La pérdida de visión es relativamente común en perros mayores, pero también puede ocurrir en perros más jóvenes. La buena noticia es que los perros dependen menos de su sentido de la vista que las personas. En cambio, utilizan una combinación de vista, oído y olfato para navegar por su entorno. Como resultado, puede ser un desafío averiguar cuándo su perro comienza a perder parte de su visión.

La mayoría de los cambios en la visión de los perros mayores se deben a problemas degenerativos relacionados con la edad. Sin embargo, aún es importante discutir cualquier inquietud sobre la visión de su perro con su veterinario. En algunos casos, los cambios en la visión pueden ser un signo de otras condiciones de salud sistémicas. Si bien los perros generalmente aprenden a adaptarse a cualquier cambio de visión con relativa facilidad, es importante vigilar a su amigo de cuatro patas para detectar cualquier signo de pérdida de visión.

Chocar con objetos

Chocar con muebles u objetos alrededor de su casa es una de las señales más obvias de que la visión de su perro está disminuyendo. Los perros se adaptan rápidamente a su entorno y, por lo general, recuerdan bien la ubicación de los objetos fijos y los muebles. Sin embargo, redecorar y reorganizar los muebles puede representar un problema para los cachorros con problemas de visión. Si la visión de su perro ha disminuido, trate de mantener el ambiente de su hogar consistente manteniendo los muebles en su lugar, levantando objetos del piso y empujando sillas en la mesa.

Dificultad en las escaleras

Las escaleras son un peligro significativo para los perros con pérdida de visión. Dado que están estacionarios, la mayoría de los perros recuerdan bien su ubicación, pero pueden tropezar y caerse mientras suben o bajan. Reconocer los cambios en la profundidad de cada paso puede ser un desafío. La dificultad para navegar por las escaleras es particularmente notable en condiciones de poca luz. Es más seguro colocar puertas seguras para mascotas para bloquear tanto la parte superior como la inferior de las escaleras para evitar que su perro con problemas de visión navegue por ellas sin supervisión.

Problemas para encontrar juguetes

A medida que avanza la pérdida de la visión, los perros pueden experimentar desafíos para ubicar sus juguetes favoritos y masticar huesos. En general, los perros tienen menos agudeza visual que las personas, lo que significa que no ven los detalles con tanta claridad como nosotros, incluso en circunstancias «normales». Con una disminución generalizada de la visión, su capacidad para ver los detalles se ve aún más afectada. Cuando sea posible, trate de recoger los juguetes de su perro y manténgalos en un lugar centralizado para que su amigo peludo los encuentre más fácilmente.

Renuencia a moverse por nuevos lugares

Los lugares desconocidos pueden ser un desafío para los perros con problemas de visión para navegar. Algunos perros pueden intentar explorar y chocar con objetos o puertas, mientras que otros perros pueden sentirse más cómodos pegados a ti. Si bien puede no parecer un gran problema si su perro choca contra el marco de una puerta, se debe tener cuidado para evitar lesiones. Cuando necesite llevar a su perro con problemas de visión a nuevos lugares, generalmente es más seguro mantenerlo con correa, incluso en interiores.

Ansiedad o agresión

A medida que disminuye la visión, puede ser desconcertante para los perros mientras aprenden a adaptarse. Los problemas de ansiedad o agresión pueden ocurrir con deficiencias sensoriales en algunos perros, especialmente cuando se los toma desprevenidos. Los perros con pérdida de visión o audición, o una combinación de ambos, tienden a sobresaltarse con facilidad. Mostrar cierto grado de ansiedad o agresión es un mecanismo de autodefensa bastante común, pero puede ser desafiante y molesto tanto para el perro como para su gente. Los signos de ansiedad o agresión en esta situación pueden mostrarse gruñendo, saltando cuando se sobresalta, tratando de morder, temblando o escondiéndose. Es mejor evitar asustar a su perro anunciando su presencia cuando se le acerque llamándolo por su nombre, pisoteando el piso o encendiendo y apagando las luces. Si su perro experimenta problemas continuos de ansiedad o agresión,

Si bien la mayoría de los perros con pérdida de visión no la recuperan, los perros con pérdida total o parcial de la visión pueden vivir una vida plena y saludable. Algunas adaptaciones en el hogar y una mayor conciencia de las necesidades de su amigo de cuatro patas contribuirán en gran medida a mantener a su perro seguro y feliz.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.