Puede ser difícil darse cuenta cuando nuestras mascotas están en peligro, especialmente porque no pueden decirnos exactamente qué es lo que está mal. Para la vida acuática, esto puede ser aún más desafiante, al igual que saber qué hacer una vez que se ha reconocido un problema. La verdad es que incluso los cambios pequeños y sutiles en el comportamiento o la apariencia de los peces pueden indicar estrés. Es importante saber cómo se estresan los peces y cómo reaccionar rápidamente cuando sucede.

 

 

Por que los peces se estresan

Cualquiera que tenga peces sabe que son criaturas complicadas. Al igual que los humanos, se estresan, pero de formas que quizás no hayas considerado. Algunos de los factores estresantes de los peces más comunes incluyen:

Mala calidad del agua o temperatura incorrecta del agua: además del agua real que coloca en su acuario, la calidad del agua se ve afectada por una serie de otros factores, incluido el sistema de filtrado (y si funciona correctamente), los accesorios y la decoración del hábitat ( grava, plantas acuáticas y otros objetos), la comida con la que alimentas a tus peces e incluso al propio pez. Las diferentes especies de peces también requieren diferentes temperaturas del agua a lo largo del día. Sin agua limpia y debidamente mantenida, los peces pueden estresarse fácilmente.

Mudarse a un nuevo acuario: los peces son extremadamente susceptibles al estrés debido a los cambios en su entorno. Esta es la razón por la que las limpiezas, y especialmente la mudanza a un acuario completamente nuevo, deben realizarse con cuidado y de manera adecuada. Hable con un especialista en deportes acuáticos de Petco antes de trasladar sus peces a un nuevo acuario para asegurarse de que está siguiendo el mejor procedimiento para evitar el mayor estrés posible para sus peces.

Hacinamiento: No todos los peces son compatibles e, incluso cuando lo son, cada uno requiere una cierta cantidad de espacio para poder vivir y crecer felizmente. Agregar peces a un acuario también aumenta la producción de desechos, lo que puede requerir actualizaciones de los procedimientos de filtración y limpieza adicionales. 

Falta de decoración del acuario: si bien abarrotar un acuario no es una buena idea, tampoco lo es dejarlo completamente vacío. El tipo de sustrato que use es importante (la grava y la piedra, por ejemplo, ayudan a proporcionar una superficie para que las bacterias buenas puedan colonizar, lo que ayuda a mantener los niveles de nitrógeno bajo control), mientras que las plantas reales ayudan a estabilizar los niveles de nitrógeno y CO2. Agregar decoración para que sus peces se escondan y naden no solo es divertido para ellos, sino que a menudo ayuda a reducir el estrés en el acuario, siempre que recuerde limpiarlo con regularidad.

Dieta inadecuada: sus peces requieren una dieta específica para cada especie . La dieta adecuada ayudará a sus peces a vivir una vida larga y saludable, mientras que una incorrecta puede dejar a su mascota sin los nutrientes necesarios. Los restos de comida también pueden afectar la calidad del agua y hacer que un acuario se ensucie cuando el exceso de comida no se elimina después de la alimentación y se acumula entre limpiezas; hacer un esfuerzo por no sobrealimentar su tanque puede ayudar a prevenir estos problemas.

Enfermedad o lesión: un pez que sufre de alguna otra manera, como una enfermedad o lesión, probablemente también tendrá algunos efectos secundarios de estrés adicionales.

 

Cómo calmar a los peces estresados

Si nota que su pez está respirando con dificultad o jadeando por aire , o si detecta algún cambio de comportamiento (actividad reducida, escondite excesivo, movimientos esporádicos o disminución del apetito), físico (rasguños o rasgaduras) o cambios de color (más claro a más oscuro, más oscuro a más claro, decoloración o manchas), podrían estar sufriendo estrés.

Antes de que pueda determinar la mejor manera de ayudarlos, deberá intentar solucionar la causa. Repase los elementos anteriores para determinar si alguno de esos factores ha cambiado recientemente.

Dependiendo de los cambios que hayan tenido lugar recientemente, puede intentar:

  • Utilice un kit de prueba de calidad del agua para asegurarse de que su hábitat tenga niveles óptimos de pH, nitrato y amoníaco para las especies de sus peces. También puede llevar una muestra de agua a su Petco local, donde alguien puede probarla por usted.
  • Verificar que el sistema de filtración esté funcionando correctamente.
  • Examinar la piel y las aletas del pez en busca de colores que se desvanecen (lo que podría indicar la piel o las aletas branquiales) o pequeñas manchas blancas (que podrían indicar Ich).
  • Probar un producto de capa antiestrés, que puede ayudar a eliminar el cloro, neutralizar las cloraminas y desintoxicar los metales pesados ​​para establecer las condiciones óptimas del agua. También puede ayudar a curar heridas en la piel y aletas rotas.
  • Reducir el hacinamiento trasladando peces adicionales a un nuevo tanque o adquiriendo un acuario más grande.
  • Proporcione oxígeno adicional a su tanque asegurándose de que haya suficiente área de superficie de exposición del agua al aire, usando una cascada, bomba de aire o agregando plantas vivas. 

Si cree que su pez puede estar estresado, hable con un especialista en deportes acuáticos que pueda ayudarlo a diagnosticar el problema y a encontrar una solución.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.