Entonces, es hora de «arreglar» a su mascota. ¿Qué significa eso realmente? ¿Qué beneficios tiene tener una mascota esterilizada o castrada? Estos procedimientos quirúrgicos comunes se utilizan no solo para controlar las poblaciones de perros y gatos, sino también para minimizar algunos efectos no deseados y problemas de salud.

¿Qué es una esterilización?

El procedimiento de esterilización de perras y gatas se conoce comúnmente como esterilización. Este término abarca varios procedimientos diferentes con el mismo objetivo final: la esterilización para que no se puedan producir cachorros ni gatitos. Una ovariohisterectomía es en gran medida la cirugía preferida, ya que extirpa los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y el cuello uterino de una perra. Algunas técnicas quirúrgicas laparoscópicas respetan los ovarios, lo que significa que mientras se extirpan todas las partes anatómicas mencionadas anteriormente, los ovarios se quedan atrás. Aunque el abordaje laparoscópico es menos invasivo, solo los especialistas en cirugía veterinaria realizan esta técnica. Los ovarios restantes permiten influencias hormonales continuas con el potencial de problemas relacionados con las hormonas, como piometra (infección uterina) y cáncer de mama ..

Después de la cirugía, a los perros y gatos se les practican incisiones abdominales con el pelo recortado del área quirúrgica. También les cortaron un pequeño mechón de cabello de una de sus piernas para facilitar la colocación de un catéter intravenoso (IV) para líquidos y medicamentos durante el procedimiento. Aunque las cirugías de esterilización son comunes, esta sigue siendo una cirugía abdominal mayor. Como resultado, las mascotas deben recibir analgésicos recetados durante el procedimiento y durante varios días después. Según el tamaño de la mascota y la preferencia del cirujano, es posible que sea necesario retirar las suturas de la piel entre 10 y 14 días después de la cirugía, o es posible que las suturas se disuelvan debajo de la superficie de la piel.

¿Qué es un Neutro?

La esterilización de perros y gatos machos se conoce como procedimiento de castración o castración. En términos generales, este procedimiento es mucho menos invasivo que la esterilización de una hembra porque no implica entrar en la cavidad abdominal. La castración se realiza extrayendo los testículos del animal. Existen diferentes técnicas quirúrgicas en perros, por lo que la incisión puede ubicarse justo en frente del escroto o a través del escroto. Los gatos castrados involucran incisiones a través del escroto, pero no requieren suturas en la piel.

Al igual que la incisión de una esterilización, se recorta el pelo alrededor de la incisión y las suturas pueden o no estar presentes en el exterior de la incisión en los perros. Es importante señalar que el pene no está involucrado en absoluto en un neutro. Asimismo, queda el escroto de la mascota tras la cirugía de castración. En gatos y perros jóvenes, la piel del escroto generalmente se contrae hasta el punto en que no es muy visible. El escroto de los perros de mediana edad y mayores suele ser mucho más pronunciado y no se contrae mucho después de la cirugía. Como resultado, algunos propietarios pueden optar por que su veterinario realice un procedimiento de ablación del escroto en el momento de la castración para eliminar la piel del escroto con fines estéticos.

Beneficios de la esterilización y castración

En primer lugar, la esterilización y castración de mascotas es un medio de control de la población . Al extirpar sus órganos reproductivos, los perros y gatos no pueden tener cachorros o gatitos. Este beneficio es de particular importancia para los animales callejeros y salvajes, ya que estas poblaciones pueden crecer sin control muy rápidamente.

También hay muchos beneficios médicos al esterilizar a las mascotas. Al eliminar las influencias hormonales antes del primer (o incluso segundo) ciclo de celo de una mascota, se reduce significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Del mismo modo, la extirpación del útero y las hormonas ováricas asociadas elimina la posibilidad de que una perra o gata desarrolle una infección uterina potencialmente mortal, conocida como piometra. El beneficio adicional de no tener que lidiar con los ciclos de celo desordenados y los cambios de comportamiento asociados es beneficioso para muchos dueños de mascotas.

Castrar a los perros machos puede prevenir problemas urinarios por el agrandamiento de la próstata, así como eliminar el riesgo de cáncer testicular. Algunos problemas de comportamiento también se pueden minimizar con la castración, como el rociado de orina por parte de gatos machos y algunos comportamientos agresivos en perros machos. Los machos castrados tienen menos probabilidades de ser atropellados por automóviles que los machos intactos porque carecen de las influencias hormonales que los llevan a buscar hembras en celo.

Los beneficios de esterilizar y castrar a la gran mayoría de las mascotas superan con creces cualquier riesgo. Algunas situaciones son más complejas, como las hembras que están actualmente en celo o los machos criptorquídicos (testículo retenido). En última instancia, siempre es mejor hablar con su veterinario para analizar las circunstancias individuales de su mascota y cualquiera de sus inquietudes específicas.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.