Icono del sitio Visión Animal

Causas de los malos olores en los gatos

Cuando piensas en mascotas malolientes, los gatos no son las primeras especies que te vienen a la mente. La limpieza es uno de sus mayores atractivos, después de todo. Por lo tanto, si comienza a detectar un mal olor que emana de su gato, debe prestar atención. En la mayoría de los casos, los malos olores felinos son una señal de que algo anda muy mal.

La mejor manera para que los dueños de mascotas comiencen a determinar qué podría hacer que sus gatos huelan mal es concentrarse en la naturaleza exacta del olor y de qué parte del cuerpo proviene.

Olor de boca

Una boca felina saludable no huele mal, pero muchas cosas pueden salir mal para cambiar eso. La enfermedad dental es la causa más común de los olores desagradables de los gatos. La placa y el sarro que se acumulan en los dientes, las encías se inflaman y se separan de sus estructuras subyacentes y los dientes flojos proporcionan el entorno perfecto para el mal aliento. Los alimentos se alojan en bolsas anormales de las encías y se pudren allí, y las infecciones bacterianas que producen malos olores pueden proliferar en el ambiente insalubre. También se pueden desarrollar malos olores como resultado de material extraño alojado en la boca, traumatismos en los tejidos orales y tumores orales .

A veces, las enfermedades sistémicas causarán un aliento con olor anormal. En particular, la enfermedad renal puede provocar un olor a orina o similar al amoníaco que sale de la boca. La diabetes mellitus puede producir un olor dulce o “afrutado” o, cuando la condición de un gato ha empeorado, un olor similar al esmalte de uñas. Los gatos con una enfermedad hepática grave o una obstrucción intestinal pueden tener un aliento que huele a heces.

Olor de la piel

La piel es otra fuente relativamente común de malos olores en los gatos. Las infecciones de la piel a menudo se desarrollan como resultado de otros problemas de salud subyacentes, como heridas, alergias, parásitos, cáncer, trastornos inmunológicos… básicamente cualquier cosa que interrumpa los mecanismos protectores normales de la piel.

Las infecciones bacterianas suelen tener un olor pútrido, pero dependiendo del tipo de organismo implicado, es posible que incluso notes un olor dulce. Las infecciones por hongos generalmente se describen como que huelen a «moho».

Si su gato desarrolla un absceso, a menudo debido a la mordedura de otro gato, y ese absceso se rompe, probablemente notará un olor muy desagradable asociado con el pus a medida que drena.

El aseo personal regular es una de las razones por las que los gatos tienden a tener poco olor asociado con su piel. Cuando los gatos están enfermos o no son flexibles debido a la artritis o la obesidad, no pueden acicalarse bien y pueden desarrollar un pelaje grasiento y descuidado que tiene un olor un poco «funky».

Olor del oído

La mayoría de las infecciones de oído felinas también tienen olores asociados. Las infecciones por hongos con olor a humedad a veces se desarrollan cuando un gato tiene una alergia u otra condición que altera el ambiente dentro del oído de una manera que promueve el crecimiento de la levadura.

Las infecciones bacterianas pueden no tener una causa subyacente obvia o estar relacionadas con alergias, pólipos, tumores, cuerpos extraños, etc., y tienden a tener un olor fétido o algo dulce, según el tipo específico de bacteria involucrada.

Cuando los gatos tienen una infestación de ácaros de los oídos, sus orejas suelen contener un material oscuro que se parece un poco a los posos de café, que puede tener un mal olor asociado. 

Olor trasero

Los gatos sanos son tan meticulosos con su aseo personal que rara vez percibes un olor a orina o heces que emanan de sus extremos traseros… a menos que acaben de salir de la caja de arena para gatos . Pero cuando los gatos no pueden acicalarse normalmente, por lo general debido a la artritis , la obesidad o una enfermedad sistémica, eso podría cambiar.

Los gatos, especialmente los gatos de pelo largo, con diarrea pueden acumular materia fecal en el pelaje alrededor de su parte trasera, y una infección del tracto urinario podría ser la causa si nota un olor inusualmente fuerte a orina en la parte trasera de su gato.

Los gatos tienen dos glándulas anales, una a cada lado del ano, que producen un material con olor a almizcle o pescado. En circunstancias normales, los dueños de mascotas apenas saben que existen estas glándulas, pero si su gato se asusta o se emociona, es posible que libere su contenido. El olor puede ser realmente abrumador, pero siempre que ocurra de manera intermitente, por lo general es normal.

Las infecciones, los tumores y otras afecciones que afectan el funcionamiento de las glándulas anales pueden provocar olores más persistentes.

Deshacerse de los malos olores en los gatos

Por supuesto, los gatos a veces huelen por razones perfectamente obvias y relativamente comunes, como después de comer una lata de comida para gatos súper apestosa o deambular afuera e investigar la basura, pero a menos que pueda identificar fácilmente una fuente benigna del olor de su gato, programe una cita con su veterinario. El médico comenzará con un historial de salud completo y un examen físico (que incluye una mirada de cerca a la boca, la piel, las orejas y la parte trasera de su gato) y luego podrá decirle de dónde proviene el olor y qué debe ser a continuación para diagnosticarlo y tratarlo.

Salir de la versión móvil