Puede ser divertido alentar a tu mascota a disfrutar de las vacaciones, y puede ser natural preguntarse: ¿pueden los perros comer chocolate o dulces? La respuesta corta es «no». Si bien todos los dulces son potencialmente peligrosos para los perros, algunos dulces pueden causar grandes problemas y convertirse en una emergencia médica si se ingieren. Estas son las delicias más espeluznantes  para perros:

 

1. Chocolate

El chocolate es el mayor peligro, pero no todos los chocolates son iguales, el peligro con el chocolate es que contiene teobromina, que es muy similar a la cafeína.

Cuanto más oscuro es el chocolate, más teobromina contiene. El chocolate con leche no contiene tanta teobromina, por lo que no es tan peligroso para los perros como el chocolate negro. De hecho, un perro de 30 libras (14 kilos) necesitaría comer dos libras (1 kilo) de chocolate con leche para que sea letal.

El chocolate blanco tiene muy poca teobromina, por lo que es muy poco probable que envenene a un perro.

El peso del perro, el tipo de chocolate ingerido y la cantidad de chocolate ingerido impactan la gravedad de la toxicidad.

Los síntomas de la toxicidad del chocolate varían desde trastornos gastrointestinales, como náuseas y vómitos, hasta signos neurológicos, con posibles temblores, convulsiones, frecuencia cardíaca elevada y ritmos cardíacos anormales, hipertermia, colapso y, en casos graves, muerte.

Si tu perro come chocolate negro o chocolate semidulce, se recomienda llamar a tu veterinario lo antes posible, especialmente si nota algún cambio en la salud o el comportamiento de su perro. Si tu perro es viejo, muy joven o tiene una enfermedad subyacente, es importante llamar a tu veterinario de inmediato si come algún tipo de chocolate.

 

Dog eating chocolates from heart shaped Valentine’s box

 

2. Pasas de uva cubiertas de chocolate

Las pasas cubiertas de chocolate combinan dos posibles problemas de salud: la toxicidad del chocolate y la toxicidad de las pasas. En este caso, la mayor preocupación son las pasas, no la pequeña cantidad de chocolate, a menos que tu perro sea muy pequeño y haya ingerido una gran cantidad de dulces.

Tanto las pasas como las uvas contienen una toxina que puede causar insuficiencia renal en algunos perros. No sabemos qué perros mostrarán esta sensibilidad y tampoco sabemos la cantidad de pasas u uvas que el perro tendría que comer para desencadenar la reacción. Dado que no hay forma de evaluarlo o predecir el riesgo, generalmente no le damos pasas ni uvas a los perros.

 

3. Caramelo sin azúcar

El xilitol es un edulcorante sin azúcar que se puede encontrar en goma de mascar, mentas y algunos alimentos, incluidos los dulces.

Si bien es seguro para los humanos, puede causar niveles bajos de azúcar en la sangre e insuficiencia hepática en perros. Los síntomas de la intoxicación por xilitol incluyen letargo, vómitos, convulsiones y colapso.

Si sospechas que tu perro ha comido un producto con Xylitol, comunícate con tu veterinario de inmediato.

 

4. Caramelos Duros y Piruletas

Los perros parecen amar el sabor de los dulces duros y los retoños, pero los dulces duros representan un peligro de asfixia. Se pueden tragar fácilmente enteros y se pueden alojar en la tráquea.

Además, los dulces duros pueden romperse en pedazos más pequeños, irregulares y potencialmente dañinos. El palo en una piruleta también es motivo de preocupación, ya que puede ser un peligro de asfixia o quedar atrapado en la garganta o en el intestino.

 

5. Caramelos envueltos

No puedes esperar que tu perro retire el envoltorio antes de comer dulces, lo que significa que podría terminar tragando papel, plástico o incluso papel de aluminio junto con los dulces.

Si se ingieren suficientes dulces, los envoltorios pueden causar una obstrucción en el tracto intestinal. Esto puede provocar vómitos y, si no se aborda, puede evitar la eliminación e incluso hacer que el intestino se perfore.

 

6. Caramelos altos en grasa

Los dulces que contienen grandes cantidades de nueces son una preocupación porque su alto contenido de aceite / grasa podría causar pancreatitis.

Los síntomas más graves de la pancreatitis pueden no aparecer durante varios días después de comer los dulces. Si tu perro comió dulces, esté atento a dolor abdominal, vómitos, diarrea y disminución del apetito, y llama a tu veterinario de inmediato si nota alguno de los síntomas.

Grandes cantidades de dulces, especialmente los dulces con alto contenido de grasa, también pueden causar hinchazón. en perros Si bien esta afección puede resolverse con el tiempo, los perros con hinchazón de alimentos pueden tener mucho dolor, pueden tener malestar gástrico (por ejemplo, vómitos, diarrea) y es más probable que desarrollen vólvulo de dilatación gástrica, una emergencia médica potencialmente mortal en la que el el estómago gira sobre su eje.

Si deseas tratar de consentir a tu mascota con un ducle, considera golosinas y masticables seguras para perros, o rellena un juguete de regalo con sus golosinas favoritas, como mantequilla de maní o yogur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *