Si tienes un perro, es posible que hayas oído hablar de un problema de comportamiento bastante común en los perros llamado ansiedad por separación. Los perros con este problema se ponen extremadamente molestos y ansiosos cuando sus dueños salen de la casa, lo cual es bastante angustioso para ellos y puede afectar gravemente su calidad de vida. ¡Imagínese cómo se sentiría tener un ataque de pánico que dura horas, todos los días! Además, este tipo de ansiedad severa puede conducir a una serie de comportamientos problemáticos que son difíciles de manejar para los propietarios.

¿Tu perro está experimentando ansiedad por separación? Muchos dueños de perros no están seguros de cómo saberlo, ya que la mayoría de nosotros no sabemos qué hacen nuestros perros todo el día mientras no estamos. Siga leyendo para conocer algunas «banderas rojas» comunes que pueden indicar que su perro tiene este problema. Si alguna de estas señales le suena familiar, es mejor hablar con su veterinario de inmediato para obtener recomendaciones sobre cómo puede ayudar a su perro.

Accidentes de entrenamiento doméstico mientras no estás en casa

Si su perro sufre de ansiedad por separación, lo primero que puede notar es que tiende a orinar o defecar en la casa con frecuencia, pero solo cuando usted no está en casa. Esto ocurre porque el estrés y la ansiedad inundan el cuerpo con hormonas del estrés que actúan sobre los intestinos y la vejiga, lo que a menudo hace que los perros ansiosos sean incapaces de “aguantarse” aunque estén entrenados en casa.

Saludos demasiado emocionados

Todos sabemos que nuestros perros están felices de vernos cuando llegamos a casa, ¡esto es normal y es algo que nos encanta de ellos! Pero algunos perros están tan emocionados que no pueden controlarse en absoluto. Pueden saltar sobre ti, ladrar y llorar histéricamente, y tener dificultades para calmarse hasta 30 minutos después de tu llegada. Este tipo de emoción exagerada puede ser un signo de ansiedad por separación en algunos perros; sucede porque tu perro ha estado tan angustiado todo el día que cuando llegas a casa, es un gran alivio.

Comportamiento destructivo

No hay nada peor que llegar a casa al final de la jornada laboral y descubrir que su perro ha hecho un agujero en su sofá, ha roto las persianas de la ventana o ha destruido el panel de yeso alrededor de la puerta principal. Muchos propietarios atribuyen erróneamente este comportamiento a «rencor» o «maldad», pero esto no es del todo cierto; en la mayoría de los casos, este tipo de comportamiento destructivo se debe a una ansiedad severa.

Los perros ansiosos pueden masticar muebles u otros artículos porque masticar es un comportamiento intrínsecamente relajante para los perros, similar a los mecanismos de afrontamiento como chuparse el dedo o morderse las uñas en los niños. A menudo eligen artículos que pertenecen a sus dueños porque estos objetos llevan tu aroma, lo que los hace sentir un poco mejor. Además, pueden cavar o masticar las paredes alrededor de puertas y ventanas en un intento de escapar de la casa y encontrarte.

Ladridos o aullidos excesivos

Si tus vecinos se han quejado de que tu perro hace demasiado ruido durante el día cuando estás en el trabajo, esto es motivo de preocupación: algunos ladridos ocasionales ante los ruidos del exterior son normales, pero si tu perro ladra o aúlla continuamente durante horas en un tiempo, esto suele ser un signo de ansiedad severa. Si no está seguro de cuánto ladra su perro durante el día, puede usar una cámara web o incluso una grabadora de audio en la casa para registrar cualquier ladrido o aullido que pueda ocurrir.

Angustia al salir

Muchos perros con ansiedad por separación muestran signos visibles de angustia cuando sus dueños se preparan para salir de la casa; esto puede incluir jadeos, pasos, lloriqueos o ladridos y, a veces, incluso un comportamiento agresivo. Este comportamiento a menudo comienza a la primera señal de que el dueño está a punto de salir, como ponerse los zapatos o una chaqueta, o recoger las llaves del auto.

Escapar de una jaula u otra área confinada

Si su perro está enjaulado durante el día, es posible que al llegar a casa descubra que se ha escapado de la jaula de alguna manera, a menudo separando las barras de metal con los dientes y apretando a través del pequeño espacio que esto crea. Esto a menudo resulta en lesiones para el perro, que incluyen dientes rotos o uñas de los pies, o cortes y laceraciones en las patas o el cuerpo.

Ejemplos menos dramáticos de este comportamiento pueden incluir doblar o masticar las barras de la caja de manera apenas perceptible, o encontrar la caja movida por el piso en una parte diferente de la habitación. Del mismo modo, si su perro normalmente está confinado en un cuarto de lavado, cocina u otra área específica cuando usted no está en casa, puede saltar o atravesar barreras como una puerta para bebés o incluso una puerta cerrada.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.