Puedes pensar que estás tomando las precauciones adecuadas contra el golpe de calor simplemente por asegurarte de que tu perro no se quede en un automóvil caliente en el verano. Pero el golpe de calor puede ocurrir igual de fácil en el patio trasero o durante el juego al aire libre en días especialmente calurosos.

El golpe de calor es una condición peligrosa que puede provocar complicaciones graves e incluso la muerte. Hasta el 50% de los perros que sufren de insolación morirán, la mayoría en las primeras 24 horas. Saber cómo evitar el sobrecalentamiento salvará la vida de tu perro, pero también debes prepararte y saber cómo actuar si tu perro es una víctima.

 

perro

 

No dejes a tu perro en el auto durante el verano

¿Cuándo es «seguro» dejar a tu perro en el automóvil en el verano? Para estar completamente seguro, la respuesta es «nunca». En un día de 85 F (30 C), las temperaturas dentro de un automóvil con ventanas arriba puede alcanzar los 102 F (39 C), en 10 minutos.

Incluso el estacionamiento en un lugar sombreado no es infalible, ya que el sol se mueve y en muchos días todavía está caliente a la sombra. Un automóvil con ventanas cerradas se calienta dramáticamente. Y dejar las ventanas completamente abiertas no es seguro, ya que tu perro puede saltar y perderse.

Esta seguro: deja a tu perro en casa o llévalo dentro de la tienda si es posible.

 

Conozca los límites de tu perro

Algunos perros se sobrecalientan más rápido que otros. Los bulldogs ingleses, por ejemplo, se sabe que se sobrecalientan simplemente acostados en el patio trasero en un día caluroso. Cualquier raza con un hocico corto como el suyo puede tener problemas para refrescarse debido a su anatomía anormal.

Los perros se calman jadeando. Las razas de hocico corto, conocidas como braquicéfalos, tienen menos área de superficie dentro de la boca, por lo que se sobrecalentarán más rápido que un perro de tamaño similar en las mismas condiciones. Lo mismo es cierto para los perros con sobrepeso y con pelo oscuro.

Los perros mayores de raza grande también corren el riesgo de recalentarse antes si tienen una afección conocida como parálisis laríngea. La parálisis laríngea provoca una apertura retardada del cartílago que permite la entrada de aire en la tráquea. Esto también frena el enfriamiento y puede provocar un sobrecalentamiento en un día caluroso, especialmente durante el ejercicio.

 

Ten especial cuidado cuando visites lugares húmedos o calientes

A muchos de nosotros nos gusta viajar en verano, y más a hoteles que acogen a perros y sus dueños, lo cual es un gran desarrollo. Sin embargo, considera el cambio de calor y humedad en tu destino y cómo impacta a tu perro cuando viaja.

Dele a tu perro varios días para que se aclimate a un clima más cálido y / o más húmedo cuando estás de vacaciones. Y siempre viaja con una fuente de agua que sea fácil de beber, como un accesorio de «abrevadero» de botella de agua de plástico o un recipiente plegable que puedas sujetar a su correa, para que esté siempre disponible.

 

Obtén un termómetro y aprende a usarlo

Tienes un perro, así que aprende a tomar su temperatura.  También es fundamental conocer la temperatura corporal si sospechas que tu perro puede estar sobrecalentado y en riesgo de insolación.

Compra un termometro corporal digital regular en la farmacia. La variedad de lectura rápida es la mejor; la mayoría te dará una lectura en 10 segundos o menos. Una vez que lo sacas del paquete, usa un marcador permanente para escribir «perro» en él, para que luego no lo confundas tu o alguien mas con el que usas para los demas.

A menos que tu perro no se sienta bien, es probable que necesites un compañero para sostenerlo mientras mides su temperatura. Levanta la cola y encuentra el ano directamente debajo de él. Pon un poco de aceite lubricante (el aceite de bebé funciona bien) en el extremo del termómetro e insértalo suavemente alrededor de 1 centímetro en el ano de tu perro. Presiona el botón y espera hasta que emita un pitido antes de leerlo.

 

perro

 

Familiarízate con las técnicas apropiadas de enfriamiento

Digamos que te preocupa que tu perro pueda estar en peligro de sobrecalentamiento. Está jadeando excesivamente, ha estado bajo el sol o ha estado haciendo ejercicio al aire libre en el verano. Tomas su temperatura de acuerdo con el método anterior, y es de 103 F (39 C) o más. ¿Qué haces?

Comienza a enfriar  con agua tibia (¡no fría!). La manguera de jardín es un buen lugar para comenzar. Ofrécele agua fría para beber. Límpialo completamente, luego cúbrelo con toallas humedecidas con la misma agua. Agarra tus llaves y ve al veterinario, pero llama para avisarles que vas y puedan prepararse. En el camino, enciende el aire acondicionado o baja todas las ventanas.

El rápido reconocimiento de los signos de insolación es crucial para un tratamiento exitoso.

 

¡El pavimento se calienta también!

Las almohadillas de tu perro pueden parecer duras y correosas, pero pueden formar ampollas y arder en el pavimento caliente. De nuevo, considera el calor y la temperatura del asfalto antes de llevar a tu perro a caminar o correr en un día caluroso.

Si sigues todos estos consejos no tendrás problemas en prevenir este grave problema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *