¿Polly quiere una galleta? Muchas personas obtienen loros como mascotas porque esperan tener un divertido nivel de interacción verbal con estas criaturas únicas e inteligentes. La percepción de las personas sobre el comportamiento verbal de las aves puede ir desde apreciar la mímica divertida del habla humana hasta el hecho de creer que pueden mantener conversaciones a nivel de conversación con su mascota. Si bien no debatiremos el nivel de las interacciones aquí, si quieres un loro mascota que habla, ¿qué puedes hacer para ayudar a este tipo de comportamiento?

 

1. Conozca sus especies

Teóricamente, todas las especies de loros deberían poder aprender el lenguaje humano, pero algunas son menos expertas en «hablar» que otras. Los loros grises africanos, los loros amazónicos y las cacatúas son quizás los oradores más conocidos, pero incluso los loros pequeños, como los periquitos (también conocidos como periquitos), los loros cuáqueros y los enamorados pueden aprender a hablar sobre el tiempo. Estas especies son tan inteligentes que pueden aprender a hablar palabras, frases e incluso oraciones reconocibles. Si tu prioridad es tener un loro que hable, es mejor quedarse con una de las especies más conocidas por su capacidad para hablar. A otras especies comúnmente mantenidas como mascotas, como las guacamayas, los caiques y los loros Pionus y Senegal, también se les puede enseñar a decir algunas palabras, pero ten en cuenta que normalmente son habladores menos prolíficos.

 

 

2. Comienza simple

Independientemente del tipo de ave que estés entrenando, es mejor comenzar con una o dos palabras simples, como «hola», «adiós» o «ave». Una vez que el ave domine estas palabras, puedes agregar otras palabras. Para formar frases e incluso oraciones. Así es como muchos loros aprenden canciones completas, agregando poco a poco.

 

3. Repíte

Los pájaros aprenden a imitar las palabras al escucharlas una y otra vez, así que prepárate para repetir una palabra varias veces antes de que tu pájaro la recoja. Así es como muchas aves aprenden a imitar sonidos ambientales, como el timbre de la puerta, el microondas o el teléfono, sin que sus dueños les enseñen. Los loros escucharán y asimilarán los sonidos antes de que empiecen a imitarlos en voz alta. Esto es particularmente común en los loros grises africanos que pueden ser los habladores más prolíficos, pero que a menudo no comienzan a hablar hasta después de 1 año de edad. Así que no te decepciones si tu loro no comienza a repetir lo que dices de inmediato cuando empiezas a tratar de enseñarle nuevas palabras.

 

4. Habla claramente

Los loros aprenden mejor cuando las palabras que escuchan se enuncian claramente cada vez que las escuchan. Es crítico que el maestro (propietario) no murmure sus palabras sino que se enfrente al loro directamente y hable las mismas palabras en el mismo tono cada vez. Usar el mismo tono significa usar la misma inflexión para una palabra cada vez que la dices y enfatizar las mismas sílabas dentro de una palabra de la misma manera cada vez. Los pájaros parecen aprender más rápidamente cuando se les repite una palabra en un tono alto y entusiasta. La clave para el mimetismo en las aves es una clara repetición.

 

5. Recompensa a menudo

La mejor manera de alentar a un pájaro a aprender una palabra es aplicar los principios del refuerzo positivo. Inicialmente, cada vez que diga la nueva palabra al loro, dale un pequeño obsequio que solo reciba durante el entrenamiento. Los alimentos pequeños, como una astilla de almendra, semillas de girasol o parte de una uva funcionan bien, según las preferencias de tu ave. La clave es encontrar lo que tu ave ama más y ofrecer este artículo solo durante el entrenamiento, recompensando al ave inmediatamente después de realizar la tarea deseada. Inicialmente, ofrezce al ave la golosina cada vez que diga la palabra. Cuando el ave se da cuenta de que recibirá el tratamiento cuando digas esa palabra, espera hasta que el ave te mire después de decir la palabra antes de dar la recompensa. Finalmente, espera hasta que el ave comienza a tratar de decir la palabra antes de dar el tratamiento, incluso si el sonido que hace es solo una parte de la palabra. Una vez que el pájaro comienza a tratar de decir la palabra regularmente, espera para dar el tratamiento hasta que el intento se aproxime a cómo suena realmente la palabra. Eventualmente, el ave lo verá sosteniendo a la golosina y puede decir la palabra sin que lo pidas solo para obtener la recompensa.

 

6. Ser paciente

Así como diferentes personas aprenden a diferentes ritmos, también lo hacen diferentes aves. Algunas aves son capaces de dominar literalmente cientos de palabras en unos pocos meses, mientras que otras solo aprenden unas pocas. En parte, la velocidad con la que un pájaro aprende depende de la frecuencia con la que practiques con él; sin embargo, algunas aves simplemente no aprenderán ciertos sonidos sin importar la frecuencia con la que intentes enseñarles. Ve despacio, se paciente, establece expectativas razonables y comienza temprano. Si bien la mayoría de los loros no repiten lo que escuchan durante días o semanas después de que comienzan a escuchar, todavía están absorbiendo y procesando lo que está diciendo. Por lo tanto, cuanto antes empieces a hablar con ellos, lo más probable es que empiecen a responderte.

 

7. Tomar descansos

Las aves aprenden a través de la mímica y tendrás que repetir una palabra y seguirla con un tratamiento, una y otra vez, para enseñarle a tu loro un nuevo vocabulario. Sin embargo, es mejor no incluir demasiadas repeticiones en una sesión de entrenamiento. Cinco o seis repeticiones de palabras, cada una seguida por una pequeña golosina única, son suficientes para la mayoría de las aves un par de veces al día. Más que eso puede ser demasiado agotador o frustrante para un loro, y puede perder interés en el entrenamiento.

 

 

8. No presionar

Al igual que las personas tienen días buenos y malos cuando se trata de aprender, también lo hacen las aves. Algunos días, tu ave puede estar demasiado cansada o distraída para enfocarse. Si tu ave parece desinteresada en un momento dado, tómate un descanso y vuelve a intentarlo otro día. Trate de no frustrarte. Todos tenemos estados de ánimo variados y también nuestros loros. No presiones demasiado.

 

9. Aceptar los límites

Algunas aves captarán una nueva palabra en su totalidad de inmediato, mientras que otras solo obtendrán una parte de la palabra al principio. Algunas aves nunca pueden decir una palabra tan claramente como lo hace un ser humano. La clave para entrenar a un pájaro para hablar es recompensar sistemáticamente al loro inmediatamente después de que intente decir una parte de la palabra inicialmente, y luego elevar la barra poco a poco para intentar que el pájaro diga la palabra por completo. Sin embargo, no todos los loros pueden aprender a hablar. Muchos emitirán ciertos sonidos en respuesta a los comportamientos humanos, como intentar despedirse cada vez que la puerta se abre si el propietario se despide cada vez que se va. Sin embargo, la versión del pájaro de «adiós» puede ser solo un graznido o un chirrido, en lugar de la palabra real. El lenguaje y la comunicación para cada ave es diferente.

 

10. El amor a pesar de todo

Hablar palabras humanas es solo una de las muchas cosas increíbles que los loros ofrecen como mascotas. Algunos loros no hablan bien, pero se les puede enseñar a realizar trucos increíbles, mientras que otros no son artistas, pero prefieren ser abrazados. Los loros pueden ser mascotas fenomenales por muchas razones diferentes. Si lo que quieres es un loro que habla, adopta las especies de aves adecuadas y debes estar dispuesto a dedicar tiempo para enseñarlo y entrenarlo. Pero si los esfuerzos de tu prodigio de loros terminan sonando más como graznidos que como palabras, solo recuerda seguir cuidando a tu mascota por todas las otras razones que los loros son excelentes compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *