. Un puente huesudo se une al caparazón y al plastrón a lo largo del lado de la tortuga. Algunas tortugas tienen una articulación móvil, generalmente en el plastrón, que actúa como una «bisagra» y permite a la tortuga jalar el caparazón y el plastrón con fuerza, mientras que la tortuga retrae su cuerpo hacia la cáscara. Las conchas tienen un suministro de sangre y nervios, por lo que se puede producir sangrado y dolor si la concha se lesiona.

 

Scutes en el caparazón de una tortuga

Las conchas están cubiertas con una capa de queratina (el mismo tipo de material que forma las uñas o los cascos de los caballos). La queratina está dispuesta en parches llamados escudos, o escudos. El caparazón suele tener 38 escudos, y el plastrón, de doce a catorce. Los nombres y números de los escudos corresponden aproximadamente a los huesos adyacentes y las partes del cuerpo. Los escudos, sin embargo, no se superponen con precisión a los huesos. En cambio, están escalonados, lo que ayuda a darle más rigidez a la concha.

 

Scutes en el plastrón de una tortuga

Algunas tortugas acuáticas, como las de caparazón blando y las de mar, pueden tener menos huesos en sus caparazones, y los escudos son reemplazados por una piel coriácea.

 

Patrones de escudos

Diferentes especies de tortugas tienen escudos de diferentes patrones y diseños, y a menudo hay diferencias individuales entre los miembros de la misma especie.

 

Formas de concha

Las formas de concha de las tortugas difieren con cada especie y, a menudo, están relacionadas con el hábitat. La mayoría de las tortugas acuáticas son generalmente más planas, lo que les permite moverse más rápido a través del agua. Las tortugas, por otro lado, tienen caparazones que tienen forma de cúpula.

 

Crecimiento de la concha

A medida que una concha crece, la cantidad de escudos generalmente no cambia, pero sí su tamaño. En algunas tortugas, los escudos viejos son eliminados y reemplazados por otros más grandes y nuevos. En otras especies, incluidas las tortugas de caja, las tortugas y las tortugas de madera, los escudos aumentan de diámetro a medida que se establecen nuevas queratinas. Los «anillos de crecimiento» en escudos han sido utilizados por algunos expertos para ayudar a determinar la edad de una tortuga. La estimación de la edad basada en capas de crecimiento, sin embargo, puede ser errónea por varias razones:

Algunas tortugas producen múltiples zonas de crecimiento por año.

El crecimiento está determinado por los cambios en el ambiente (estaciones), por lo que la determinación de la edad mediante el examen de los anillos de crecimiento sería más precisa en las tortugas silvestres que en los ambientes que no cambian significativamente.

Las capas de crecimiento pueden desgastarse con la edad, por lo que se puede estimar que las tortugas mayores son más jóvenes de lo que realmente son.

 

 

Enfermedades que afectan a la concha.

Escudos retenidos

«Dysecdysis» es el término para describir la condición en la cual un escute antiguo se retiene y no se elimina adecuadamente. Esta condición a menudo se asocia con un manejo deficiente, y puede ocurrir si la tortuga no ha podido secarse o tomar el sol lo suficiente como para perder sus escudos viejos. Escudos retenidos a menudo se infectan. Una tortuga con disqudisis debe ser examinada por un veterinario.

 

Tortuga sulcata con escudos malformados

Enfermedad ósea metabólica y piramidación: una tortuga con una ingesta inadecuada de calcio o vitamina D, una exposición inadecuada a la luz ultravioleta o una enfermedad del hígado, los riñones o las glándulas paratiroides puede desarrollar una enfermedad ósea metabólica. Esto provoca el ablandamiento y malformación de los huesos. Las conchas de las tortugas con enfermedad ósea metabólica a menudo se deforman, con el área posterior del caparazón tirada hacia abajo y los escudos marginales hacia arriba. Las tortugas con enfermedad ósea metabólica pueden desarrollar escudos en forma de pirámide. La enfermedad ósea metabólica puede ser fatal; las tortugas sospechosas de tener esta enfermedad deben ser examinadas por un veterinario. Los cambios en la cría y la dieta pueden corregir el desequilibrio del calcio, pero las deformidades generalmente son permanentes.

 

El síndrome de crecimiento piramidal.

Es una condición en la cual los escudos adquieren una forma cónica. Esta condición se ha asociado con la alimentación excesiva de proteínas, calcio inadecuado, bajo contenido de fibra y otros excesos o deficiencias en la dieta.

 

Insuficiencia renal y desprendimiento de escudos

Aunque es poco frecuente, se ha informado que la insuficiencia renal en una tortuga causa que una tortuga se deshaga de sus escudos. Los riñones ayudan a mantener los niveles adecuados de calcio y fósforo en la sangre. Si los riñones fallan, aumenta el nivel de fósforo en la sangre. El cuerpo de la tortuga intenta compensar moviendo el calcio de los huesos al torrente sanguíneo. Los huesos en la concha, entonces, pueden volverse blandos.

 

Úlceras

Las úlceras de la cáscara pueden ser superficiales o profundas y pueden denominarse «podredumbre de la cáscara». Las úlceras son generalmente el resultado de la mala gestión. Las tortugas con lesiones de concha ulcerativas deben ser examinadas y tratadas por un veterinario, ya que las úlceras pueden infectarse y penetrar a través de la concha. La cáscara deberá limpiarse diariamente y se eliminará el tejido muerto. Se requieren antibióticos tópicos y / o inyectables en el caso de infecciones bacterianas. Las úlceras profundas pueden necesitar reparación a través de la cirugía y la aplicación de material acrílico o fibra de vidrio. En una enfermedad llamada «enfermedad ulcerativa cutánea septicémica» o SCUD, se pueden observar úlceras tanto en la cáscara como en las piernas. Esta condición a menudo se asocia con la bacteria Citrobacter freundii.

 

Lesiones

Las lesiones debidas a traumas, mordeduras de animales o quemaduras pueden causar dolor, pueden provocar infecciones y pueden causar escudos deformes a medida que se curan. Aunque el caparazón tiene una capacidad notable para repararse a sí mismo, cualquier veterinario con una lesión en el caparazón debe ser examinado por un veterinario. Pueden ocurrir infecciones fatales.

 

Otras causas de escudos deformados

Los escudos también pueden deformarse en tamaño o forma debido a la genética o la incubación inadecuada de huevos.

 

El caparazón de una tortuga es una adaptación asombrosa que ha permitido a las tortugas existir durante milenios. La dieta adecuada, la crianza y el cuidado son vitales para mantener una cáscara saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *