Claro, mimas a tu perro porque se lo merece, pero el único privilegio que no se permite en tu hogar es el acceso al sofá. Sin embargo, mantener a tu canino que busca comodidad lejos del sofá puede ser un desafío, ¡especialmente si ha probado la buena vida acolchada!
Abordar este comportamiento canino requiere consistencia y un poco de creatividad para ayudar a tu perro a comprender que sus patas deben levantarse del sofá. Aquí le mostramos cómo mantener a su perro fuera del sofá para siempre:

La consistencia es clave

Una vez que haya decidido que el sofá es una zona canina sin relajación, todos en el hogar deben seguir las mismas reglas. Permitir el acceso ocasional al sofá le da a su perro señales contradictorias y podría hacerle pensar que tiene un pase de salón permanente. Una estrategia consistente en el sofá ayudará a su perro a evitar tomar la decisión equivocada.

Una alternativa cómoda

Una excelente manera de animar a tu perro a que no se siente en el sofá es proporcionarle una cama acogedora que esté cerca de donde tú pasas el rato. Opta por uno con un almohadón en lugar de una cama plana estilo almohadilla, ya que a la mayoría de los perros parece gustarles apoyarse contra algo cuando duermen. Haga un escándalo cuando su perro vaya a la cama de su perro para que sepa que suceden cosas buenas cuando se instala en su lugar especial en lugar del sofá. Además, siempre lleve a su perro a la cama de su mascota cuando le dé huesos y juguetes para que comience a darse cuenta de que la magia ocurre en su cama, no en el sofá.

Prevención de la niñera disimulada: técnicas de gestión

Algunos perros no pueden resistir la llamada del sofá y ponerse cómodos allí cuando su gente sale de casa. La forma más fácil de prevenirlo es manejar la situación cerrando la puerta o usando una puerta para bebés para cortar el acceso a la habitación donde está el sofá. Si eso no es posible, haga que el sofá sea inaccesible volteando los cojines para que queden verticales, o apile algo sobre los cojines como cestos de ropa. También puede encerrar a su perro cuando salga de la casa por períodos cortos de tiempo para evitar que salte en el sofá o se meta en cualquier otra cosa que desee que evite. Evita las herramientas que le den descargas eléctricas a tu perro si se sube al sofá, ya que no es necesario usar el dolor para entrenar.

Evitar que tu perro se levante del sofá: técnica de entrenamiento canino

Enseñar la señal de «apagado» ayudará a su perro a comprender que el sofá es solo para los miembros de la familia de dos patas. Esta es una señal de aprendizaje sobre la marcha, así que cuando atrape a su perro dormitando en la sección, tome una golosina y tírela a unos pies del sofá. Di «fuera» justo cuando tu perro salte para perseguir la golosina para nombrar el comportamiento, luego dale muchos elogios. Con el tiempo, podrá decir «fuera» sin atraer el comportamiento con una golosina lanzada, y cuando diga la señal, su perro se acercará a usted para recoger su golosina.

Dicho esto, el objetivo es que tu perro no se suba al sofá en primer lugar, así que gestiona su entorno cuando no estés en casa y prepáralo para el éxito haciendo de su propia cama un lugar irresistible para dormir la siesta.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.