Si tienes un gato, sabes que no hay nada tan frustrante como descubrir que tu gato ha estado orinando o defecando fuera de la caja de arena. Este es uno de los problemas de comportamiento más comunes que vemos en los gatos domésticos y que puede causar una gran cantidad de estrés a los dueños de gatos y, en algunos casos, incluso conduce a la reubicación del gato.

Afortunadamente, este suele ser un problema muy tratable que se puede resolver con éxito una vez que determinamos qué lo está causando. Siga leyendo para conocer algunas posibles causas usuales de accidentes fuera de la caja de arena.

Problemas médicos

Hay una serie de diferentes enfermedades y problemas médicos que pueden causar que los gatos tengan accidentes fuera de la caja de arena. Algunas posibilidades comunes incluyen CIF (cistitis idiopática felina) , cálculos en la vejiga , infecciones del tracto urinario (ITU) , enfermedad renal crónica , diabetes o hipertiroidismo .

En realidad, es mucho más común que los accidentes con la caja de arena se deban a un problema médico que a uno de comportamiento, por lo que es importante que un veterinario examine a su gato antes de asumir que se trata de un problema de entrenamiento o de comportamiento. Si hay un problema médico subyacente que causa los accidentes, será necesario diagnosticarlo y tratarlo adecuadamente para resolver el problema.

Aversión a la caja de arena

Algunos gatos tienen accidentes en lugares inapropiados porque no les gusta algo de su caja de arena; en algunos casos, puede ser necesario un poco de trabajo de detective para descubrir cuál es el problema. Algunos problemas comunes con la caja de arena que pueden hacer que los gatos busquen un buen lugar para usar el baño en otro lugar son una caja que es demasiado pequeña, una arena con mucho olor, una cubierta en la caja, una ubicación inconveniente o falta de limpieza.

La mayoría de los gatos prefieren una caja de arena grande y de lados bajos que se mantenga muy limpia, lo que significa que se limpia una o dos veces al día y se cambia completamente la arena cada una o dos semanas. Las cajas de arena cubiertas pueden ser desagradables para algunos gatos, ya que atrapan los olores en el interior y también pueden hacer que el gato se sienta ansioso al bloquear la vista de su entorno. Por último, las cajas de arena deben estar en un lugar tranquilo y seguro, lejos de áreas de mucho tráfico o aparatos ruidosos que puedan asustar a tu gato. A menudo, si la caja de arena es el problema, algunos cambios simples pueden ser todo lo que se necesita para alentar a su gato a usarla nuevamente.

Estrés o Ansiedad

Muy a menudo, los accidentes fuera de la caja de arena pueden ser una señal de estrés o ansiedad en los gatos . Una causa común de estrés para los gatos sería un cambio repentino en su rutina diaria o en su entorno, como mudarse, que su dueño se vaya de la ciudad para un viaje, que un invitado de la casa se quede con ellos durante unos días, que un miembro de la familia se mude, o un nuevo bebé en la casa. Los problemas con otras mascotas en el hogar, como un perro que molesta al gato o dos gatos que no se llevan bien, también pueden causar estrés… lo que a su vez conduce a accidentes.

Si sospecha que su gato puede estar teniendo accidentes debido al estrés o la ansiedad, lo mejor es hablar con su veterinario, ya que muchos gatos con problemas significativos de ansiedad pueden recibir una gran ayuda con medicamentos recetados. Otras opciones que pueden ser útiles incluyen los difusores de feromonas Feliway o suplementos calmantes naturales como Zylkene o Composure.

Marcado de orina

Marcar con orina (también llamado rociar) es un comportamiento muy normal para los gatos machos no castrados. ¡Esta es una de las principales razones por las que casi todos los gatos machos de interior están castrados! Generalmente, el rociado se realiza sobre superficies verticales, como el costado del sofá o los gabinetes de la cocina. La orina de los machos intactos también es extremadamente maloliente, lo que la hace difícil de limpiar y muy difícil de vivir. Puede ser casi imposible frenar este comportamiento en un macho intacto, por lo que se recomienda encarecidamente castrar a su gato macho si vive en la casa y aún no lo ha hecho.

Algunas hembras intactas también rocían, aunque es menos común que en los machos. Si su gata está marcando en la casa, esterilizarla puede ayudar a resolver este comportamiento.

Disfunción congnitiva

Algunos gatos mayores pueden desarrollar problemas cognitivos similares a la demencia o la enfermedad de Alzheimer en humanos. Esto puede provocar accidentes fuera de la caja de arena en algunos casos, ya que pueden olvidar dónde se encuentra o no darse cuenta de que deben ir hasta que sea demasiado tarde.

Otros síntomas de la disfunción cognitiva pueden incluir vocalización excesiva durante la noche, “perderse” en lugares familiares o mirar al vacío. Si sospecha que su gato puede tener algunos problemas de disfunción cognitiva, lo mejor es que hable con su veterinario; hay medicamentos disponibles que pueden ayudar.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.