El malamute de Alaska se desarrollaron bajo el cuidado de las personas Inupiaq Malemiut en lo que hoy es Alaska. Trabajaron como perros de trineo, guardianes y cazadores, desarrollando estrechos vínculos con sus maestros humanos. Hoy en día, son apreciados en todo el mundo por su disposición alegre y trabajadora y su apariencia llamativa de lobo.

Origen: Estados Unidos

Otros nombres: Malamute de Alaska

 

Historia

La historia temprana de la raza Malamute  de Alaska se remonta miles de años a los perros que acompañaron a los humanos cuando cruzaron por primera vez el Estrecho de Bering hacia las Américas. Existen similitudes genéticas entre los malamutes, los siberianos Huskies y los Alaska Huskies, lo que sugiere ancestros compartidos en el pasado.

Los primeros Malamutes fueron los perros de la gente Malemiut Inupiaq de lo que hoy es la región Norton Sound de Alaska. Estos perros sacaron trineos, ayudaron a cazar focas y protegieron a sus amos de otros animales. Durante la fiebre del oro de 1896, los europeos trajeron muchas de sus propias razas al extremo norte y también se fascinaron con los perros poderosos de la gente local. El entrecruzamiento durante este tiempo diluyó grandemente el linaje Malamute.

A principios de la década de 1900, entusiastas como Arthur Walden, Paul Voelker Milton y Eva Seeley comenzaron a criar Malamutes en serio. El American Kennel Club reconoció la raza en 1935, el mismo año en que se fundó el American Malamute Club.

 

Grupo de Trabajo

Los perros del Grupo de Trabajo fueron criados para realizar trabajos como custodiar bienes, jalar trineos y realizar rescates en el agua.

 

 

 

 

Apariencia general

Deben tener cuerpos poderosos y musculosos, lo que sugiere su trabajo tradicional como perros de trineo. Deben tener una cabeza ancha, orejas triangulares que se mantengan alerta y ojos oscuros. Sus colas son tupidas, y se llevan por la espalda.

El AKC reconoce 9 colores para el Malamute. Su pelaje puede adoptar varias combinaciones de agouti, rojo, marta, blanco, azul, negro, gris, sello y color plata. Se aceptan marcas negras y una máscara gris en la cara. El pelaje debe ser grueso y grueso, no largo y suave.

Esta raza se puede encontrar en una variedad de colores.

  • Rojo
  • Agutí
  • Blanco y negro

 

Talla y peso

Los Malamutes de Alaska son perros grandes. Los Malamutes masculinos suelen tener alrededor de 25 pulgadas (60 cm) de alto en los hombros y pesan alrededor de 85 libras (42 kg). Las hembras son generalmente alrededor de 23 pulgadas de alto y pesan 75 libras (38 kg).

La altura se mide hasta los hombros.

 

Espacio

Los malamutes son perros grandes con mucha energía. Incluso si se caminan con frecuencia, pueden volverse destructivos cuando se limitan a espacios pequeños. Pueden vivir al aire libre en el invierno, pero prefieren estar dentro de casa con su familia.

 

Ejercicio

Los malamutes son verdaderos perros de trabajo que pueden tirar de los trineos varias veces su propio peso. Si no participan en el trabajo o en deportes especializados, necesitarán más de una hora de ejercicio todos los días.

 

Personalidad

Los malamutes de Alaska suelen ser animados y amistosos con la gente, incluso aquellos que no conocen bien. Son buenos con los niños, pero pueden ser agresivos con otros perros o animales pequeños.

Aunque los Malamutes tienen un aspecto confiado e intimidante, generalmente son muy amigables con los extraños, lo que los hace más disuasivos que un perro guardián real.

Los malamutes disfrutan pasar tiempo con los niños y pueden ser bastante pacientes. A veces no conocen su propia fuerza, por lo que las interacciones entre los Malamutes y los niños pequeños siempre deben ser supervisadas.

Los malamutes son inteligentes y pueden aprender a realizar tareas complejas, pero también son tercos e independientes, lo que los hace más adecuados para propietarios experimentados.

 

Caída de pelo

Los malamutes tienen dos capas gruesas de piel, por lo que la eliminación será un problema, especialmente dos veces al año cuando reemplazan sus abrigos.

 

Clima

Los malamutes están diseñados para sobrevivir en los climas más fríos. Si vive en una región más cálida, deberá proporcionar mucha sombra y quizás una pequeña piscina para que su Malamute se refresque.

 

Ladrido

Los malamutes no son conocidos como ladrones frecuentes. Al igual que otras razas del norte, a veces se sabe que producen una variedad de ruidos de aullidos y llantos.

 

Temperamento y comportamiento

Los malamutes suelen tener un temperamento amistoso y vivo. Al igual que con cualquier raza grande, la capacitación y la socialización deben comenzar cuando aún son pequeñas. Los malamutes pueden tener personalidades dominantes, y algunas veces quieren ser el «líder de la manada» en tu hogar. Esta mentalidad alfa también puede conducir a problemas con otros perros. Se les debe hacer comprender su lugar apropiado en la familia cuando son jóvenes, o su comportamiento será problemático. Un Malamute debidamente socializado y entrenado debe ser amigable tanto con niños como con adultos. Si crecen con otros animales en la casa, pueden aprender a sentirse cómodos con ellos, pero Malamutes mal entrenados a veces puede ser un peligro para los gatos o perros pequeños. Algunos Malamutes tienen un alto impulso de presas, por lo que pueden estar predispuestos a perseguir a pequeños animales que entran a su patio.

Los malamutes son criaturas inteligentes, fuertes e independientes, y pueden vivir afuera en los climas más duros. No lo hacen bien cuando se quedan solos sin salida para sus energías. Son más felices cuando están cerca de personas, trabajando lado a lado con ellos. Los propietarios deben tener en cuenta que dejar un Malamute solo en un patio puede ser una receta para los problemas. Son famosos por su amor a cavar hoyos, por lo que las cercas deben ser enterradas para evitar que se escapen. Un Malamute suelto perseguirá a pequeñas criaturas y puede asustar a los niños pequeños, por lo que los propietarios deben estar atentos en todo momento. Si un Malamute recibe suficiente ejercicio y compañía, se convierten en criaturas nobles y dignas que son amigables con todos los que se encuentran.

 

Formación

Los malamutes son muy inteligentes, y en el fondo les gusta complacer a la gente. Pueden ser entrenados para hacer cualquier cantidad de tareas complejas. Sin embargo, los Malamutes también tienen una mentalidad muy independiente y pueden usar su inteligencia para burlar y confundir a sus dueños. También pueden tener problemas de dominio al tratar de convertirse en el «líder de la manada» por encima de su maestro humano. Debido a las complejidades de la capacitación de un Malamute, no se recomiendan para los propietarios por primera vez. La formación y la socialización deben comenzar temprano. Un cachorro debe conocer su lugar en el «paquete» de la familia antes de que crezca lo suficiente como para causar problemas. Los malamutes pueden aburrirse con el entrenamiento repetitivo, pero al mismo tiempo es probable que necesiten mucho refuerzo debido a su naturaleza algo obstinada. Los propietarios deberán ser pacientes y tratar de que la capacitación sea interesante y divertida.

 

 

Hábitos y ejercicio

Durante generaciones, los Malamutes trabajaron principalmente como perros de trineo, y esto todavía es evidente en su disposición actual. Tienen una fuerza y ​​una resistencia increíbles, y parecen sentirse muy felices por el trabajo duro. Si es posible, los propietarios deberían dar a sus Malamute todas las oportunidades para participar en deportes caninos como trineos, skijoring, bikejoring y carting. Aunque la idea de ser tirado en esquís o en una bicicleta por un Malamute de carga puede ser un poco aterrador al principio, estas actividades pueden ayudar a desarrollar un vínculo increíble entre el perro y el dueño, y mantendrán a tu Malamute saludable y feliz.

