A pesar de que los hurones se acicalan regularmente, a veces es necesario darle un baño. La frecuencia con que lo bañas  depende de ti, pero nunca lo bañes más de una vez al mes. Bañándolo más a menudo se quitan los aceites de su piel y su abrigo. Esto no solo seca el pelaje de tu hurón, lo que le provoca picor e incomodidad, ¡sino que también aumenta su olor!

Como sabrás, a algunos hurones les encanta jugar en el agua, pero la mayoría odian la hora del baño. ¡Cuando decidas que es hora de que tu hurón se bañe, aquí hay algunos consejos que ayudarán a que sea más fácil para ambos!

 

hurones

 

Suministros

Listo … Reúne todos los  suministros y prepáralos antes de llevar a tu hurón a la bañera, al fregadero o donde decidas bañarlo. Una vez que pongas a tu hurón en el agua, no vas a tener tiempo para correr y obtener el champú o una toalla. Nunca querrás dejar a tu hurón solo en la bañera, ya que podría lastimarse tratando de salir.

Al elegir un champú, adhiérete a los hechos específicamente para hurones. Los champús hechos para perros, gatos o personas podrían resecar la piel de tu hurón y causar irritación.

Hay una gran variedad de champúes de hurón disponibles, desde fórmulas regulares hasta champús antipulgas y champús especiales sin lágrimas, por lo que no deberías tener problemas para encontrar uno que le guste. Si bañas a tu hurón durante los meses de invierno, es posible que desees hacer un seguimiento del champú con un acondicionador para ayudar a reemplazar los aceites despojados por el champú.

Para secarlo lo puedes  hacer con una toalla especial para secado de gamuza o simplemente una toalla de baño limpia. Es recomendable que calientes la toalla en la secadora antes de bañar a tu hurón para ayudar a calentarlo rápidamente después de su baño.

 

No es genial

Lo más importante que debes recordar acerca de bañar a tu hurón es que su temperatura corporal normal está entre 101 ° y 103 ° F. (38° a 39° C). Esto significa que si el agua se siente tibia o un poco fría sera francamente fría para ellos. Asegurate de que el agua esté lo suficientemente caliente para tu hurón con esto también lo mantendrás más tranquilo mientras esté en el baño.

Donde elijas bañar a tu hurón dependera de lo que tanto tú como él sentirán más cómodo. Te recomendamos que evites bañar a tu hurón afuera. No solo se enfriará cuando esté mojado y se sentirá más incómodo afuera, sino que también existe un peligro real de escape. Muchos propietarios de hurón eligen bañar a su hurón en la bañera, otros usan el fregadero y otros traerán al hurón a la ducha.

 

hurones

 

Tranquilo y sereno

Donde quiera que optes por bañar a tu hurón, asegúrate de que tu hurón este cómodo. Si estás sosteniendo al hurón debajo de un grifo o cabezal de ducha, asegúrate de apoyar completamente el cuerpo de tu hurón apoyando los pies en el suelo o poniendo la mano debajo de él. Si colocas al hurón en la bañera con agua, ten cuidado de que el agua no sea demasiado profunda y de que ayudes a sostener al hurón. La bañera estará resbaladiza bajo sus pies. Hacer que tu hurón se sienta seguro debe ser un objetivo durante cualquier momento del baño: un hurón asustado se rascará, e incluso morderá en un intento de salir de la bañera.

Al igual que con el agua de baño, el champú que sientes frío en tu mano se siente aún más frío en la piel de tu hurón. Caliéntalo pasando la botella de champú bajo agua tibia o aplicándola a tus manos y que lo tengas unos minutos en vez de directamente a su hurón.

 

Técnica

Cuando bañes con champú a tu hurón, asegúrate de masajear profundamente con el champú en el pelaje de tu hurón. Presta especial atención a la cola, la parte trasera y el abdomen, ya que estas son áreas donde los aceites y los olores pueden acumularse. Cuando tu hurón tiene su abrigo de invierno, es probable que tengas que bañarlo por más tiempo para asegurarte de que baje hasta la última capa. Ten cuidado de no poner el champú en los ojos, la boca o las orejas de tu hurón. Recomendamos lavar con champú hasta y detrás de las orejas de tu hurón, pero evitando su cara por completo. Después de lavar con champú, enjuaga bien. Cualquier residuo de champú que quede en su piel o en su pelo puede causar sequedad y rasguños excesivos.

La hora del baño es el momento perfecto para revisar si tu hurón tiene bultos, masas, tumores y cualquier otra condición de la piel que requiera una visita al veterinario. Cuando el pelaje de tu hurón está mojado, su piel es mucho más fácil de inspeccionar de cerca. Los baños también a menudo revelan pulgas que anteriormente estaban ocultas por una capa gruesa. Hay una variedad de productos para control de pulgas disponibles para hurones, incluidos champús y aerosoles.

 

Después del Baño

Una vez que saques a tu hurón de la bañera, el correrá a tirarse, frotarse en la alfombra, toallas y cualquier cosa que él piense que podría ayudar a secarse. Puedes usar una toalla para ayudarlo con este proceso, pero no te sorprendas si sale volando y comienza a rodar sobre la alfombra. Muchos propietarios de hurones se alarman la primera vez que ven esto, pero es un comportamiento completamente normal. A los hurones no les gusta estar mojados, y quieren secarse lo más rápido posible.

Recomendamos mantener a tu hurón en un área contenida durante el proceso de secado para evitar que se revuelva o frote sobre algo que lo ensucie nuevamente.

A medida que tu hurón comience a calmarse, tal vez desees cortarle las uñas y limpiarle las orejas. Si reacciona negativamente, espera hasta otro día. No querrás que tu hurón esté más ansioso si ya está estresado por el baño.

Finalmente, después de que tu hurón te permita acercarse a él, dale un capricho o golosina especial para ellos para recompensarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *