Descripción general

Como es el caso de las personas, existen cambios en la salud de un perro con la edad. Desafortunadamente, nuestras mascotas envejecen mucho más rápido que nosotros.

 

perro puede estar enfermo

 

Síntomas

Independientemente de la edad de tu perro, tu juegas un papel clave en ayudarlo a combatir la enfermedad y permanecer tan saludable como sea posible. Recuerda, tu perro no puede describir los síntomas, pero puede mostrar signos de enfermedad. Se consciente de los signos de las enfermedades más comunes es una forma de ayudar a reducir el riesgo de que tu mascota caiga en una condición difícil de salud. Existe un poco de miedo al considerar que al menos el 10% de las mascotas  parecen saludables a sus propietarios y  durante los chequeos anuales tienen enfermedades subyacentes. 

 

Los primeros 10 signos de que tu perro puede estar enfermo:

  • Mal aliento o babeo
  • Beber u orinar excesivamente
  • Cambio de apetito asociado con pérdida o ganancia de peso
  • Cambio en el nivel de actividad (por ejemplo, falta de interés en hacer las cosas que una vez hicieron)
  • Rigidez o dificultad para subir  escaleras
  • Dormir más de lo normal, u otros cambios de comportamiento o actitud
  • Tos, estornudos, jadeo excesivo o dificultad para respirar
  • Piel seca, picazón, llagas, bultos o sacudidas de la cabeza
  • Trastornos digestivos frecuentes o cambios en los movimientos intestinales
  • Ojos secos, rojos o nublados

Si su mejor amigo muestra síntomas de estar enfermo, debe ponerse en contacto con su veterinario inmediatamente.

Por desgracia, no siempre podrás reconocer que tu perro está enfermo. A menudo, incluso los propietarios de perros de edad avanzada atribuyen los signos sutiles de la enfermedad al envejecimiento.

 

Diagnóstico / Tratamiento

Debido a que los signos de la enfermedad no siempre son obvios, tu veterinario puede recomendar pruebas de cuidado preventivo como parte del examen anual de tu perro.

Las pruebas de atención preventiva a menudo incluyen lo siguiente:

  • Química y pruebas de electrolitos para evaluar el estado de órganos internos y garantizar que tu perro no está deshidratado o sufren de un desequilibrio electrolítico
  • Pruebas para identificar si tu mascota puede tener dirofilariosis, enfermedades transmitidas por garrapatas u otras enfermedades infecciosas
  • Un recuento sanguíneo completo para descartar condiciones relacionadas con la sangre
  • Pruebas de orina para detectar la infección del tracto urinario y para evaluar la capacidad de los riñones para concentrar la orina
  • Una prueba de tiroides para determinar si la glándula tiroides está produciendo muy poca hormona tiroidea
  • Un Electrocardiograma (ECG) para detectar un ritmo cardiaco anormal, que puede indicar una cardiopatía subyacente
  • Se pueden añadir pruebas adicionales sobre una base individual. Tu veterinario le recomendará el curso adecuado para su mejor amigo.

 

Prevención

La detección preventiva no sólo ayuda a detectar la enfermedad en sus etapas iniciales, que es cuando es más probable que responda al tratamiento, sino que también puede ayudarle a evitar gastos médicos significativos y el riesgo para la salud de tu perro si una enfermedad que podría pasar desapercibida. Además, al establecer los valores normales de laboratorio de tu mascota, tu veterinario -y tu- pueden ver más fácilmente cuando algo está mal con tu mascota. La detección anual es la mejor medicina preventiva.

Para obtener más información sobre las pruebas preventivas, comunícate con tu veterinario, el cual es tu mejor recurso para obtener información sobre la salud y el bienestar de tu mascota.

Tema “10 signos que indican que tu perro puede estar enfermo (y lo que puedes hacer al respecto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *