Cualquiera que piense que limpiar las orejas de su perro no es gran cosa probablemente nunca lo haya probado. Mi consejo para ti es este: nunca subestimes el poder de un labrador decidido a vivir con las orejas sucias.

La limpieza de oídos, especialmente para perros a los que les gusta nadar, aquellos con orejeras muy pesadas y aquellos propensos a infecciones de oído como resultado de alergias, es una parte importante de su atención médica. Muchos perros no tienen problemas con los oídos, pero los que los tienen pueden sufrir graves consecuencias si se permite que se acumulen desechos pesados ​​en el canal auditivo sin control. Si se desarrolla una infección, el tímpano puede debilitarse y romperse, causando dolor, pérdida de la audición y complicaciones potencialmente graves del oído medio.

Siga leyendo para obtener instrucciones paso a paso que lo convertirán en un profesional de la limpieza de oídos en muy poco tiempo.

Paso 1: Cámbiate de ropa

No en serio. Lo que sea que estés usando probablemente sea demasiado agradable para usar mientras le limpias las orejas a tu perro. Los he visto salpicar paredes con escombros marrones apestosos desde 5 yardas de distancia.

Así que adelante. Cambiar. Te esperaremos.

Paso 2: ensambla tus herramientas

Si su veterinario le ha recetado un limpiador de oídos, úselo. Estos productos están formulados para secar la humedad en el canal auditivo (creando un ambiente menos propicio para las infecciones) y limpiar sin irritar. Si no tienes algo como esto, pídele una recomendación a tu veterinario. Me gustan los productos de Epi-Otic, pero hay muchos buenos en el mercado. Para la limpieza de mantenimiento de rutina (no para los oídos que actualmente están infectados), una solución de 1 parte de vinagre blanco mezclada con 9 partes de agua funciona bien.

También necesitará algunas bolas de algodón para limpiar las cosas que salen de la oreja cuando está limpiando.

¿Hacer Q-tip o no Q-tip? La mayoría de las veces puede usar con seguridad hisopos regulares en el oído de un perro. Tienen canales auditivos que son mucho más largos que los nuestros, y el tímpano está bastante lejos, más lejos de lo que puede alcanzar con un hisopo normal la mayor parte del tiempo, a menos que esté interfiriendo allí (no haga eso , por favor). Además, sus canales no entran directamente como los nuestros: tienen forma de L, por lo que hay muy pocas posibilidades de que entre en contacto con el tímpano con un hisopo.

Y finalmente, conseguir un ayudante. Este no es un trabajo de una sola persona, y necesitará ayuda para sostener a su perro mientras lo hace.

Paso 3: Llene el canal auditivo con la solución de limpieza

Una vez que usted y su ayudante hayan acorralado a su perro lo suficiente (darle la espalda a una esquina funciona bien), incline la cabeza hacia un lado y llene el canal de la oreja «arriba» con la solución de limpieza.

Él va a pensar que esto se siente raro, por lo que va a resistir, pero mantenga la cabeza firme y coloque suficiente solución en el canal auditivo para que pueda ver cómo brota.

Paso 4: Cierre la orejera y «aplaste»

El término médico para la parte flácida de la oreja es «pabellón auricular» (nota personal para futuras batallas de Scrabble). Una vez que tenga el canal lleno de solución, cierre rápidamente el pabellón auricular sobre el canal y masajee. Piense en la anatomía mientras hace esto: el canal se desplaza primero hacia adentro y luego se desvía hacia abajo, así que masajee también la cabeza debajo de la oreja. Esto ayudará a romper cualquier residuo que esté en lo profundo del canal.

La mayoría de las veces a los perros no les importa este paso, ya que se siente relajante, pero con una infección grave puede ser doloroso. Pregúntele a su veterinario acerca de los analgésicos o antiinflamatorios para que su perro se sienta más cómodo si parece sentir dolor mientras lo masajea.

Paso 5: Corre por tu vida

Después de haber masajeado durante 30 a 60 segundos, querrás largarte de Dodge, porque una vez que sueltes la oreja de tu perro, su respuesta natural será sacudir violentamente la cabeza, para poder sacar la solución de su canal auditivo.

Esto es genial, porque junto con la solución viene (con suerte) la mayoría de los escombros que se acumularon en el canal. Así que aléjate y déjalo temblar, y una vez que haya terminado, vuelve a entrar.

Paso 6: Limpie los escombros

Use las bolas de algodón y los hisopos para limpiar los desechos que puede ver en el interior del pabellón auricular (y posiblemente en las paredes). Puede tomar bastante algodón, dependiendo de qué tan sucio esté el canal auditivo.

Paso 7: Repita en el otro lado

A menos que su perro solo tenga una oreja, su trabajo está solo a la mitad en este punto. Así que vuelve allí y limpia el otro oído.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.