La primavera está aquí, y junto con el sol y la temperatura más cálida, ahora estamos comenzando a ver la colorida variedad de nueva vegetación. Los dueños de mascotas deben estar al tanto de ciertas plantas dañinas que pueden causar serios problemas de salud a sus compañeros caninos y felinos . Aquí están los más comunes:

Narciso

Los narcisos son una planta común de primavera que a muchas personas les encanta admirar durante los paseos por el parque o incluso para agregar a sus propios jardines. Estas hermosas plantas en realidad se consideran venenosas para perros y gatos. La ingestión de las plantas, especialmente la porción más tóxica, el bulbo, puede causar problemas gastrointestinales graves y una caída de la presión arterial potencialmente mortal. Los narcisos contienen licorina y cristales que pueden causar vómitos, babeo, diarrea, dolor abdominal, arritmias cardíacas y dificultad para respirar. Si su mascota ha ingerido esta planta, comuníquese con su veterinario inmediatamente.

Tulipán

Otra flor de temporada favorita que puede ser tóxica para tu mascota es el tulipán. Cuando se ingieren, estas flores, especialmente las ampollas, pueden provocar irritación de los tejidos tanto en la boca como en el esófago. Los signos clínicos informados con frecuencia incluyen babeo, vómitos, molestias abdominales y diarrea. La atención de apoyo proporcionada por su veterinario es el mejor tratamiento recomendado.

Lirio

Estas hermosas flores son una opción popular para exhibir en tu hogar, pero pueden ser una amenaza mortal para los gatos curiosos que buscan un regalo nuevo e interesante. Los perros no son tan sensibles a los efectos tóxicos como los gatos, pero aún así es mejor evitar que su compañero canino mordisquee esta planta. Ciertos tipos de lirios, incluidos los lirios tigre, diurno, asiático, de Pascua y japonés, son extremadamente tóxicos para los gatos y pueden causar insuficiencia renal aguda. Estos gatos deben ser transportados de inmediato a su veterinario u hospital de emergencia para que el proceso de tratamiento pueda iniciarse rápidamente, lo que probablemente incluya descontaminación y diuresis de líquidos. Ingerir simplemente 2 o 3 pétalos u hojas puede causar efectos drásticos en los riñones de tu gato.

Azalea

La ingestión de incluso una pequeña porción de esta planta puede representar una seria amenaza para perros y gatos. Las azaleas contienen grayanotoxinas, que interrumpen los canales de sodio involucrados en el funcionamiento normal del músculo esquelético y cardíaco. Los signos clínicos más comunes son vómitos, diarrea, dolor abdominal, ritmo cardíaco anormal, temblores y debilidad. Las grayanotoxinas generalmente se procesan rápidamente en el cuerpo, por lo que, afortunadamente, los animales que ingieren una pequeña cantidad solo experimentan efectos tóxicos durante unas pocas horas. Independientemente de la cantidad ingerida, sería prudente alertar a su veterinario sobre la ingestión de plantas tóxicas y seguir sus recomendaciones para el tratamiento.

Adelfa

La adelfa es un popular arbusto de flores al aire libre. Contiene glucósidos cardíacos, oleandrina y neriósido, ambos muy tóxicos para perros y gatos. La ingestión de estas plantas venenosas puede provocar anomalías cardíacas fatales, temblores musculares, falta de coordinación, vómitos y diarrea con sangre. Los signos clínicos anormales pueden comenzar muy rápidamente, dentro de una hora a unas pocas horas después de tragar. Esto hace que sea muy difícil para los dueños de mascotas reconocer los síntomas y buscar tratamiento antes de que el animal esté en malas condiciones. Por esta razón, el pronóstico para un animal que ingiere adelfa es malo y el tratamiento a menudo no tiene éxito.

Dieffenbachia

Dieffenbachia es una gran planta con flores que se encuentra comúnmente en muchos hogares y oficinas. Cuando se ingiere, la diffenbachia causa irritación oral, vómitos y dificultad para tragar en perros y gatos. Los componentes tóxicos son cristales de oxalato de calcio, que se ha informado que crean una sensación de ardor en los labios, la lengua y la boca. Después de consumir esta planta, su mascota puede experimentar dificultad para tragar, babeo excesivo y mostrar comportamientos de asfixia o arcadas. También es probable que ocurra malestar gastrointestinal.
En casos extremos, la dieffenbachia puede causar coma o daño permanente a órganos críticos, incluidos el hígado y los riñones, lo que puede incluso provocar la muerte. Si tiene conocimiento de la ingestión, consulte con su veterinario o control de envenenamiento para ayudar a tratar a su mascota lo antes posible. A menudo recomendarán la descontaminación (inducción del vómito) con una cantidad designada de peróxido de hidrógeno según el peso de su mascota.
Si hay alguna hinchazón presente, se sugeriría un antihistamínico, como la difenhidramina (Benadryl), para reducir la respuesta inflamatoria. Se recomienda observar cuidadosamente los signos de dificultad para respirar o deshidratación que requieren atención veterinaria inmediata.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.