Ser propietario de un Malamute implica un compromiso serio de mantenerse activo. Un Malamute adulto debe recibir más de una hora de ejercicio todos los días. Si está buscando un compañero dispuesto para los deportes al aire libre, un Malamute podría ser el perro perfecto. Pero si no puede comprometerse con un riguroso programa de actividades, se arrepentirá de ser el propietario de esta raza.

 

Nutrición

Mantener un peso corporal saludable para un Malamute es generalmente sencillo para esta raza activa, siempre que ofrezca comidas controladas en porciones de una dieta equilibrada de buena calidad. La sobrealimentación puede llevar a la obesidad a pesar de los altos requisitos de ejercicio de un Malamute, así que evite ofrecer demasiadas golosinas o alimentos de mesa.

El consumo diario promedio de un Malamute adulto es de 2 a 4 tazas.

 

Cuidado preventivo

Las condiciones de salud que ocurren en Malamutes afectan principalmente la piel, los ojos, la coagulación sanguínea y los nervios. Las pruebas de detección están disponibles para los animales reproductores para muchas de estas condiciones, y los criadores responsables a menudo realizan estas pruebas en sus animales reproductores en un intento por disminuir la incidencia de estas condiciones en las generaciones futuras.

Mantener la atención veterinaria regular es un aspecto importante del diagnóstico y tratamiento de cualquier afección que surja antes de que se conviertan en problemas mayores. Los veterinarios han recibido una amplia capacitación para detectar cambios sutiles que pueden pasarse por alto en el hogar. La atención preventiva básica, como mantener su Malamute en un peso corporal saludable, administrar regularmente la prevención de pulgas y garrapatas, tomar medicamentos antiparasitarios y prevenir los parásitos del corazón, ayudará a mantener a su amigo de cuatro patas en la mejor condición posible.

 

Problemas de salud heredados.

Se han identificado varias afecciones de salud en Malamutes que se heredan o ocurren con mayor frecuencia en la raza. Los criadores responsables realizan pruebas de detección en sus perros de cría en un intento por disminuir la frecuencia de varios problemas genéticos dentro de la raza Malamute. Estas afecciones pueden incluir, entre otras, las siguientes: Alopecia X, displasia folicular, dermatosis que responde al zinc, deficiencia del factor VII, hemofilia B, polineuropatía idiopática de los malamutes de Alaska, cataratas, degeneración del cono, distrofia corneal y glaucoma.

 

Esperanza de vida

En promedio, los malamutes viven entre 10 y 14 años.

 

Aseo

Los malamutes tienen una doble capa gruesa, pero son bastante adeptos a arreglarse, lo que hace que el trabajo de su propietario sea un poco más fácil. Todavía se debe establecer una rutina regular de aseo cuando un Malamute es joven, de modo que se sientan cómodos siendo manejados a medida que envejecen. Su pelaje es generalmente inodoro, por lo que solo deben lavarse unas pocas veces al año. Los propietarios todavía deberán cepillarse los dientes de un Malamute varias veces por semana y recortarse las uñas cada dos o tres semanas.

Debido a su doble abrigo, los Malamutes van a arrojar mucho pelo. Cepillarse el Malamute con la mayor frecuencia posible antes de que entren en la casa debería ayudar a reducir los niveles generales del cabello. Durante la temporada de derramamiento (caída de pelo), será necesario un cepillado aún más frecuente. La vida con un Malamute implicará una gran cantidad de pelo de perro distribuido en todo el hogar. Aspirar y limpiar con frecuencia debe ayudar a mantener las cosas bajo control, pero los posibles propietarios deben ser conscientes de que siempre hay más pelo para arrojar.

 

¿Sabías?

  • Un Malamute en el arnés puede levantar hasta 3000 libras (1500 kg) de peso.
  • El Malamute de Alaska es el perro oficial del estado de Alaska.
  • El almirante Byrd utilizó Malamutes en sus famosas expediciones antárticas en la década de 1930.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *