Los perros huelen naturalmente, bueno, a perros. Pero solo porque un olor canino es normal, su mascota no debe tener un olor inaceptable.

Si ha notado un olor nuevo e indeseable que persiste alrededor de su compañero canino, es importante identificar la fuente y eliminar el olor. Usted y su perro serán mucho más felices, y su nariz también lo estará.

 

 

1. Enfermedad dental

Una de las razones más comunes y pasadas por alto por las que los perros tienen un hedor extraño es la enfermedad dental . Aunque a menudo se descarta como «aliento de perro», es una afección grave.

Imagínese cómo olerían las personas si nunca (o rara vez) se cepillaran los dientes. Las mascotas acumulan sarro al igual que nosotros, y con el tiempo el sarro comienza a atrapar bacterias, lo que resulta en una boca maloliente. Puede notar la decoloración de los dientes de su mascota o simplemente un mal olor.

Haga que su veterinario examine la boca de su mascota. La enfermedad dental es fácil de curar con una limpieza dental . Esto se hace bajo anestesia y hará que su mascota vuelva a tener una sonrisa saludable y sin olor.

 

2. Infección en el oído

Un oído infectado puede ser un caldo de cultivo para hongos y bacterias. Estos pequeños organismos tienen un gran olor.

Las infecciones del oído de los perros pueden estar muy dentro del canal auditivo de su mascota y es posible que no se noten de inmediato. También puede ver a su mascota rascándose la oreja o puede notar una secreción marrón o amarilla que sale de la oreja. Todos estos son signos de una infección de oído y su mascota debe visitar al veterinario. Su veterinario puede determinar la causa de la infección y ayudar con medicamentos y limpiador de oídos para ayudar a su mascota a eliminar la infección.

 

3. Dieta

Ciertas dietas pueden ser más adecuadas para su perro que otras. Cuando un perro tiene lo que muchos dueños de mascotas describen como un «olor extraño», a menudo se debe a cambios en la piel causados ​​por una dieta incorrecta. También puede ser que la dieta esté causando malestar gastrointestinal, lo que puede provocar gases. Si su mascota tiene un olor general que le preocupa, hable sobre un cambio de dieta con su veterinario; este simple paso literalmente puede aclarar el aire.

 

4. Alergias

Los perros con enfermedades alérgicas de la piel a menudo tienen alergias a las plantas, el polen, los alimentos o una combinación de cosas. Con el tiempo, las alergias causan enfermedades cutáneas secundarias y, a menudo, pueden provocar infecciones de la piel y las glándulas anales. Las infecciones de la piel pueden causar un olor apestoso.

Concierte una cita con su veterinario para determinar la fuente de alérgenos. Hay muchos medicamentos y alimentos para la alergia que pueden marcar una gran diferencia y hacer que su mascota vuelva a oler como ellos mismos.

 

5. Factores ambientales

Seamos realistas: los perros pueden ser asquerosos. A menudo eligen cubrirse con la sustancia más apestosa que pueden encontrar, ya sean excrementos, cadáveres de animales o agua asquerosa.

Si su perro ha rodado en alguno de los anteriores, respire hondo y busque un champú para perros que tenga un olor suave y agradable. Un buen baño (o dos) hace el truco, aunque es posible que desee usar guantes de goma para proteger su propia piel del olor.

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.