Reglas básicas 

Para administrar una medicación al perro no hay que intentar sorprenderle, ya que el animal no se dejaría engañar dos veces. Una manera de hacerlo es sujetarlo con mano firme por la piel del cuello. Otra forma consiste en levantarle el labio, manteniendo la cabeza un poco hacia atrás. En cualquier caso, conviene encontrar la forma que cada animal acepta mejor: azú- car, en polvo, gotas, pasta, comprimidos. Siempre hay que respetar la posología de cada medicamento recomendada para el peso de nuestro perro, así como también la duración del tratamiento. No conviene obligar al animal a tragar un medicamento, porque nos podría engañar y fingir que lo engulle. Es preferible mezclarlo con un poco de su comida favorita. Si saliva más de lo habitual después de tomar un medicamento, no hay que alarmarse.

 

Comprimidos.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.