Anestesiar a las mascotas mayores presenta un poco de trampa para los veterinarios. Los riesgos de anestesia generalmente aumentan en las mascotas mayores, pero también se requiere anestesia para diagnosticar y tratar muchas de las afecciones de salud comunes en las mascotas mayores.

Afortunadamente, con vigilancia y atención al detalle, la mayoría de las mascotas mayores pueden someterse a anestesia general de manera segura.

 

Riesgos de anestesia para mascotas mayores

Los animales mayores que parecen sanos aún experimentan cambios en su anatomía y fisiología que pueden conducir a un mayor riesgo de anestesia.

  1. Los cambios en el sistema cardiovascular relacionados con la edad disminuyen la capacidad de la mascota para compensar las alteraciones fisiológicas (presión arterial baja, por ejemplo) que pueden ocurrir durante la anestesia.
  2. La capacidad respiratoria baja aumenta las posibilidades de que una mascota pueda desarrollar niveles bajos de oxígeno en la sangre y / o niveles altos de dióxido de carbono en la sangre.
  3. La reducción de la función renal y hepática puede retrasar el metabolismo y la eliminación del fármaco.
  4. La disminución de la visión, la audición y la función cognitiva pueden predisponer a las mascotas a la ansiedad antes o después de la anestesia.

Algunas mascotas mayores están en mejor forma que otras. Es importante que los veterinarios recopilen un historial médico completo, realicen un examen físico completo y realicen análisis de laboratorio apropiados (análisis de sangre y análisis de orina, por ejemplo) para que puedan desarrollar los planes de anestesia más seguros posibles.

 

 

Reducción de los efectos secundarios de la anestesia en mascotas mayores

Según la edad de la mascota y el trabajo preanestésico, el veterinario identificará ciertos medicamentos anestésicos que es mejor evitar, así como opciones más seguras. Por ejemplo, las mascotas jóvenes a menudo reciben el sedante acepromacina como parte de su «premedicación» antes de la anestesia general. Sin embargo, muchos veterinarios sustituirán el diazepam o el midazolam en pacientes mayores porque estos medicamentos generalmente proporcionan suficiente sedación en las mascotas mayores y tienen menos efectos adversos en sus sistemas cardiovascular y respiratorio.

A menudo, los veterinarios elegirán dosis más bajas de múltiples medicamentos para reducir las posibilidades de que un paciente mayor tenga una respuesta profunda o prolongada a cualquier medicamento en particular.

Todos los pacientes de edad avanzada deben tener un catéter intravenoso (IV) en su lugar para que puedan recibir líquidos IV para mantener su presión arterial. Los catéteres intravenosos también permiten administrar medicamentos rápidamente en caso de emergencia.

 

Medidas especiales para mascotas mayores que se someten a anestesia

Para protegerse contra las úlceras por presión, los veterinarios prestan especial atención al posicionamiento del paciente, el apoyo y el acolchado en animales mayores debido a su tendencia a tener una piel delgada y una masa muscular reducida. El ECGS, los oxímetros de pulso, los termómetros y otros monitores permanecen en su lugar el mayor tiempo posible, ya que las recuperaciones anestésicas suelen llevar más tiempo que en pacientes más jóvenes.

Las mascotas de mayor edad pueden confundirse a medida que se recuperan de la anestesia, pero a menudo se las puede consolar con atención adicional en lugar de medicamentos adicionales. Esto es particularmente cierto si están rodeados de personas conocidas.

Por esta razón, muchos veterinarios intentan mantener la hospitalización posterior a la anestesia lo más corta posible para las mascotas mayores. Una vez que ya no necesitan un monitoreo intensivo y pueden comer y beber solos, a menudo es mejor que terminen su recuperación en casa, donde se sienten más cómodos y puedan estar rodeados de sus seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *