Los gatos pueden mostrar una amplia variedad de señales físicas y verbales para indicar sus niveles de estrés y ansiedad.

Muchas situaciones comunes pueden desencadenar estas emociones, incluidos los viajes en automóvil, las visitas al veterinario o la llegada de nuevos huéspedes al hogar, tanto humanos como animales.

Hay varios comportamientos que su gato mostrará a menudo para indicar sentimientos de malestar y estrés. Comprender el estado emocional de su gato es el primer paso para aliviar los síntomas no deseados y ayudarlo a sentirse cómodo.

 

 

Derramamiento excesivo

Los gatos colocados en situaciones estresantes a menudo tendrán una respuesta fisiológica normal de muda excesiva.

Hay músculos que se tensan y activan durante momentos de estrés y hay folículos pilosos adheridos a algunos de estos músculos. Cuando los músculos se contraen, se liberan varios de los pelos denominados pelos telógenos.

Esta es una reacción natural y no se puede prevenir cuando un felino experimenta mucha ansiedad.

Aseo excesivo

Los gatos estresados ​​a menudo comienzan a acicalarse demasiado. Esto incluirá lamer, rascarse y morder excesivamente sus cuerpos.

Primero, descarte cualquier problema médico subyacente, incluidas las alergias a los alimentos, las pulgas o los componentes ambientales. El cuidado excesivo puede provocar irritación de la piel o infecciones, por lo que es importante controlar este comportamiento de cerca.

Posición de la cola

La cola es una parte muy expresiva de la anatomía del gato. Muchos gatos ansiosos, nerviosos o estresados ​​mantendrán la cola en una posición baja y la moverán rápidamente hacia adelante y hacia atrás.

Si un gato muestra este tipo de movimiento de la cola, el dueño de la mascota o el veterinario que examina a la mascota debe estar atento a cualquier posible actividad agresiva o defensiva.

Molestia gastrointestinal

El estrés puede ser el culpable subyacente de los problemas gastrointestinales de su gato, como náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento.

Es mejor que su veterinario descarte primero los problemas médicos antes de culparlo únicamente al estrés.

Ocultación

Los gatos que experimentan una gran cantidad de estrés y ansiedad se alejarán de la situación e intentarán esconderse en un lugar donde se sientan más seguros.

Muchos gatos temerosos se esconden debajo de la cama, detrás de los sofás o incluso en la ducha o la bañera para tratar de reducir el estrés que sienten.

Agresión

A diferencia de aquellos animales que reaccionan a situaciones de ansiedad o estrés escondiéndose, algunas de nuestras mascotas felinas reaccionarán siendo agresivas con otros animales o humanos de la casa. Los gatos utilizarán sus garras y sus afilados dientes cuando se sientan acorralados y estresados.

Ésta es una de las razones por las que muchos veterinarios prefieren que las mascotas sean retenidas por técnicos veterinarios capacitados en lugar de por sus dueños; es la mejor manera de prevenir una agresión mal dirigida.

Accidentes urinarios

Cuando un gato orina fuera de la caja de arena, esto puede ser secundario a un problema de medicación subyacente, como una infección del tracto urinario, cálculos en la vejiga, enfermedad renal o diabetes.

Si un veterinario descarta un problema médico, entonces es más probable que el gato muestre un problema de comportamiento, generalmente estrés y ansiedad relacionados con un cambio en el entorno, como la incorporación de un nuevo miembro de la familia al hogar, un cambio en el ubicación de la caja de arena o tipo de material de arena, etc.

Mantener una buena higiene de la caja de arena y mantener la caja de arena en un área de la casa de fácil acceso son dos formas de disminuir el deseo de su gato de orinar fuera de la caja de arena mientras investiga si el estrés es el culpable subyacente de su micción inadecuada.

Posicionamiento del oído y dilatación de la pupila

Los gatos no solo tienen colas expresivas, sino que sus orejas también pueden ayudar a indicar su estado emocional actual.

Los gatos estresados ​​a menudo clavan las orejas hacia atrás sobre su cabeza como una advertencia para los que están cerca. Además, sus ojos se agrandarán y sus pupilas se dilatarán en situaciones estresantes. Esta dilatación de la pupila es secundaria a la respuesta hormonal, a menudo denominada respuesta de huida / lucha, iniciada en el cuerpo durante estas situaciones.

Los dueños de mascotas que buscan estar más en sintonía con las emociones de sus gatos deben considerar observar de cerca la posición de las orejas y monitorear la dilatación de la pupila en diferentes situaciones.

Vocalizante

Los gatos que se encuentran en situaciones estresantes a menudo vocalizan para mostrar su disgusto. Esto puede ser un maullido, un gruñido, un silbido o un aullido agudo.

Durante estos momentos de angustia, es mejor darle espacio a su gato y evitar un manejo o interacción intensos. Estas pueden ser señales de advertencia que podrían conducir a comportamientos agresivos, como rascarse o morder.

Los gatos silenciosos también pueden estar ansiosos y atacar con expectación a la persona que los manipula en momentos de estrés, por lo que es mejor tener siempre en cuenta todo el lenguaje corporal de tu gato.

Respiración fuerte

Un gato extremadamente estresado mostrará signos de un mayor esfuerzo respiratorio. Esto a menudo se correlaciona con un aumento de la frecuencia cardíaca y el pulso. En estas situaciones, el cuerpo muestra externamente signos de estrés que la mascota está experimentando internamente.

Un gato normal respira en promedio entre 20 y 30 respiraciones por minuto. La respiración con la boca abierta junto con el jadeo es alarmante y debe considerarse una emergencia médica. Por lo tanto, si su gato muestra este comportamiento, comuníquese con su veterinario de inmediato.

Si le preocupan los altos niveles de estrés y ansiedad en su compañero felino, la opción más segura es consultar con su veterinario para descartar cualquier problema médico subyacente y decidir el enfoque adecuado para aliviar estos sentimientos. Recurrir a una visita veterinaria móvil puede ser una buena opción para investigar en tu área si tu gato tiene grandes dificultades para viajar y estar en un consultorio veterinario.

Algunas sugerencias para reducir el estrés en sus gatos en casa incluyen crear una zona segura en su hogar, establecer una rutina constante de alimentación y tiempo de juego, alimentar con una dieta de calidad e implementar difusores de feromonas felinas en su hogar.

Con el tiempo, comprenderá mejor qué señales verbales y físicas muestra su gato en momentos de ansiedad y estrés, lo que le permitirá anticipar y manejar mejor estas situaciones. ¡Un gato sin estrés es un gato feliz!

Por Dr. Elias Forest

Egresado de la UNAM en 1985, con maestría en Ciencias Veterinarias. Actualmente Jefe del Departamento de Medicina, Reproducción, Etología, Nutrición y Zoología en Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.