Todos sabemos que enseñar a nuestros perros algunas habilidades básicas de obediencia puede hacer nuestra vida con ellos mucho más fácil. Después de todo, un perro que puede caminar educadamente con una correa, volver cuando llame y seguir otras instrucciones simples es mucho más divertido que un canino fuera de control sin modales.

Si tienes un nuevo cachorro en casa que necesita entrenamiento, o incluso un perro mayor al que te gustaría enseñar algunas cosas, es posible que te estés preguntando por dónde empezar. Sigue leyendo para conocer algunas sugerencias sobre los mandatos de obediencia más importantes que tu perro debe saber.

 

1 «Sentar»

Esta es la primera habilidad de obediencia que la mayoría de la gente enseña a sus perros, ¡con una buena razón! Es rápido y fácil para la mayoría de los perros aprender, y sentarse es un comportamiento muy útil que se puede usar cuando tu perro necesita pedir algo con cortesía. Puedes pedirle a tu perro que se siente antes de acariciar o tirar un juguete, atar la correa a pasear o abrir la puerta para que salga al baño para ir al baño. Es una excelente manera para que los perros digan «por favor».

Para enseñar a sentarse, sosten una golosina frente a la nariz de tu perro y muévela lentamente hacia arriba y hacia atrás; a medida que la nariz de tu perro sube para seguir la golosina, su peso se desplazará hacia atrás y las patas traseras se doblarán. Tan pronto como la parte trasera toque el piso, elogia y dale a tu perro la golosina.

 

2 «Ven»

Podría decirse que volver cuando llame es la habilidad más importante que aprenderá tu perro: este comando podría salvar la vida de tu perro algún día, por lo que vale la pena asegurarte de que lo enseñas bien. Lo ideal es que tu perro se detenga de inmediato y vuelva corriendo hacia ti, sin importar qué tan lejos esté o qué tipo de distracciones estén presentes. Se necesita mucha práctica para perfeccionar esta habilidad, ¡pero vale la pena su tiempo!

Para enseñar, comienza con un puñado de golosinas sabrosas y tu perro con correa. Llama el nombre de tu perro y di «¡ven!» En voz alta y alegre, luego corre hacia atrás y anime a tu perro a que lo siga. La mayoría de los perros aman este juego y te perseguirán felizmente. Tan pronto como tu perro se ponga al día, elogies y alimentes varias golosinas seguidas. ¡Quieres que esto sea muy gratificante! Una vez que tu perro tenga la idea general, puedes comenzar a practicar sin correa dentro o afuera en un área segura y vallada.

 

 

3 «Quieto»

El comando de permanencia es muy útil en la vida cotidiana, ya que es posible que necesites que tu perro se quede quieto mientras pones la correa, abres puertas o incluso cuando colocas el tazón de comida a la hora de la cena. También puede ser útil en caso de emergencia, si accidentalmente sueltas la correa o si tu perro se sale del collar en una caminata, un buen comando de suspensión puede evitar que tu perro corra a la calle o salga corriendo tras un conejo.

Para enseñar permanencia, comienza con una posición sentada – ¡asegúrate de que ya hayas enseñado «sentarse» primero! Di «quieto» e inmediatamente dale un premio a tu perro antes de que tenga la oportunidad de levantarse. Luego, intenta pausar por un segundo después de decir «quieto» antes de dar el premio. Luego intenta esperar dos segundos, luego tres segundos, etc., hasta que tu perro pueda permanecer sentado por hasta diez segundos a la vez. Si tu cachorro se confunde y se levanta, no lo castigues, pero no le des premio, solo intenta nuevamente, haciendo el tiempo más corto si es necesario. Una vez que tenga una buena estadía de diez segundos, puedes comenzar a agregar distancia de la misma manera, solo un paso a la vez al principio. Siempre regresa a tu perro y recompénsalo mientras está sentado, para reforzar el comportamiento de «quieto».

 

4 «Sueltalo»

Este comando es extremadamente útil, especialmente para cachorros y perros jóvenes a los que les gusta recoger cosas que no deberían. Puedes usarlo durante un juego de buscar o tirar si tu perro tiende a colgarse del juguete y no te permite recuperarlo, o en una caminata si tu cachorro recoge un pedazo de basura o algo que no desea para tragar.

Para enseñar esta habilidad, primero deberás practicar con juguetes que tu perro sea bueno para rendirse. Cuando tu cachorro tenga un juguete en la boca, di “¡suéltalo!” En un tono alegre y sosten una golosina frente a la nariz de tu perro. La mayoría de los perros dejarán caer el juguete fácilmente para que puedan comer la golosina: elogia y recompensa cuando esto suceda, y levanta el juguete con la otra mano. Con la práctica, tu perro comenzará a dejar caer el juguete felizmente tan pronto como digas «¡suéltalo!» Sin necesidad de ver la golosina primero. En ese momento, puedes comenzar a usar esta nueva habilidad con objetos de la vida real que tu perro recoge.

 

5 «A mi lado»

Para la mayoría de los perros, no es necesaria una estricta «posición del a lado» con el perro alineado en el lado izquierdo, ¡pero las habilidades de andar con correa suelta son indispensables! Está bien dejar que tu perro serpentee y huela las cosas con la correa cuando camine, pero en áreas llenas de gente u otras situaciones en las que necesita más control, ayuda poder pedirle a tu perro que camine bien a tu lado. Afortunadamente, este comando es fácil de enseñar en la mayoría de los casos, siempre y cuando seas paciente y coherente.

Para enseñar a caminar con correa suelta (el comando del «a mi lado»), primero elije el lado en el que quieres que camine tu perro: el lado izquierdo es tradicional, pero puedes elegir el que te resulte más cómodo. Si tu perro está a la izquierda, sosten sus golosinas con la mano izquierda y recompénsalo por prestar atención y caminar bien a tu lado. Si tu cachorro se distrae y corre hacia adelante, solo deténte y usa sus golosinas para atraerlo a su posición. Necesitarás recompensar con mucha frecuencia al principio, cada paso o dos, para mantener la atención de tu perro, pero puedes comenzar a espaciar las golosinas más a medida que tu cachorro aprende.

¡Con la práctica, puede hacer que su perro camine educadamente contigo por la longitud de una cuadra o más para un solo regalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *